3. CONTENIDOS  

1. La identidad de Europa a lo largo de la historia

A lo largo de la historia, Europa ha mantenido un perfil oscilante entre tendencias que  la llevaban hacia la unidad original creada por el Imperio Romano y la disgregación posterior que provocaron los diversos pueblos bárbaros que invadieron la parte occidental del Imperio y lo fragmentaron. Generalmente prevalecieron las fuerzas disgregadoras que propiciaron el nacimiento de múltiples nacionalidades y estados hasta conformar el mosaico en que se convirtió el mapa europeo en el siglo XX, pero siempre persistió bajo la división un andamiaje común que provocó periódicamente el despertar de fuerzas unificadoras. Estos fueron algunos de esos momentos.

-El Imperio romano. Europa hunde sus raíces en el Imperio Romano. Cuando Roma conquistó el mundo alrededor del Mar Mediterráneo, al que llamó “Mare nostrum”, estableció en él su cultura por medio del proceso que denominamos romanización. Establecieron una lengua común, el latín, un pensamiento y una cultura que ellos habían heredado de Grecia y una organización social que habían creado por medio de le reglamentación jurídica del Derecho Romano. De este modo crearon una sociedad homogénea cuyas formas fundamentales de vida todavía perviven en lo que denominamos sociedad occidental. Durante cinco siglos esa sociedad permaneció fundamental estable y solo añadió en su etapa final un ingrediente cultural más, el cristianismo, que se convirtió con Constantino en la religión oficial del estado, cuando al imperio le quedaba apenas un siglo de vida. Cuando el imperio se rompió finalmente en el siglo V por la presión de los pueblos vecinos sobre sus fronteras, la parte occidental en lo que hoy es Italia, España, Francia, Alemania e Inglaterra se fragmentó en distintas entidades de acuerdo con las tribus bárbaras que invadieron cada zona, pero la parte oriental se mantuvo y languideció durante diez siglos más. El territorio africano, al sur del Mediterráneo, mantuvo una vida independiente por algún tiempo, pero fue radicalmente islamizado desde mediados del siglo VII y perdió su identidad cultural anterior. Los pueblos bárbaros que ocuparon el territorio occidental del Imperio respetaron la mayor parte de su identidad cultural. Así pervivió la base fundamental de la cultura grecorromana, el derecho, el latín como lengua de cultura y el cristianismo como religión del estado y de los ciudadanos.

-Carlomagno. Cuatro siglos después, el rey de los francos, Carlomagno, consiguió reunificar una parte bastante importante del territorio y se decidió a refundar el Imperio el día de Navidad del año 800 en que fue coronado por el Papa León III Imperator Romanorum. Este fue el primer intento de reunificar el Imperio de Occidente y ahí está el primer germen de Europa. Por eso Carlomagno es considerado el padre de Europa y el premio con el que se distingue a los hombres que más han trabajado por su unidad recibe su nombre. La concepción política de este imperio difería de la del romano porque dividía el poder en grados escalonados manteniendo el espíritu independiente de las tribus germánicas. Fue como surgieron las estructuras feudales. El emperador, coronado por el poder espiritual del Papa, se situaba en la cúspide, los reyes de los distintos territorios le rendían vasallaje y a su vez los señores feudales se lo rendían a estos. El imperio de Carlomagno tuvo una duración efímera en el tiempo, pero recogió su semilla el Sacro Imperio Romano Germánico, creado por Otón I en el año 962.

-El Sacro Imperio Romano Germánico. Mantuvo la idea imperial, aunque reducida al territorio de la Europa central y los estados italianos. Francia, los reinos cristianos de la península Ibérica y los de las Islas Británicas quedaban fuera. El Sacro Imperio duró hasta las guerras napoleónicas de principios del siglo XIX.

-Las Cruzadas. El sentimiento de pertenencia a una unidad superior persistió en todos los territorios unido a la idea de cristiandad y la reconocida autoridad espiritual del Papa de Roma. Por eso a lo largo de la Edad Media se hizo posible la empresa colectiva de las Cruzadas en las que participaban todos los reinos cristianos de la época.

-Carlos V y la crisis protestante. La familia de los Habsburgo, que a finales del siglo XV gobernaba el Sacro Imperio, los Países Bajos y Flandes, así como una parte importante de los estados italianos,  concertaron alianzas matrimoniales con los Reyes Católicos que acababan de unificar España y pretendieron así reconstruir gran parte del Imperio, pero no pudo ser, en parte por las tendencias disgregadoras nacionalistas, pero sobre todo por la rebelión religiosa protestante que negó la supremacía espiritual del Papa y con ella su capacidad para transmitir el poder temporal. De este modo se derrumbó uno de los pilares que mantenía la tendencia hacia la unidad.

-Napoleón. Muchos años más tarde Napoleón quiso resucitar el sueño imperial y se hizo coronar emperador en presencia del Papa Pío VII. Durante unos pocos años estableció su hegemonía sobre los otros imperios continentales, pero nunca pudo con el imperio británico y su poder no fue más que una ilusión que apenas duró 10 años.

-La gran crisis del equilibrio de poderes en el siglo XX. Después del terremoto napoleónico, el Congreso de Viena trató de poner en orden el mapa europeo. Desapareció el Sacro Imperio Romano Germánico y se reafirmaron cinco grandes potencias, el Imperio Británico, el Imperio Austro-Húngaro, heredero del Sacro Imperio, el nuevo Imperio Alemán nacido de la confluencia de pequeños estados que habían estado integrados en el Sacro Imperio, el Imperio Ruso y Francia, que de reino se convirtió en república, para pasar a ser también imperio por breve tiempo, y volver definitivamente a ser republicana. Se intentó establecer un sistema por el que se garantizase la paz y la estabilidad gracias al equilibrio de fuerza y de poder de estas superpotencias. Todas ellas se armaban y reforzaban sus ejércitos con la disculpa que sirvieran de disuasión para los ataques de las demás. El sistema no funcionó y los continuos enfrentamientos acabaron produciendo la gran crisis violenta del siglo XX que produjo dos guerras mundiales consecutivas y la muerte de más de cien millones de personas.

2. Los padres de la Europa actual

Al final de la Segunda Guerra Mundial, cuando se estaba empezando a superar la primera etapa dedicada a la reconstrucción de cuanto había sido arrasado, los políticos europeos decidieron plantearse en serio un futuro más próspero, más estable y en paz. Fue entonces cuando la idea de una Europa unida tomó cuerpo y lo hizo gracias a la resolución de unos políticos concretos que fueron capaces de superar recelos de siglos y de plantear un camino a seguir. La idea principal fue la de plantear la unidad como un objetivo a conseguir a largo plazo. Había que fijar una hoja de ruta y seguirla paso a paso para que de forma natural se fuera avanzando hacia un punto común. Los políticos que hicieron posible ese proyecto son los que llamamos Padres de Europa. Generalmente se reserva este título a cuatro personas que destacaron en la tarea: Konrad Adenauer, Jean Monnet, Robert Schuman y Alcide de Gaspery. Sin embargo, la Comisión Europea otorga ese título a cuatro más: Winston Churchill, Paul-Henri Spaak, Walter Hallstein y Altiero Spinelli.

-Konrad Adenauer: Un político de largo recorrido, que ya era alcalde de Colonia en 1917, cesado y perseguido por los nazis, fue rehabilitado después de la derrota alemana y se convirtió en el Primer Canciller de la República Federal Alemana cuando este recuperó su soberanía en 1949. Dedicó sus mayores esfuerzos a reafirmar la amistad franco-alemana y apoyó desde el principio la creación de Europa.

-Jean Monnet: Este político francés era originario de la región de Cognac. Formó parte del gobierno francés en el exilio durante la Segunda Guerra Mundial y desde entonces defendió la creación de una Europa unida. Ya el 5 de agosto de 1943 afirmaba: “No habrá paz en Europa si los Estados se reconstruyen sobre la base de la soberanía nacional (…) Los Estados de Europa son demasiado pequeños para asegurar a sus pueblos la prosperidad y los avances sociales indispensables. Los Estados de Europa han de formar una federación”. Instigó y participó en la elaboración de la Declaración Schuman.

-Robert Schuman: fue Ministro de Asuntos Exteriores francés entre los años 1948 y 1952. A él se debe la Declaración que lleva su nombre, que fue el motor de arranque del Mercado Común y la Europa de los Seis.

-Alcide de Gaspery: Primer Ministro italiano muy comprometido con el proyecto de unidad europeo. Gracias a él Italia formó parte de los primeros países que fundaron la Comunidad Europea del Carbón y del Acero. No llegó a ver la firma de los Tratados de Roma porque falleció en agosto de 1954.

-Winston Churchill: Primer Ministro británico en diferentes ocasiones. En un famoso discurso pronunciado en la Universidad de Zúrich propuso la creación de los Estados Unidos de Europa afirmando que “construir una especie de Estados Unidos de Europa es la única manera de que cientos de millones de trabajadores sean capaces de recuperar las sencillas alegrías y esperanzas que hacen que la vida merezca la pena”. Sin embargo su hoja de ruta era distinta. En 1948 organizó un gran Congreso de Europa con 800 delegados de todos los países europeos. A consecuencia de él se creó el 5 de mayo de 1949 el Consejo de Europa. Pero el gobierno británico prefirió no adherirse ni a la Comunidad Europea del Carbón y del Acero, ni a los Tratados de Roma.

-Paul-Henri Spaak: político belga muy activo en los primeros pasos de la integración europea.

-Walter Hallstein: Político alemán, primer presidente de la Comisión Europea.

-Altiero Spinelli: Político italiano, Comisario europeo de política interior responsable de la presentación al Parlamento Europeo de una propuesta, llamada Plan Spinelli de creación de una Unión Europea federal. Fue fuente de inspiración para la redacción de varios de los tratados que se firmarían en los años siguientes.

3. Cronología del avance europeo

1949. Se crea el Consejo de Europa con sede en Estrasburgo.

1950. El 9 de mayo Robert Schuman presenta la Declaración que lleva su nombre y que es considerada la primera piedra de la construcción de Europa.

1951. Alemania, Bélgica, Francia, Italia, Luxemburgo y Países Bajos firman el 18 de abril el tratado constitutivo de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero.

1954. De Gaspery es elegido presidente de la Asamblea Parlamentaria Europea.

1955. El 8 de diciembre el Consejo de Europa adopta como emblema la bandera azul con doce estrellas doradas en círculo.

1957. Los Seis firman en Roma el 25 de marzo los Tratados que crean la Comunidad Económica Europea y el Euratom para que entren en vigor el 1 de enero de 1958. Se crea así el Mercado Común.

1958. El 19 de marzo se celebra en Estrasburgo la sesión por la que se crea la Asamblea Parlamentaria Europea y se elige presidente a Robert Schuman.

1961. Gran Bretaña, Irlanda y Dinamarca solicitan en agosto el ingreso en la CEE.

1962. El 30 de julio entra en vigor la Política Agrícola Común (PAC).

1963. Francia veta el ingreso de Gran Bretaña.

1965. Se firma el tratado por el que se constituirán el Consejo y la Comisión. Entraría en vigor en 1967.

1972. Se aprueba el  ingreso de tres nuevos miembros, Dinamarca, Irlanda y Gran Bretaña y se crea la “serpiente monetaria” para controlar la fluctuación de las monedas de los países miembros entre sí.

1975. Se crea el Tribunal de Cuentas Europeo.

1976. Se determina que el Parlamento Europeo sea elegido por sufragio universal en cada estado miembro. Se inicia la política de pesca común.

1977. Portugal y España solicitan la adhesión.

1978. Se crea el Sistema Monetario Europeo, con el ECU, primera moneda común, de carácter virtual, para sustituir a la “serpiente monetaria”. El nuevo sistema empieza a funcionar el 13 de marzo de 1979.

1979. El 7 y 10 de junio se celebran las primeras elecciones por sufragio universal de los miembros del Parlamento Europeo.

1981. Entra Grecia como socio número 10 en CEE.

1985. Se firma el Acuerdo de Schengen que eliminó los controles fronterizos entre Alemania, Bélgica, Francia, Luxemburgo y Holanda. Entrará en vigor en 1995.

1986. Entran Portugal y España y se eleva a 12 el número de estados miembros. Se firma en La Haya el Acta Única Europea, que entra en vigor el 1 de julio de 1987.

1987. Empieza a funcionar el programa Erasmus para incrementar el intercambio de alumnos entre las universidades europeas. El 1 de julio entra en vigor el Acta Única Europea.

1990. Se firma el  convenio de aplicación del Acuerdo de Schengen que suprime los controles en las fronteras.

1992. Se aprueba el Tratado de la Unión Europea en Maastricht que sustituye la CEE por la CE, Comunidad Europea y aprueba la creación de la Unión Económica y Monetaria y la moneda única.

1993. Entra en vigor el tratado de la Unión Europea después de ser ratificado por todos los países miembros.

1995. Entran en la CE Austria, Finlandia y Suecia. Son quince los estados miembros. Entra en vigor el Espacio Schengen.

1997. Se firma el Tratado de Amsterdam que entra en vigor el 1 de mayo de 1999.

1998. El Consejo Europeo de Bruselas del 3 de mayo admite a once estados como miembros de la moneda única (Alemania, Austria, Bélgica, España, Finlandia, Francia, Holanda, Irlanda, Italia, Luxemburgo y Portugal). Queda pendiente Grecia. El 1 de junio se crea el Banco Central Europeo con sede en Frncfort. Se firma el Tratado de la Eurozona entre los países integrados en el Euro.

1999. El BCE Banco Central Europeo se hace responsable de la política monetaria.

Se nombra a Javier Solana Alto Representante para la Política Exterior y de Seguridad Común (PESC).

2001. Firma del Tratado de Niza. Se encarga a una comisión presidida por Valéry Giscard d´Estaing

la redacción de una Constitución Europea. Grecia entra en la eurozona.

2002. Entra en circulación el Euro en sustitución de las monedas nacionales.

2004. Ingresan como nuevos miembros la República Checa, Estonia, Chipre, Letonia, Lituania, Hungría, Malta, Polonia, Eslovenia y Eslovaquia. Son 25 los estados miembros. El 29 de octubre se firma el Tratado por el que se establece una Constitución para Europa.

2005. En el proceso de ratificación del Tratado Constitucional Francia y Holanda votan negativamente en sus respectivos referéndums y por ello queda cancelado el proyecto.

2007. Ingresan en la CE Bulgaria y Rumanía. Son 27 los estados miembros. Eslovenia ingresa en la eurozona. En Lisboa se acuerda el Tratado de reforma en sustitución de la fallida Constitución.

2008. Chipre y Malta entran en la zona Euro. 

2009. Eslovaquia entra en el Euro. Entra en vigor el Tratado de Lisboa. La Comunidad Europea se convierte en Unión Europea (UE).

2011. Estonia entra en la zona Euro.

2016. En Gran Bretaña se celebra un referéndum sobre su permanencia en la Unión Europea y ganan los partidarios del No.

 

4.  Las instituciones de gobierno comunes

-Parlamento europeo: es el órgano legislativo de la UE, responsable de la aprobación del presupuesto y del control del gobierno. Es elegido por sufragio universal de todos los ciudadanos europeos. Cada país miembro tiene asignados un número de escaños dependiendo de su volumen de población. Los ciudadanos de cada país eligen por sufragio universal a los parlamentarios que tienen asignados. En total hay 751 eurodiputados. Fue creado en 1952 como Asamblea Común, en 1962 pasó a ser Parlamento Europeo y en 1979 se estableció la elección de los diputados por sufragio universal. Tiene su sede principal en Estrasburgo, pero también tiene sedes en Bruselas y Luxemburgo.

-Consejo Europeo: está formado por los Jefes de Estado o de Gobierno de los países miembros, así como por el presidente de la Comisión Europea y el Alto Representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad. Es la cúpula del gobierno de la UE. Se creó en 1974 como foro informal y desde 1992 es institución oficial. Se reúne trimestralmente mediante cumbres. La Presidencia del Consejo es rotatoria y la ostenta por semestres un país miembro que convoca las cumbres en su territorio, prepara la agenda y organiza todo lo necesario.

-Consejo de la Unión Europea: es un órgano que tiene su sede en Bruselas y constituye la representación de los gobiernos de todos los estados miembros. Pertenecen a él todos los ministros de todos los gobiernos. A las convocatorias concretas asisten los ministros que correspondan a los asuntos que se vayan a tratar. Cada Estado miembro ejerce la presidencia por turnos de seis meses. Su misión es coordinar las diversas políticas nacionales en los temas objeto de las reuniones.

-Comisión Europea: Es el órgano ejecutivo de gobierno y control ordinario. Está formado por comisarios, cada uno de un país miembro. Se creó en 1958. Controla que se cumpla la legislación comunitaria en todos los países y aplica y ordena la ejecución del Presupuesto. Gestiona las políticas europeas, asigna los fondos y elabora las propuestas de nueva legislación. Tiene un presidente permanente que representa a la UE ante terceros.

-Tribunal de Justicia: garantiza que la legislación de la UE se interprete y aplique de la misma manera en cada uno de los países y resuelve los litigios entre los gobiernos nacionales y las instituciones europeas. También puede resolver las reclamaciones de particulares que crean lesionados sus derechos  por alguna institución europea. Tiene dos órganos, el Tribunal de Justicia formado por un juez de cada país miembro y once abogados generales y el Tribunal General. Tiene su sede en Luxemburgo y fue creado en 1952.

-Banco Central Europeo: gestiona el Euro y la política económica y monetaria con el fin de mantener la estabilidad de los precios y favorecer la creación de puestos de trabajo. Fija los tipos de interés en la zona euro y controla la seguridad y solidez del sistema bancario. Tiene un Presidente y un Vicepresidente. El Consejo General está formado por el Presidente y el Vicepresidente y los gobernadores generales de los bancos centrales nacionales de todos los países de la UE. Tiene su sede en Frankfurt, Alemania y fue creado en 1998.

-Tribunal de Cuentas Europeo: audita los ingresos y los gastos de la UE, supervisa todas las acciones de funcionarios y personas de la organización para velar por su legalidad. Analiza la utilización de las ayudas por parte de los países que las reciben. Elabora conclusiones y recomendaciones para la Comisión por medio de informes ante sospechas de fraudes o ilegalidades. Debe presentar un informe anual para el Parlamento y el Consejo de la UE antes de que este apruebe la gestión. Tiene su sede en Luxemburgo y se creó en 1977.

 

5.  Los objetivos logrados

La Unión Europea no son solo tratados, legislación o burocracia emitida desde Bruselas. Son otras realidades que se han ido introduciendo en la vida de los europeos y nos han ido conformando como ciudadanos que ya tenemos muchas cosas en común. Poco a poco hemos ido asimilando nuevas situaciones que ya forman parte de nuestras vidas y nos van construyendo como conciudadanos. Estos son algunos de los aspectos que ya forman parte de nuestras vidas  como ciudadanos de Europa:

-La creación del mercado único, un espacio en el que las mercancías pasan a través de las fronteras sin pagar ninguna clase de aranceles. Ese es un objetivo logrado completamente diferente de todo lo anterior, algo que no puede tener marcha atrás.

-Una Europa sin fronteras también para las personas. Cualquier ciudadano de la Unión puede fijar su residencia y buscar un trabajo en cualquier país miembro en igualdad de condiciones con el resto de ciudadanos de ese país.

-La unión monetaria para la eurozona. El Euro como moneda común sólida y apreciada en el mundo, compitiendo con el dólar. El Banco Central europeo y la libre circulación de capitales.

-En resumen, tres cosas conseguidas y ya irrenunciables: Libre circulación de personas,  mercancías y capitales.

-La ciudadanía de la Unión. Todos los habitantes disponemos de un pasaporte común, de unos símbolos de identidad, un himno y una bandera y de unos derechos de ciudadanía europea que compartimos  con la ciudadanía de nuestro  país de origen.

-Ahora viajamos por el interior de la Unión como lo hacíamos antes en nuestro propio país. No tenemos que pasar controles en las fronteras, usamos el Euro común a todos.

-Compartimos una política agrícola y política pesquera común que organiza la producción, determina cuotas y garantiza la comercialización de los productos.

-La UE se propone el desarrollo equilibrado de sus regiones apoyando de forma especial a las menos desarrolladas. Proporciona ayuda sostenible para que las regiones menos desarrolladas alcancen los niveles de desarrollo de las demás.

-Con el fin de fomentar el mutuo conocimiento la UE desarrolla programas de intercambio de estudiantes, como el Leonardo da Vinci o el Erasmus, que permiten que alumnos de unos países realicen parte de sus estudios en centros de Formación Profesional o en Universidades de otros países.

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies