La empresa Worldcoin, creada por Sam Altman, fundador de OpenAI, recorre España escaneando los ojos de quienes se presten a ello. A cambio les pagan en tokens, una criptomoneda, una cantidad equivalente a unos 60 euros. El truco está en que así se hacen con una información privada muy valiosa, lo que entraña un peligro del que avisa la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD). Lo que dice Worldcoin es que esta tecnología, que captura con cámaras e infrarrojos el iris y los codifica en una secuencia criptográfica, proporciona una identificación digital única para el usuario. El objetivo es crear una red financiera y de identidad global.

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies