Nombre: Ester, 11 años. Del CEIP Grangel Mascaros, en Alcora (Castellón, Comunidad Valenciana)
Responde: Marcos Pérez Maldonado 

Algunos inventos, como la bombilla o el velcro, se le pueden atribuir a una única persona. Pero otros, como la rueda, los números, o el reloj son el resultado de las aportaciones de mucha gente, generalmente anónima. Después de siglos utilizando relojes de sol, de agua o de arena, en el Renacimiento (en el siglo XIV) comenzaron a utilizarse relojes mecánicos, equipados con agujas, muelles y engranajes. A principios del s. XVII Galileo sugirió que se podía mejorar su regularidad, incorporando un péndulo al mecanismo. A finales de ese siglo las mejoras introducidas ya permitían llevar relojes en el bolsillo, y en los años siguientes la invención del cronómetro marino, capaz de mantener una hora muy precisa incluso en el interior de un barco, permitió por primera vez a los navegantes conocer con precisión su ubicación en mitad del océano.

Los primeros relojes digitales, que muestran la hora mediante dígitos y no con agujas, aparecieron a mediados del siglo XX.

Haz tu pregunta

8 + 4 =

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies