Para construir un planeta necesitaríamos encontrar una cantidad enorme de materia y un lugar del espacio alejado de otros planetas donde amontonarla. Por desgracia –o quizá por fortuna– no disponemos de la tecnología ni del dinero necesario para llevar a cabo una empresa tan fabulosa como esta. Por otra parte, tampoco tendría mucho sentido hacerlo, teniendo en cuenta que el universo ya está lleno de planetas a nuestra disposición. Otra cosa es que pretendamos transformar la superficie de un planeta que ya existe para adaptarlo a nuestras necesidades. A día de hoy todavía no podemos hacerlo, pero quizá en el futuro descubramos una forma de adaptar, por ejemplo, la superficie de Marte para que pueda ser habitable.

Aquí puedes contemplar una ficción artística del proceso de “terraformación” de Marte.

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies