Tres nigerianos se embarcaron hace once días en el timón de un petrolero, y así, a medio metro del agua, llegaron hasta Canarias, donde fueron descubiertos.

Su peligroso viaje no tendrá final feliz, porque se los considera polizones, no emigrantes. Así que el capitán del barco se hará cargo de ellos hasta que regrese a Nigeria, donde los entregará a las autoridades.

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies