Steinbeck pertenece a una generación de grandes novelistas norteamericanos que irrumpieron en el panorama literario en los años 20 del siglo pasado. El grupo fue conocido como La generación perdida, y representa perfectamente la forma de vivir y de pensar de la juventud norteamericana, desengañada de los grandes ideales tras la tragedia de la Primera Guerra Mundial. Todos coincidieron en su visión crítica de la guerra y de la opulenta sociedad americana. William Faulkner, John dos Passos, Ernest Heminway, Scott Fitzgerald y John Steinbeck son los miembros más destacados de esta generación. El más comprometido del grupo es John Steinbeck y el conjunto de su obra lo convierte en la principal figura del nuevo realismo social americano.

Nació en Salinas (Monterrey, California, EE. UU) en 1902, hijo del tesorero del condado y de la maestra, en un ambiente de granjeros ricos. Pero Steinbeck se negó a ver las cosas como las veían sus familiares. En vez de opulencia y riqueza él se fijó en los trabajadores agrarios, mexicanos y okies (los blancos que habían abandonado el Medio Oeste por la sequía y la depresión), y en la injusticia social sobre la que se construía la feliz riqueza de los terratenientes. En esta temática están ambientadas muchas de sus obras. Es el caso, por ejemplo, de las novelas Tortilla Flat (1935) y De ratones y hombres (1937) y del libro de cuentos El pony rojo (1933), escritos, más o menos, en la primera etapa de su carrera literaria. Mostró siempre un gran interés por la Naturaleza y tuvo siempre una gran sensibilidad ecológica. Estudió en la Universidad de Stanford, pero desde muy temprano tuvo que trabajar duramente como albañil, jornalero rural, agrimensor o empleado de tienda.

Estilo, lenguaje y temática
Su estilo, heredero del naturalismo y con un lenguaje sencillo y directo, próximo al periodismo, logra configurar argumentos que contienen una gran carga emotiva, y que encierran muchos simbolismos que hacen referencia a la realidad que se está viviendo en esos momentos en su país. Podría asociarse con el realismo naturalista europeo, fundamentado en la base filosófica del determinismo histórico. Le concedieron el Premio Nobel de Literatura en 1962.

Sus grandes obras
Las uvas de la ira (1939) surgió de los artículos periodísticos que Steinbeck había escrito sobre esas olas de trabajadores que llegaban a California, y desató grandes polémicas en el plano político y en la crítica, ya que fue acusado de socialista y perturbador social. Está considerada como su obra más lograda. En 1940, recibió el premio Pulitzer. La Junta de Supervisores del Condado de Kern prohibió el libro en las escuelas y bibliotecas públicas financiadas por el condado en agosto de 1939. Esta prohibición duró hasta enero de 1941. La novela se adaptó como película dirigida de manera genial por John Ford, y protagonizada por Henry Honda.

Otra novela de Steinbeck que tuvo un gran éxito fue La Perla (1948). Esta pequeña obra maestra está contada como una bella historia en la que se ejemplifica, a la manera de los mitos o tragedias clásicas, la imposibilidad de vencer el fatum, el destino adverso que el ser humano no es capaz de esquivar por mucho que se esfuerce en hacerlo. Y en esta obra, como en las demás, aparece lo que es típico de la narrativa de John Steinbeck: la crítica de las injusticias sociales. Hay en ella, también, lirismo y violencia, ternura y crueldad, sensaciones contradictorias que hacen que su lectura nos agite emocionalmente.

El último gran libro de Steinbeck es Viajes con Charley (1962), En él cuenta el largo recorrido que, a comienzos de los años 60 del pasado siglo, hizo que hizo por Estados Unidos en una caravana y con la única compañía de su perro, un caniche francés que se llamaba Charley, que es el coprotagonista del libro. En este largo trayecto el perro se nos presenta como una persona dotada de inteligencia y con sentimientos y deseos propios. Recorrió unos dieciséis mil kilómetros y atravesó treinta y cuatro estados en una caravana preparada a los efectos, a la que llama Rocinante, como el caballo de don Quijote. Un libro maravilloso, mucho más que un libro de viajes que se devora sin tregua y cuya lectura proporciona muchas enseñanzas y un gran placer.

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies