Sara Cabrero
¿Has oído hablar alguna vez de la Bolsa, el Ibex 35 o las acciones? ¡Seguro que te suenan! Ahora vas a entender qué significan:

Acciones
El primer escalón son las acciones. También conocidas como títulos, representan una parte del capital social (el dinero que vale) de una empresa. Supongamos que hay una empresa que se llama Vacaciones, que vale 1.000 euros y tiene 1.000 acciones (cada una de 1 euro). Si tú tienes una acción, eres uno de sus propietarios. ¿Eso supone que puedes tomar decisiones? No exactamente.
Para poder ser dueño y decidir necesitas tener acciones que representen, al menos, el 50 % de todas las de una empresa que hay en el mercado. Para ser dueño de Vacaciones, tendrías que tener el 51 % de las acciones del mercado; si no, se deben poner de acuerdo varios propietarios para juntar esas 501 acciones.

Ampliación de capital
Llegados a este punto, igual te preguntas por qué el dueño de una empresa puede querer vender porciones a desconocidos. Básicamente, porque le sirve para obtener dinero con el que financiarse. Nuestra empresa, Vacaciones, es una fábrica pequeña de hinchables que para fabricar y vender más necesitó salir a bolsa (así se llama el proceso) y conseguir dinero para crecer.

El valor varía
Las acciones se pueden comprar y vender entre particulares, y su valor varía en función de muchísimas variables: cómo evolucione la empresa, las crisis que pueda tener un país y toda clase de vicisitudes que suceden a diario.

Dividendos
Una de las razones por las que la gente compra acciones es porque, si la empresa va muy bien, una vez al año reparte dividendos, es decir, una parte de las ganancias de esa empresa. Si Vacaciones, por ejemplo, reparte 1.000 euros entre sus accionistas, ¿cuánto te tocará? Fíjate, y seguro que oyes en las noticias eso de reparto de beneficios, o de dividendos, y cosas como «Fulanito ingresa tantos millones de beneficios por su empresa».

Un mercado
Ahora que sabes qué es una acción, debes saber que, al igual que hay un mercado para comprar pescado o carne, también hay un mercado en el que se pueden comprar y vender acciones de diferentes empresas. Es lo que se llama la bolsa de valores. Allí se puede ver cómo evoluciona el valor de las acciones de las compañías (cuánto suben y bajan cada día) y comprar y vender títulos de todas las firmas que lo hacen en el mercado. Precisamente a esto, a lo de que se vendan las acciones de una empresa en el mercado de valores es a lo que llamamos cotizar en bolsa.

La Bolsa
La sede de la Bolsa española se encuentra en Madrid y el interior del edificio está lleno de pantallas con gráficos en los que se puede ver cómo cambia el valor de las acciones. Pero también puedes comprar y vender a través de internet o en tu banco.

Fluctuación
Otro término que es interesante que conozcas es el de fluctuación de precios. Las acciones varían cada poco tiempo de precio —algunas veces, incluso en cuestión de minutos— por lo que explicamos antes. Es la ley de la oferta y la demanda: si muchos ciudadanos quieren comprar (hay mucha demanda), el precio de las acciones subirá. Mientras que si todo el mundo quiere vender sus títulos y poca gente los quiere comprar (alta oferta), el precio bajará.

¿Y qué es el Ibex 35?
Se trata de un índice que sirve a los expertos para medir cómo se está comportando la Bolsa española, es decir, si las empresas están subiendo mucho o bajando. Se toman las 35 empresas más importantes y más grandes que cotizan en la Bolsa española y se analiza cómo va cambiando el valor de sus acciones. En ese índice podemos encontrar multinacionales y empresas tan grandes como el Banco Santander, Inditex, Naturgy, Telefónica o Repsol.

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies