Las mujeres que se destacan en el ámbito científico y tecnológico tienen un papel muy importante en la sociedad, porque es su ejemplo el que servirá a las próximas generaciones a normalizar la presencia femenina en puestos de responsabilidad del mundo científico. También es necesario que cuenten su experiencia para animar a las chicas a seguir un camino que la sociedad no les empuja a tomar. De todo esto va el programa La Voz de la Mujer STEM, una serie de charlas en las aulas de secundaria que organizan La Voz de Galicia y la empresa Viaqua, y que cuenta con la colaboración de la asociación de científicas La Ciencia es Femenino.

ANGELES ROMERO

En esta semana se organizaron dos charlas, en Lugo y Padrón. En el CPR Divino Maestro de la capital lucense estuvo Gelis Romero y en el IES Camilo José Cela de Padrón, Marianne Blanco.

Romero es catedrática en el Campus Terra de la USC, en Lugo, y directiva de una empresa tecnológica de análisis sensorial. Ella recordó a los alumnos de Lugo que las carreras profesionales de las mujeres han estado muy marcadas por la conciliación con la vida familiar, algo que espera que ahora se reparta entre los dos miembros de las parejas.

Pincha aquí para ver un resumen de la charla de Gelis Romero

«Ama de casa de Oxford gana el Nobel»

Gelis Romero incidió mucho en su charla sobre la presencia de mujeres en el ámbito STEM. Desde las científicas silenciadas hasta el menosprecio por su labor (recordó el titular de los periódicos británicos del momento, cuando Dorothy Hodgkin ganó el Premio Nobel de Ciencias, que decían «Ama de casa de Oxford gana el Nobel»). Incidió en la escasa presencia de mujeres en puestos de responsabilidad en la universidad y en la escena pública académica, con charlas tan absurdas como un debate sobre la lactancia materna en la que no había ninguna mujer.

Marianne Blanco, por su parte, es ingeniera informática y actualmente es directora del sector público en Galicia y Asturias en una de las empresas más importantes del mundo en consultoría tecnológica, NTT Data. Ella recalcó a los alumnos de Padrón que recuerden que «no existen profesiones de chicas ni profesiones de chicos» y que ella solo pensó, al elegir la carrera, que tenía mucha carga de matemáticas y estas le gustaban y se le daban bien. Reivindicó el papel de las mujeres en ciencia y recordó que se está revisando la historia para incluir el trabajo femenino en el análisis del pasado, y mencionó en ese sentido la película Talentos ocultos, que habla de las programadoras que trabajaron en la NASA y que fueron fundamentales para viajar al espacio, y de cuyo trabajo nunca se habló.

Este es un resumen de la charla de Marianne Blanco
Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies