3. CONTENIDOS

1ª Fase. Elección del candidato de cada partido

En Estados Unidos es mucho más complicado elegir al candidato de cada partido, que la propia elección del presidente. Esta elección se hace mediante las llamadas primarias y dura meses porque se hace estado por estado, aunque hay días en los que coinciden varios estados, y generalmente se suceden en el mismo orden. Este año se comenzó en Iowa, el 1 de febrero, y se terminará en California, Montana, Nuevo México, Dakota del Sur y New Jersey, el 7 de junio. El día más interesante  suele ser el llamado supermartes, que este año ha sido el 1 de marzo, porque en él se celebraron primarias en 14 estados simultáneamente.

Para entender cómo funciona el sistema hay que tener en cuenta los siguientes aspectos que explicamos a continuación.

Partidos políticos

El sistema norteamericano se caracteriza por la alternancia de dos partidos tradicionales que ocupan todo el espacio político desde hace casi dos siglos. Existe libertad para que se organicen más partidos, pero no consiguen superar el nivel puramente residual y testimonial. Son el Partido Republicano y el Partido Demócrata.

Partido Republicano 

Ideología conservadora.

Fundado en 1854.

Su símbolo es el elefante y su color el rojo.

En la actualidad tienen la mayoría tanto en el Congreso como en el Senado.

Partido Demócrata

Ideología progresista.

Fundado en 1824.

Su símbolo es el asno y su color el azul.

En la actualidad su líder Barack Obama es el presidente de la nación.

Hay más partidos, pero obtienen resultados irrelevantes en las votaciones.

Delegados compromisarios

Cuando se van sucediendo las elecciones primarias en cada uno de los estados no se elige directamente al candidato, sino a unos delegados que llevarán los votos de ese estado a la convención final del partido. Cada partido tiene asignado un número determinado de delegados en cada estado. Ese número es diferente porque depende de los criterios del propio partido. Por ejemplo, California, el estado más grande, tendrá en esta ocasión 546 delegados demócratas y 172 republicanos. Los candidatos presentan sus listas de delegados en cada estado y los van acumulando  a medida que son elegidos, de manera que cuando se llega a la convención final ya se sabe quién es el candidato que va a ser nominado, aquel que más delegados tenga, porque los delegados no pueden cambiar su voto y por ello se les denomina también “compromisarios”.

Superdelegados

Además de los delegados compromisarios, también asisten a la convención final los llamados superdelegados, que  suelen ser miembros del Comité Nacional del Partido, congresistas o senadores. Ellos no tienen compromiso de votar a nadie y son libres de hacerlo por el candidato que estimen oportuno. Se convierten en decisivos si un partido llega a la convención sin un candidato claramente vencedor o sin que ninguno de los candidatos haya alcanzado el número de compromisarios necesarios. En estas elecciones el Partido Demócrata tendrá 718 superdelegados y el Republicano 150.

Cómo se hace la elección de delegados

La selección de delegados para la nominación de los candidatos  no se hace del mismo modo en todos los estados. Cada estado tiene su propia legislación y sus tradiciones. A este respecto hay dos sistemas básicos: el de caucus y el de primarias. 

Los caucus se definen porque son reuniones organizadas por los propios partidos. Es un sistema más tradicional, pero también más complejo y varía de unos estados a otros. Se organizan muchas reuniones locales en las que la gente debate sobre los diversos candidatos. Luego eligen a sus delegados para la convención del condado, que a su vez eligen a sus delegados para la convención estatal, donde se escogen los delegados para la convención nacional. Los procedimientos de las votaciones son variados y se articulan en cada uno de los estados que siguen este sistema de un modo peculiar suyo, pero abundan los sitios en los que se hace a mano alzada.

Las elecciones primarias son organizadas por la Administración e implican que los participantes ejercen su derecho a voto secreto en las urnas. Pero en este caso también existe una diversidad de modelos. En muchos estados son cerradas, es decir, sólo se permite el voto de los afiliados a los partidos que votan exclusivamente por lo miembros del mismo. En otros son semicerradas y se admiten votantes independientes que no pertenezcan a ningún partido y en otros son completamente abiertas y se permite cualquier votante, sea independiente o del partido que sea. La única condición es que cada votante vote sólo una vez. Por lo que se refiere a los resultados, lo más normal es que cada candidato reciba en cada estado un número de delegados proporcional al de votos que haya obtenido, pero también existe el modelo en el que sólo hay un vencedor, el que más votos haya obtenido, y ese se lleva todos los delegados del estado, aunque haya vencido por muy estrecho margen. Esto solo ocurre en el Partido Republicano en estados como Carolina del Sur que ya votó el 20 de febrero o Florida, Ohio o Illinois, que votarán el próximo día 15 de marzo. 

Relación de primarias pendientes de celebrarse (consultar la edición en word).

Donaciones

Un aspecto fundamental en la carera de los candidatos durante las primarias es el económico. Las campañas son muy caras. Es necesario mantener grandes equipos de personal alrededor de cada uno y estos deben estar continuamente en movimiento a lo largo y ancho del país, organizando mítines, pagando alquileres de  lugares espaciosos, pagando salarios, alojamientos, manutención, convocatorias de ruedas de prensa, impresión de carteles, compras de objetos de publicidad y regalos. Todo eso se paga, en parte, con dinero personal del candidato, pero sobre todo con donaciones de contribuyentes, empresas simpatizantes y la organización de actos sociales recaudatorios. Con frecuencia las posibilidades futuras de un candidato se valoran por la marcha de sus finanzas, que deben ser siempre públicas.

Las convenciones generales de los partidos

Las primarias concluyen con las convenciones generales de cada uno de los partidos. Este año el Partido Republicano celebrará su convención desde el 18 al 21de julio, en Cleveland, Ohio, y el Partido Demócrata en Filadelfia, Pensilvania, desde el 25 al 28 de julio. Para entonces ya se sabrán los vencedores porque se conocerá el número de compromisarios que respalda a cada uno. En el Partido Demócrata se necesitarán 2.383 compromisarios. En el Republicano 1.237. Si ocurriese que al llegar a la convención ningún candidato hubiese alcanzado el número de compromisarios necesario, el voto de los superdelegados sería el que definiría al candidato. Lo que la convención tiene que hacer es confirmar al vicepresidente que haya elegido el candidato. Con él formará lo que se llama el “ticket de la presidencia” y, arropados ambos por todo el partido, comenzarán desde ese momento la dura campaña electoral que les llevará a recorrer todo el país y a defender sus opciones en los debates televisados.

 

2.ª Fase. Elección del presidente

Lo primero que hay que tener en cuenta es que la elección de presidente de los estados Unidos no se hace por voto popular directo, sino indirecto. Quiere decir que los votantes lo que eligen en sus papeletas son los electores que corresponden  al estado en el que están censados y se han inscrito para votar. 

Registro de votantes

Para poder participar en la elección los ciudadanos tienen que registrarse. Si una persona no está inscrita en el Registro de votantes no puede participar en la votación. En la actualidad esta inscripción está facilitada al máximo, incluso hay estados en los que puede realizarse el mismo día de la votación.

El colegio electoral

Se llama colegio electoral al conjunto de los electores que tienen como misión elegir a la persona que será presidente de los Estados Unidos. Cada estado tiene asignado  previamente un número de electores proporcional a su población. El conjunto de todos los electores es el colegio electoral.

El cuadro del colegio electoral en las elecciones de este año se puede consultar en la edición en word.

Hay un total de 538 electores y se necesitan 270 votos de los electores para ser Presidente.

Las circunscripciones electorales son los estados. En cada uno de ellos el candidato que más votos obtenga gana la elección y todos los electores de su estado tendrán que votar por él en el colegio electoral. El colegio electoral se reúne el primer lunes después del segundo miércoles del mes de diciembre. En esta ocasión será el 19 de diciembre. Es en ese momento cuando se produce la elección formal, pero ya todos los norteamericanos sabrán para entonces quién va a ser el presidente.

Este sistema tiene algunos efectos discutibles que también ocurren en otras democracias. En los estados con menor población se necesitan muchos menos votos para ganar. Por ejemplo, el estado menos poblado de EE. UU. es Wyoming, que tenía 563.626 habitantes en 2013. Como tiene derecho a 3 electores, el número de habitantes por elector resulta 187.875. California, el más poblado, tenía 38.332.521 de habitantes en 2013 y le corresponden 55 electores, por tanto el número de habitantes por elector resulta ser 696.954 (3,7 veces más). Por este motivo puede ocurrir, y a veces ocurre, que un candidato llegue a presidente habiendo obtenido menos votos que su oponente en el conjunto del país, porque ganó en muchos estados menos poblados. La última vez que ocurrió fue en el año 2000, cuando fue elegido presidente George Bush, pero el candidato demócrata Al Gore consiguió más votos en las urnas.

Campaña electoral 

Cada “ticket presidencial” candidato comienza una campaña electoral trepidante el mismo día en que finaliza su convención. Durante tres meses y medio recorren el país, viajando de un estado a otro, convocando mítines, asistiendo a reuniones, recorriendo ciudades y pueblos, explicando sus programas políticos. Su acción se suele focalizar en los estados más grandes porque son los que disponen de más electores. Conseguir ganar en California te da tantos electores como ganar en los 15 estados más pequeños.

Debates televisados

Desde la campaña electoral en la que se enfrentaron Kennedy y Nixon en 1960, la actividad más importante de todas las campañas ha sido la de los debates electorales televisados. El argumento más eficaz para determinar el voto ciudadano es contemplar cómo se comportan y cómo se defienden los candidatos, frente a frente, en la pantalla del televisor de su casa. Es ya tradicional la celebración de los siguientes debates, que este año tendrán lugar en estas fechas y localidades:

-El primer debate televisado es el 26 de septiembre en la Universidad Wright State, en Dayton, Ohio.

-El segundo debate televisado será el de los vicepresidentes, el 4 de octubre en la Universidad de Longwood, en Farmville, Virginia.

-El tercer debate presidencial será televisado desde la Universidad de Washigton en Saint Louis, Missouri, el 9 de octubre.

 

-El debate presidencial final será televisado desde la Universidad de Las Vegas, Nevada, el miércoles 19 de octubre.

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies