Es un nombre propio la palabra que hoy traemos a la sección. El de una colección no muy vistosa, pero sí muy importante. Tirochus es un acopio de muestras de tejidos cancerosos. Se obtienen inmediatamente después de una operación y se conservan para usarlos en la investigación del cáncer. Hoy sale en el periódico porque la usó un equipo de investigadores de la Universidade de Santiago de Compostela (USC) que obtuvo un descubrimiento esperanzador: una terapia para el peor cáncer de tiroides (que también tiene un nombrecito que se las trae: carcinoma anaplásico).

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies