1. LA NOTICIA

Estas son dos noticias que han servido de base para desarrollar este recurso educativo:

Un gallego descubre cómo el párkinson se propaga al cerebro

La Voz de Galicia. 1/12/2012

R. ROMAR

El párkinson empieza en el intestino por la exposición prolongada a los pesticidas que interaccionan con las mitocondrias de las células intestinales y desde ahí se propaga al cerebro, donde se produce la muerte de las neuronas dopaminérgicas en la sustancia negra cerebral. Esta teoría fue demostrada hace dos años por el investigador gallego Francisco Pan-Montojo, con lo que también se confirmaban estudios precedentes que relacionaban a los pesticidas como una de las principales causas de la enfermedad. Pero faltaba por conocer lo más importante: cómo ocurre este proceso, cuál es el mecanismo patogénico que permite la progresión de la patología a partir del efecto nocivo de los pesticidas.

Y esto es lo que Pan-Montojo, que dirige un grupo de párkinson en la universidad alemana de Dresde, acaba de descubrir en un nuevo trabajo que ha sido publicado en la revista Nature Science Reports. La clave radica en una proteína, la sinucleína alpha, que se ve modificada por la acción de los pesticidas hasta el punto de que es expulsada de las neuronas intestinales al espacio extracelular, desde donde es captada por otras neuronas y terminaciones cerebrales del sistema central que la transportan al cerebro.

Diagnóstico precoz

El hallazgo, probado en ratones, abre la vía para el diagnóstico precoz del párkinson a partir de la detección de la proteína alterada y para el desarrollo de fármacos que inhiban la acción de la proteína e impidan la progresión de la enfermedad. «Si puedes desarrollar fármacos que afecten al transporte de esta proteína perjudicial o a su formación puedes conseguir que la progresión de la enfermedad se pare», explica el científico. Pan-Montojo ya está trabajando en el diseño de un fármaco en colaboración con la Universidad de Múnich.

«Nuestros datos -resalta-, que fueron confirmados en ratones, sugieren que esta progresión se realiza a través de los nervios que conectan el intestino con el sistema nervioso central». Este es el esquema general, pero el diseño de un sistema in vitro por parte de los investigadores ofrece más matices. «Los pesticidas -aclara el investigador coruñés y ex becario de la Fundación Barrié- interaccionan con la mitocondria de la célula, lo que le provoca un estrés oxidativo que, a su vez, modifica la proteína sinucleina alpha, con lo que se tiende a agregar y es expulsada de la célula. Luego es captada por otras células del entorno, incluyendo las terminaciones nerviosas de las neuronas del sistema central, se incorporan a su núcleo y, desde ahí, son transportadas al cerebro».

El estudio ofrece una nueva confirmación de la relación directa entre los pesticidas y el párkinson, lo que, a juicio de Pan-Montojo, debe suponer una llamada de atención a los políticos y autoridades medioambientales. «Es necesario -apunta- determinar qué componentes se pueden utilizar en agricultura y cuáles no».

Pero los ciudadanos también pueden adoptar sus propias precauciones, como lavar adecuadamente las frutas y las verduras para minimizar el potencial efecto de los pesticidas.

La exposición a los pesticidas es la responsable del párkinson

La Voz de Galicia. 30/11/2012

DAVID VALERA / COLPISA

Los pesticidas son responsables del desarrollo del párkinson. Aunque esta asociación no es nueva, sí lo es el hecho de saber cómo se produce esa relación. Y es que los herbicidas provocan una alteración de una proteína del intestino que se transmite al cerebro y provoca la aparición de esta grave enfermedad. Así lo han demostrado un equipo de científicos dirigidos por el investigador español Francisco Pan-Montojo en un artículo publicado en el último número de la revista especializada Scientific Reports. Los investigadores han logrado descifrar casi paso a paso el proceso mediante el cual se genera este trastorno del sistema nervioso que afecta a unas 150.000 personas en España.

La relación entre los pesticidas y el párkinson ya se había detectado en varias investigaciones anteriores. Sin embargo, se desconocía cómo se producía esa asociación perversa y de qué manera se transmitía. Ahora, el equipo del Pan-Montojo avanza en ese terreno al identificar el mecanismo de propagación de la enfermedad. Según el científico español, la exposición crónica a los pesticidas afecta al intestino, donde aumenta la secreción de la proteína alfa-sinucleína que, además, se ve alterada por los herbicidas.

Esta proteína se propaga a través de los nervios que conectan este órgano con el cerebro, en concreto con la región específica conocida como sustancia negra. «Ese es el momento en el cual comienzan los síntomas motores característicos de la enfermedad como el temblor», explica el investigador principal.

«El estudio ha demostrado que la alfa-sinucleína sale de las células y se puede transportar en las células. Es decir, es el medio por el que la enfermedad progresa», confirma Pan-Montojo.

El párkinson afecta al sistema nervioso en el área encargada de coordinar la actividad, el tono muscular y los movimientos. Actualmente no tiene cura. Por eso los investigadores se esfuerzan en conocer más de su naturaleza. Y ahí es donde radica la importancia de este estudio. Al identificar uno de los mecanismos de propagación se pueden desarrollar fármacos que impidan la modificación de esta proteína cuando esté expuesta a pesticidas. «Creo que es un paso más para que los políticos y la sociedad sean conscientes de los problemas que dan los pesticidas», subrayó.

El grupo de científicos también observó en ratones que al extirpar uno de los nervios vagos, el simpático, el que está conectado a la médula espinal, se retrasa la aparición de los síntomas motores del párkinson. «Se demuestra que cuando uno corta la comunicación, por lo menos las estructuras que estaban anteriormente conectadas, dejan de estar afectadas», concluye.

Antecedentes

Esta investigación aclara lo que los expertos ya habían observado y puesto sobre el papel en otros estudios. Así, la revista Annals of Neurology publicó en 2006 una investigación que demostraba que los pacientes expuestos a herbicidas tenían un 70 por cientomás de posibilidades de desarrollar párkinson. El estudio prospectivo se realizó a más de 140.000 personas, a quienes se hizo una encuesta de salud y de exposición a factores ambientales. Estas personas fueron seguidas durante 10 años para controlar su evolución. Con los resultados se confirmó la asociación entre la exposición a pesticidas y el párkinson.

Esta enfermedad se asocia al envejecimiento. No en vano afecta al 2por cientode las personas mayores de 65 años. Sin embargo cada vez se detectan más casos entre pacientes más jóvenes, hasta el punto de que un 15% de las identificaciones se producen en personas de menores de 45 años.

Y a continuación recogemos los titulares de otras noticias que también están relacionadas con este tema:

La Voz de Galicia. 20/10/2012

La USC propone en Bruselas incluir la agrosilvicultura en la Política Agraria Común

La Voz de Galicia. 5/10/2012

El BNG asegura que se están usando pesticidas para desinfectar las calles

La Voz de Galicia. 4/9/2012

Los alimentos ecológicos solo son un poco más sanos que los convencionales

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies