6. EVALUACIÓN

La evaluación del trabajo realizado debe estar íntimamente relacionada con los objetivos perseguidos. Nos referimos, en primer lugar, a los objetivos 4, 5, 6 y 7.

-Que los alumnos tomen conciencia de forma crítica de las razones que han llevado a que el sistema electoral español haya escogido esas características para su desarrollo. 

-Que los alumnos incrementen su interés por conocer y participar en la medida de lo posible en los procesos electorales que van a celebrarse en España durante el año 2015.

-Que los alumnos asimilen los valores básicos de la democracia.

-Que estos alumnos de 4.º de la ESO tomen conciencia de que en los próximos procesos electorales, a excepción de las próximas elecciones autonómicas de Galicia que se celebraran probablemente en otoño de 2016, ya no serán espectadores, sino protagonistas.

Los tres primeros objetivos se proponían que los alumnos reconocieran y comprendieran el sistema electoral español, los diferentes procesos electorales y su desarrollo. 

-Para evaluar el logro de estos objetivos será necesario que el profesor analice los trabajos realizados por los grupos pequeños de alumnos en las fases 2.ª y 3.ª, investigación de términos y procesos y presentación de resultados y debate. Habrá que valorar su precisión en la formulación de conceptos, su fidelidad en la descripción de procesos, su creatividad para buscar materiales de apoyo, su capacidad para obtener información de su entorno, su laboriosidad para acometer las tareas necesarias. 

-Este aspecto del trabajo se puede también evaluar mediante un test de respuestas múltiples que puede prepara el profesor para ser respondido individualmente por los alumnos.

Los cuatro objetivos restantes se referían a la asimilación de valores democráticos por parte de los alumnos.

-Para evaluar el logro de estos objetivos será necesario tener en cuenta la actuación de cada grupo pequeño y de cada individuo dentro del grupo general de alumnos en la fase 4.ª del trabajo, la de simulación de un proceso electoral. Habrá que valorar la disposición y entusiasmo con que se hayan entregado al trabajo, su acierto para elegir al líder del grupo, su coherencia que diseñar un programa, su capacidad para reconocer con realismo su entorno, la convicción en la exposición de sus ideas, su habilidad para argumentar en defensa de sus ideas, su agudeza para desmontar argumentos ajenos, su tolerancia en el debate…

-Este aspecto del trabajo puede ser evaluado también de modo individual proponiendo a los alumnos la redacción personal tanto de un informe sobre el tema, como del proceso real de elecciones municipales del que van a ser testigos el 24 de mayo de 2015.

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies