EMMA ARAÚJO

Combatir la violencia de género es uno de los objetivos de los Centros de Información á Muller (CIM). Los mecanismos que utilizan dependen, en parte, del perfil de las personas que trabajan en ellos. En el caso del CIM de Boqueixón, la psicóloga Yolanda Neira, incorporada al servicio hace una década, tiene en la educación una de sus principales herramientas. Para ello utiliza un mensaje del que es autora y que ya identifica al centro desde hace años: «As mans para loitar, non para ferir; a fala para acariñar, non para anular».

Con la meta de que ambas ideas fuesen calando en los colegios redactó un cuento. Lo escribió hace dos años, pero fue hace uno cuando lo publicó con el apoyo del Concello de Boqueixón en el marco de las actividades del 25-N, el Día Internacional contra la Violencia de Género. Para convertirlo en una herramienta atractiva y eficaz contactó con la ilustradora Blanca Millán, vecina de Boqueixón al igual que ella, consiguiendo una sintonía total. Previamente ya había utilizado la historia sin ilustrar para «que a poboación infantil entendese o significado desta frase e a loita que hai detrás dela». Del tándem escritora-ilustradora nació «Alén loita e acariña» que ahora se complementa con una unidad didáctica que ambas presentaron ayer en la biblioteca de Boqueixón.

El cuento tuvo una primera tirada de quinientos ejemplares que se agotó enseguida, ya que fue distribuido en los colegios de Boqueixón y a otros centros interesados en el mensaje que ofrece el libro y la calidad del resultado final. La autora no imaginaba el interés que podía despertar su trabajo, que tiene el valor añadido de que subsana la carencia de este tipo de material para escolares de muy corta edad «e escritos en galego».

En cuanto a la nueva unidad didáctica, con 300 unidades editadas para utilizar en las próximas semanas en los colegios de Boqueixón, la accesibilidad será total, ya que en breve podrá descargarse de la página web del Concello. «É dun só uso», explica Neira, ya que el formato invita a escribir y colorear para que escolares de muy corta edad aprendan así a detectar problemas de violencia de género y también de acoso escolar mediante pinturas de colores y manualidades.

La autora buscaba «que a poboación infantil entendese o significado desta frase e a loita que hai detrás dela», mientras que con la unidad didáctica quiso profundizar más «e traballar o conto máis alá do que di». Para conseguirlo fue especialmente importante el trabajo de Blanca Millán, con mucha experiencia como ilustradora infantil y que recibió encantada la petición para tratar a fondo la temática do libro. De ahí surgió, según explica la artista, un planteamiento para atraer «a nenos moi pequenos, de entre 3 e 7 anos, para os que hai que facer unha mensaxe moi simple, porque estamos a falar de rapaces non son lectores autónomos e non entenden moitos conceptos». Ambas están muy satisfechas con el resultado final. «O maior reto foi que puidesen entender as situacións nas que pode haber conflitos e amosalas negativamente», explica Millán, que recurrió al color y a las caras y gestos sus dibujos para que los mensajes del cuento y de la unidad didáctica cumpliesen su cometido.

Al acto de presentación de la unidad acudieron el regidor, Manuel Fernández Munín, y la directora del CIM, Cristina Carbajales. Ambos agradecieron el trabajo realizado por Neira y Millán.

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies