Porque el agua forma parte fundamental de todos nuestros órganos y tejidos. Recuerda que aproximadamente un 60% de lo que pesa nuestro cuerpo se lo debemos al agua; en este sentido, por ejemplo, un 75% del cerebro es agua y un 83% de la sangre también lo es. Además ninguna otra sustancia tiene sus características físicas y químicas (temperatura de congelación, capacidad para almacenar calor, poder disolvente, abundancia, densidad, etc). El agua, por ejemplo, puede disolver muchísimas sustancias, lo que le permite a la sangre trasportarlas de un lugar a otro del cuerpo (las toxinas hacia los órganos donde se degradan y expulsan al exterior, y los nutrientes a donde se necesitan); algo que no podrían realizar otros líquidos como alcoholes, aceites o amoniaco.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies