3. CONTENIDOS

 

Tipos distintos de elecciones

Nuestro sistema político presenta cuatro tipos diferentes de elecciones, cada uno con sus características precisas. Están, por una parte las elecciones locales, es decir, aquellas en las que se decide quién deba gobernar en cada uno de nuestros ayuntamientos. En segundo lugar están las elecciones autonómicas, en las que se decide quién debe gobernar cada Comunidad Autónoma. En tercer lugar están las elecciones generales, en las que se decide quién debe gobernar el conjunto de la nación. Y en cuarto lugar están las elecciones europeas en las que se eligen a los representantes españoles en el Parlamento Europeo. Además, los ciudadanos podemos también acudir a las urnas si somos convocados a expresar nuestra opinión en un referéndum.

 

El cuerpo electoral

Llamamos cuerpo electoral al conjunto de ciudadanos que son llamados a participar en una elección. Este año vamos a celebrar elecciones de los tres primeros tipos y en ellas nos vamos a fijar. La primera gran diferencia que existe entre las tres es la del “cuerpo electoral”, es decir el conjunto de electores que son llamados a las urnas. Estos, según el tipo de elección de que se trate, se agrupan en circunscripciones, que son las unidades básicas organizativas de las elecciones.

El cuerpo electoral en las elecciones locales son los vecinos mayores de 18 años empadronados en cada municipio. Cada ayuntamiento se constituye en una circunscripción única. Normalmente se celebran en todos los municipios de España a la vez y, por tanto, todos los españoles votamos en el mismo día pero cada vecino lo hace como parte del cuerpo electoral de su propio ayuntamiento. Una peculiaridad que presenta este cuerpo electoral es la de que puedan pertenecer a él personas que no tengan la nacionalidad española, pero que pertenezcan a la Unión Europea, estén empadronados en algún municipio español y hayan manifestado su deseo de ser incluidos en el censo electoral.  También los ciudadanos de otros países con los que España haya firmado acuerdos de reciprocidad pueden tener acceso a este privilegio. 

En las elecciones autonómicas el cuerpo electoral lo forman los españoles mayores de 18 años, empadronados en algún municipio de esa Comunidad Autónoma, tanto residentes en ella, como fuera de ella. Las circunscripciones electorales son las provincias. A cada circunscripción le corresponde un número de diputados que elegir de acuerdo con el tamaño de su población.

En las elecciones generales el cuerpo electoral lo constituye el conjunto de los españoles mayores de 18 años, inscritos en el Censo Electoral, tanto si residen en España como en el extranjero. Las circunscripciones electorales son también las provincias y también les corresponde un número determinado de diputados que elegir en función del tamaño de su población. Sin embargo, en el caso del senado a cada provincia le corresponde en principio el mismo número de senadores, cuatro.

En las elecciones europeas el cuerpo electoral lo constituyen todos los ciudadanos de la UE que pueden ejercer su derecho al voto bien en su país original, bien en su país de residencia. En España la circunscripción electoral es única y abarca la totalidad de la nación.

El censo electoral

El cuerpo electoral en cada elección queda fijado definitivamente en el censo electoral, que es la lista pormenorizada en la que aparecen, una por una, todos las personas que tienen derecho a votar en esa elección. En ese censo se determina además en qué colegio electoral y en qué mesa tiene que votar cada uno, porque no se puede votar donde a cualquiera se le ocurra, sino que es obligatorio hacerlo donde el censo determine. Esto es necesario para garantizar que no pueda haber fraude. 

También en cada elección queda constituida una Junta electoral que es la encargada de organizar y controlar el desarrollo de la elección.

Colegios y mesas electorales

La circunscripción  en las elecciones locales es el ayuntamiento. Cuando este es grande y con mucha población se divide a su vez en secciones. De este modo las ciudades quedan divididas en zonas y dentro de cada una de ellas se establecen los colegios electorales. Las poblaciones más pequeñas forman una circunscripción única.

Colegio electoral: es un lugar geográfico, generalmente un colegio público o un centro social o cualquier otro sitio disponible de la población al que la Junta electoral y el Censo convocan a grupos determinados de votantes.

Mesa electoral: es el núcleo organizado para la votación de un grupo de personas. Generalmente en cada colegio electoral hay varias mesas electorales. Cada mesa se constituye por un presidente y dos vocales. Estos son elegidos por la Junta electoral mediante un sorteo entre todos los habitantes de una circunscripción electoral que cumplan ciertos requisitos. 

En la mesa también puede haber apoderados o interventores de los partidos políticos, representantes oficiales de estos que pueden comprobar cuanto suceda en la mesa en el transcurso de la votación. La mesa dispone de un listado completo del censo de su circunscripción y cada votante que acude a ella dispone de una tarjeta que le ha enviado la Junta electoral en la que se le indica exactamente la mesa en la que le toca votar. Cuando el votante se acerca a la mesa, el presidente le pide su identificación, la comprueba y comprueba también la presencia de su nombre el listado del censo. Una vez hecho esto, el votante entrega su voto al presidente de la mesa para que lo deposite en la urna y los vocales marcan en el listado del censo que se ha ejercido el derecho del voto. De este modo se garantiza que la identidad del votante es la correcta y que sólo pueda votar una vez. Al final del día, cada mesa hace el recuento de los resultados y el número de papeletas de voto dentro de la urna tiene que ser igual que el de votantes señalados en la listas del censo después de haber ejercido el derecho a votar.

Todos estos elementos son comunes a todo tipo de elecciones y referéndums.

 

El contenido del voto

Ya hemos visto cómo votamos, pero lo que tiene más importancia es lo que podemos votar, el contenido de lo que votamos, lo que ponen las papeletas que introducimos en las urnas. Es obvio que cuando alguien va a votar no lleva un papel escrito por él en el que dice lo que le parece. No, para votar correctamente y que el voto sea válido hay que utilizar las papeletas oficialmente establecidas para cada una de las elecciones. Esas papeletas reflejan las distintas opciones que se presentan para ser elegidas. Están depositadas en las cabinas que los votantes utilizan para preparar su voto en la intimidad, sin testigos; también pueden estar en estanterías o mesas en los colegios electorales o los partidos políticos las envían también por correo al domicilio de los votantes y ellos acuden a las mesas llevándolas ya. Los votantes meten la papeleta elegida en un sobre y el sobre lo entregan al Presidente de la mesa, después de identificarse y comprobar su inclusión en el censo electoral, para que este lo deposite en la urna. 

Las papeletas son distintas según el tipo de elección del que se trate

Las papeletas de las elecciones locales

En las papeletas de las votaciones municipales de los ayuntamientos de más 250 habitantes aparece una lista de personas que aspiran a ser concejales en nombre de un partido político. El que presenta la lista es el partido y la presenta como un conjunto. No son las personas las que han tomado individualmente la iniciativa, sino que han sido elegidos por su partido para formar parte de ella. Hay candidatos titulares y suplentes en un número que depende de la población del municipio. La lista de titulares debe coincidir con el número de concejales que tenga cada municipio. A estos se les puede añadir un número de suplentes. El primero aspira a ser el alcalde. El votante no puede añadir ningún nombre, ni tachar, ni cambiar el orden. Tiene que aceptar la lista tal y como la ha establecido el partido político del que se trate. Por tanto, lo que el votante elige, en realidad, es un partido político que ha elegido previamente los concejales que deben representarlo en proporción con los votos que su lista obtenga.

Después de las votaciones y del recuento de los votos, se constituye la Corporación Municipal que es el conjunto de todos los concejales elegidos y su primera actuación es la elección del alcalde. Votan todos ellos y es elegido el que obtenga la mayoría absoluta, es decir, el 50% más 1 de los votos. Los concejales que cada partido haya obtenido votan por el cabeza de su lista o, si han establecido una coalición con otro partido, por el cabeza de la lista que se haya determinado en la coalición. Si ningún candidato obtuviera la mayoría absoluta pasaría a ser alcalde el cabeza de la lista más votada. 

En resumen, se trata de una elección indirecta: los votantes eligen a los que elegirán al alcalde. 

En los municipios de menos de 250 habitantes el sistema funciona igual, excepto en lo que se refiere a las listas de los partidos, que en este caso no son cerradas.

Las papeletas de las elecciones generales

En las elecciones generales se eligen representantes de los ciudadanos para dos órganos distintos, el Congreso y el Senado. Los miembros del congreso se denominan diputados y los del senado, senadores. El procedimiento de la elección es diferente en cada uno de los casos. Por este motivo en estas elecciones los votantes tienen que depositar en las urnas dos papeletas diferentes que externamente se diferencian entre sí por el color de las papeletas y de los sobres en los que van metidas, blanco para los diputados, sepia para los senadores.

Papeletas de elección de los diputados

Cada partido presenta una lista cerrada de candidatos propuestos por el partido. El número de personas que figuran en la lista está determinado por el de diputados que corresponden a cada circunscripción, que, como ya hemos dicho es la provincia. A estos se pueden añadir suplentes. A la provincia de Madrid, por ejemplo, le corresponden 36 diputados y a la de A Coruña 8. A estas listas cerradas les es aplicable todo lo que anteriormente se dijo respecto de las listas cerradas de las elecciones locales.

Papeletas de elección de senadores 

En el caso de los senadores todas las circunscripciones o provincias disponen en principio del mismo número de escaños, cuatro, pero sólo tres son elegibles por los votantes. El cuarto es elegido por el Parlamento de cada Comunidad Autónoma, que puede elegir además si la circunscripción tiene más de un millón de habitantes otro más y así sucesivamente por cada millón de habitantes. En este caso la elección es directa y los candidatos se presentan en nombre propio, no incluidos en una lista propuesta por cada partido. Por ese motivo el votante no tiene que escoger una papeleta entre todas las que presentan los partidos con sus listas, sino que solamente hay una papeleta única mucho más grande que las habituales en la que aparecen todos los candidatos que se presentan en la circunscripción, sean del partido que sean. El votante tiene que escoger a los tres candidatos de su opción marcando la casilla que figura junto a su nombre. El votante es absolutamente libre para elegir a quienes quiera, aunque no sean del mismo partido. Resultarán electos los tres nombres que reciban mayor número de votos en el orden que marquen las cantidades de votos recibidas.

Las papeletas de las elecciones autonómicas

Los Parlamentos de las Comunidades Autónomas sólo disponen de una cámara, la de diputados. El sistema de elección de los diputados autonómicos es básicamente igual al de la elección de diputados del Congreso. Las circunscripciones electorales son también las provincias y el número de diputados que corresponden a cada circunscripción viene determinado por la legislación específica de cada Comunidad Autónoma, teniendo siempre como criterio de referencia la población de cada una de ellas.

Las papeletas de las elecciones europeas

La peculiaridad de estas elecciones es que en ellas hay una sola circunscripción que abarca todo el estado español. De acuerdo con la normativa europea la representación española en el Parlamento Europeo debe estar integrada por 54 eurodiputados. Los partidos políticos presentan sus listas cerradas con sus candidatos y los suplentes de toda España juntos. Los votantes eligen la papeleta del partido político que hayan decidido apoyar.

 

El recuento de votos

Todavía nos falta un aspecto importante que tratar: ¿cómo se cuentan los votos? 

El recuento de los votos es el paso más importante de unas elecciones. No es tan sencillo como contar los votos emitidos a favor de cada lista de cada partido y luego asignarle a cada uno los puestos que correspondan en proporción a los votos obtenidos. No, por distintas razones que tienen que ver con la gobernabilidad de los organismos objeto de las elecciones se aplican criterios correctores que favorecen que en estos organismos se puedan formar mayorías para gobernar sin obstáculos demasiado grandes. Si los resultados de las elecciones diesen puestos a muchos partidos diferentes, sería muy difícil alcanzar las mayorías necesarias para poder gobernar. Por eso, las leyes que rigen nuestros procesos electorales establecen dos condiciones en el recuento de los votos:

-Umbral mínimo de votos para que los resultados sean admitidos a la elección

-Que la asignación de puestos se realice siguiendo el sistema de recuento de votos denominado D´Hondt.

El umbral mínimo de votos establecido en las elecciones municipales para ser admitido en el recuento es del 5 %.

El umbral mínimo de votos establecido en las elecciones generales y autonómicas para ser admitido en el recuento es del 3 %.

 

Sistema D´Hondt

La adjudicación proporcional de los puestos de elección siguiendo el sistema ideado por el jurista belga  Víctor D´Hondt funciona del modo siguiente: se ordenan de mayor a menor, en una primera columna, las cifras de votos obtenidos por las candidaturas que hayan superado el listón del 3% de los votos. A continuación se divide el número de votos obtenidos por cada candidatura por 1, 2, 3, etc., hasta un número igual de escaños correspondientes a la circunscripción y se van anotando los resultados en columnas adyacentes formando un cuadro semejante al del modelo que se muestra a continuación. Los escaños se atribuyen a las candidaturas que obtengan los cocientes mayores en el cuadro, atendiendo a su orden decreciente. (Ver modelo y explicación en la versión en Word).

-El sistema de recuento de votos de D´Hondt se utiliza en España en casi todas las elecciones.

-También se utiliza en muchas otras naciones de Europa y del mundo.

 

Voto por correo

Las personas que por cualquier razón no puedan o no quieran desplazarse hasta su colegio electoral y votar en la mesa que el censo electoral les ha asignado pueden emitir su voto por correo, de acuerdo con las indicaciones que formule la Junta electoral en cada caso. Este voto debe emitirse de forma previa a la fecha establecida para las elecciones dentro del calendario determinado por la Junta electoral. 

La Junta electoral remite estos votos, debidamente custodiados y cerrados, a las mesas que les corresponda para ser abiertos y contabilizados en ellas.

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies