C. PORTEIRO

¿Te imaginas que la principal causa de muerte de los jóvenes en España fueran los disparos por armas de fuego? Pues eso es lo que ocurre en Estados Unidos. Mueren más personas jóvenes por culpa de las armas (incluyendo suicidios y homicidios) que por accidentes de coche o sobredosis de drogas. «Quiero vivir en un país que ame a sus niños más de lo que ama sus armas», reza la pancarta de una de las manifestantes de la imagen que ilustra este texto. Protestan después del último tiroteo indiscriminado que tuvo lugar la semana pasada en el país americano.

¿Qué ocurrió?

Un joven de 18 años, Salvador Ramos, irrumpió en un aula de la escuela primaria de Robb (Uvalde, Texas) portando un arma, chaleco antibalas y munición. Abrió fuego y asesinó a 19 niños de entre 9 y 11 años y a dos profesoras. Antes había disparado a su abuela, con la que vivía.

¿Es un caso aislado?

Lamentablemente, no. En el año 2021 hubo una media de casi dos tiroteos masivos al día (692 en total), según Gun Violence Archive. Hace solo dos semanas, Payton Gendron, otro chico de 18 años, asesinó a diez personas en un supermercado de Búfalo, en el estado de Nueva York. El joven retransmitió en vivo el tiroteo, como si se tratara de un videojuego. Según declaró la policía, fue un ataque racista.

¿Es habitual tener armas en Estados Unidos?

Sí. Hay 1,2 por cada habitante. Es decir, hay más armas que personas. Es el país con más civiles armados del mundo. Frente a esa facilidad para acceder a un rifle o una pistola, activistas y jóvenes, familiares de víctimas de tiroteos y otras personas exigen que se endurezca el acceso a las armas.

¿Cambiarán las leyes?

Cada vez que tiene lugar un tiroteo indiscriminado como el de Robb, las autoridades se echan las manos a la cabeza, pero más allá de la indignación inicial y de las muestras de apoyo a la familia, nada cambia. El propio presidente estadounidense, Joe Biden (socialdemócrata), ha pedido a la población que se plante ante los grupos de presión que defienden la libertad para comprar y portar armas. ¡Pero él no puede hacer nada! Para cambiar las leyes necesita el apoyo de una mayoría de los senadores —participan en la elaboración de leyes—, pero en el Senado hay una mayoría de republicanos, quienes simpatizan con esos grupos. Del más conocido de ellos, la Asociación Nacional del Rifle, algunos hasta forman parte.

¿Qué consecuencias acarreará para los supervivientes?

Los niños y la maestra que lograron sobrevivir al tiroteo arrastrarán problemas psicológicos. De momento están traumatizados y no quieren volver a la escuela.

 

Yendo a peor: La mayor cifra de tiroteos en 20 años 

De los 692 tiroteos que hubo el año pasado en Estados Unidos, 61 de ellos fueron masivos. Es decir, que tuvieron como objetivo a un grupo de personas. Es la mayor cifra desde hace 20 años, según la agencia de investigación criminal FBI.

Las matanzas perpetradas por tiradores de este tipo causaron 103 muertos y 140 heridos en el 2021. ¿Qué pasa? ¿Se ha vuelto loca la gente? Hay muchos factores que explican estas cifras, desde la facilidad de acceso a las armas hasta los problemas psicológicos, familiares y de integración de quienes los cometen. Además, cada vez que se produce un suceso de este tipo, se le presta especial atención en los medios. Y eso genera cierto efecto imitación. Es decir, que una persona que estuviera pensando en cometer esas atrocidades podría «envalentonarse» o intentar replicar el método de quien ya lo hizo antes.

 

Redes sociales: Las señales que nadie se tomó en serio 

Hace 30 años no era tan común el uso de redes sociales. Sin embargo, en la actualidad, se han convertido en un refugio para jóvenes que no encuentran encaje en la sociedad —son apartados en el colegio o sufren abandono familiar—. También es un entorno propicio para fanáticos, machistas y fundamentalistas blancos que, aprovechando el anonimato, hostigan a la gente que desprecian o tratan de reclutar a personas para su causa. En foros virtuales como Reddit hasta se bromea con este tipo de desgracias y se crean memes.

Tras la matanza, varias chicas declararon haber sido acosadas en las redes por Salvador Ramos, quien las llegaba a amenazar con hacerles daño. Nadie dio la voz de alarma. Las señales estaban ahí pero, como ocurre a menudo en las redes sociales, tendemos a restarles importancia.

ACTIVIDAD BÁSICA

Compañerismo en clase

Las leyes en EE. UU. ponen fácil el acceso de menores a las armas, pero hay más causas detrás de los tiroteos: desapego social y emocional, frustraciones y racismo. Es importante trabajar la empatía y el respeto al que es diferente. Seguro que en tu clase hay compañeros que tienen gustos, origen o formas de ser muy distintas. Apuntad los nombres de todos y escribid una cosa que os guste de cada uno. Leedlo en alto para que sepan que nos importan.


Las actividades de esta unidad fueron realizadas por C. Porteiro

Libres… para comprar rifles

El tiempo promedio para adquirir un arma en los Países Bajos puede alcanzar un año. En España los dos meses. En Estados Unidos solo necesitas una hora para hacerte con un rifle. Si eres mayor de 18 años, no tienes antecedentes penales y pasas un facilísimo test psicológico, ya puedes comprar un arma en cualquier tienda. En Texas, incluso puedes pasearte por la calle con ella en la cintura. Así de fácil. En Europa no deja de sorprendernos que un chico estadounidense de 18 años pueda comprar una pistola, pero no pueda tomarse una cerveza hasta los 21 años.

¿Cómo es posible? En primer lugar porque la Constitución de los Estados Unidos (en su famosa segunda enmienda) blinda desde el año 1791 el derecho de los ciudadanos a poseer y portar armas. La mayoría de los estadounidenses, tres de cada cuatro, apoyan esta ley. ¿Con qué argumento? Si se produce un altercado, pueden reaccionar más rápido que la policía. Quienes se oponen creen que, si se retiraran las armas, vivirían más seguros. En cierto modo, sería como vivir en España, donde las labores de protección y defensa se ponen en manos de las autoridades públicas para evitar que la gente se tome la justicia por su mano.

Hay otro factor que ha dado al traste con los esfuerzos de una parte de la sociedad por poner coto a la venta y tenencia de armas: la poderosa influencia que tiene la industria armamentística en el país. Las empresas fabricantes de armas financian campañas electorales de muchos políticos, sobre todo republicanos (más conservadores y liberales que los demócratas). Y no lo hacen por altruismo, sino como una moneda de cambio: si ellos ponen dinero, los políticos se comprometen a no tocar su negocio, es decir, se opondrán a cualquier intento de regular y restringir el mercado de las armas, que mueve 18.000 millones de euros cada año en ese país. Es difícil imaginarse semejante volumen de dinero, ¿verdad? Pues representa uno de cada tres euros producidos por una economía como la gallega cada año. No solo eso. Las cinco mayores empresas armamentísticas del mundo son estadounidenses.

 

Suecia es el país con más tiroteos en Europa. ¿Qué está pasando?

¿Crees que en Europa no ocurren sucesos como los de Texas? No son tan frecuentes, es verdad, pero también hemos tenido que lamentar víctimas por tiroteos con armas de fuego. No obstante, es muy raro que sean de la misma naturaleza que los de Estados Unidos. No suelen protagonizarlos menores de edad, entre otras cosas porque no tienen un acceso fácil a las armas. Eso se debe a que la mayor parte de los países tienen leyes mucho más duras y restrictivas.

Sin embargo, llama la atención el caso de Suecia, que pasó de ser uno de los Estados más seguros en los noventa a encabezar la lista de tiroteos en Europa. ¿Por qué? Allí está estrictamente prohibido tener armas para uso privado. Las licencias solo se conceden en casos muy concretos. Sin embargo, han proliferado las bandas criminales que escapan al control de una policía mucho más blanda que la de otros países. Allí la opinión pública es muy crítica con los excesos de las autoridades.

Sin embargo, el caso que más conmocionó al mundo fueron los atentados de Utoya (Noruega) en el 2011. El ultraderechista Anders Breivik asesinó a 77 personas. La mayoría eran niños que pasaban unos días en un campamento de verano organizado por los socialdemócratas del Partido Laborista Noruego (AP), a los que detestaba porque defiende la multiculturalidad.

 

ACTIVIDAD MEDIA

Un entorno más seguro

Ya habéis visto que hay visiones muy distintas sobre las armas y la seguridad ciudadana. Lo mismo ocurre con los Estados que poseen armamento nuclear. Dicen que lo tiene como medida disuasoria. Debatid sobre esta cuestión.

 

 

ENTENDER

Los videojuegos no nos vuelven más violentos

«Counter-Strike», «Call of Duty», «Valorant», «GTA» o «Fortnite». Todos estos videojuegos incorporan en mayor o menor medida dosis de violencia, pero no son los responsables de que algunos jóvenes cometan crímenes. Se trata de un prejuicio muy extendido desde hace décadas para ocultar o no admitir las causas reales.

No existen estudios concluyentes que relacionen los videojuegos con una mayor agresividad en la vida real. Según concuerdan muchos expertos, pesan más los factores de tipo psicológico y social. De hecho, es más probable que esa agresividad surja por el carácter adictivo de los videojuegos que por la violencia que muestran.

A pesar de todo, la exposición de los menores a la violencia sí influye a la hora de insensibilizarlos y hacer que deshumanicen al resto de las personas, algo muy peligroso si se combina con carencias emocionales, déficits relacionales o enfermedades.

ACTIVIDAD AVANZADA

Las causas de la violencia

¿Quién tiene la culpa? El «heavy-metal», los videojuegos, las drogas… Los adultos señalaron a todas partes menos a una: las armas. Echad un ojo a este documental de Michael Moore («Bowling for Columbine») y haced una lista con los problemas sociales que pueden influir: 

 

 

PROFUNDIZAR

¿Qué motiva a un joven a perpetrar una matanza? ¿El «bullying», el racismo, los fracasos personales?

Cuando ocurren desgracias como la de Texas, enseguida tratamos de entender qué puede llevar a una persona a actuar de forma tan perversa. Los psicólogos que estudian los tiroteos masivos llegaron a la conclusión de que los suelen perpetrar hombres blancos, jóvenes, con problemas laborales y de socialización. A menudo han sufrido el rechazo de la sociedad o han sido víctimas de acoso escolar. Tampoco faltan los que tienen ideas racistas.

¿Oíste hablar de la teoría del reemplazo? Se trata de la creencia en que hay una élite que quiere arrebatar el poder a la población blanca estadounidense y ponerlo en manos de minorías. Varios de los asesinos que dispararon contra multitudes en los últimos años lo hicieron en centros religiosos o en establecimientos regentados por judíos, negros o hispanos. ¿Por qué? Ven amenazado su estatus, que creen merecer por el mero hecho de haber nacido blancos y estadounidenses.

Los foros y las redes sociales han funcionado como catalizadores de estas ideas supremacistas, que calan también en España. Imagina lo fácil que es convencer a alguien de que la culpa de sus fracasos la tienen otros, alimentando el odio y el resentimiento.

En algunos casos, esos perfiles se combinan con enfermedades mentales derivadas de traumas infantiles. La mitad de los tiradores, de hecho, han sido víctimas de un entorno tóxico.

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies