El cirujano gallego Diego González Rivas, que además ha contribuido a su diseño, estrenó ayer Shurui, el robot que supone una revolución en la forma de operar, en China. Lo hizo operando a dos pacientes de cáncer de pulmón. El cirujano puede acceder al tórax mediante un único brazo a través de una sola incisión de menos de dos centímetros y despliega sus tres brazos flexibles, que permiten ángulos hasta ahora inimaginables. La revolución que supone Shurui se debe al material con que se ha fabricado, el nitinol, una aleación de níquel y titanio a la que debe su flexibilidad.

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies