4. ACTIVIDADES

Remolinos cinematográficos

En 1996 la película Twister puso de moda los tornados y a los científicos que se dedican a estudiarlos. Aunque se trata de una historia de ficción, muchas de los hechos que allí se narran son reales o, en todo caso, solo ligeramente exagerados. La televisión pública estadounidense PBS ha producido varios documentales sobre los tornados. Uno de los más clásicos, del año 1985, puede verse en Youtube. Aunque está en inglés, en los primeros minutos se desgranan algunos datos importantes para tener una idea del problema que suponen estos fenómenos meteorológicos. ¿Cuántos tornados se producen cada año en aquel país? ¿Cuántas víctimas producen? ¿Cuál es el costo económico que suponen?

Un tornado a las puertas de tu casa

Utilizando Google Earth traza una trayectoria similar a la del tornado de Oklahoma que pase por el lugar donde vives. Calcula a cuánta gente afectaría. ¿Crees que las construcciones son aquí más sólidas que las típicas casas de madera de los EEUU? ¿A quién le preguntarías si el edificio donde vives o tu colegio aguantarían vientos de 400 km/h? ¿Cuál es la velocidad más alta que alcanza el viento durante un temporal en Galicia? ¿Bastaría con sacar la cabeza por la ventanilla de un coche que circule a esa velocidad para tener una idea del efecto de vientos tan fuertes sobre nuestro cuerpo?

Tornado en una botella

Un remolino en una botella de agua no es exactamente un tornado, pero te puede dar una idea bastante aproximada de su dinámica. Para fabricar uno necesitarás, además de una botella grande de agua llena hasta la mitad, una gota de detergente para vajillas y un poco de colorante alimentario o, mejor aún, polvo de brillantina como el que se utiliza para maquillaje en las fiestas. Introduce todos los ingredientes en la botella, ciérrala bien con su tapón y hazla girar rápidamente boca abajo. A continuación destapa la botella dejando caer el líquido en un recipiente por si quieres volver a utilizarlo. Mientras se vacía, en el interior de la botella podrás observar un pequeño remolino. Si quieres hacerlo un poco más sofisticado, basta con unir dos botellas iguales por el gollete, de modo que una vez que se haya vaciado la de arriba basta con darle la vuelta al conjunto para hacer un nuevo tornado.

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies