Instituto Rosalía de Castro
Alumnos:
  • Héctor Fernández Rodríguez
  • Xiana Lanero Forja
  • Mauro García Conde
Profesores:
  • Sara García López
  • Rose Rutherford

Pese al creciente abandono de animales en España, la sociedad de hoy en día sigue mirando para otro lado y no siendo consciente de la gravedad de la situación. Por eso, ante la opción de hacerse cargo de una mascota habría que pensárselo bien: «Si tú en algún momento no vas a poder hacerte cargo de tu animal o no tienes dinero para poder mantenerlo, quizá lo mejor es que no lo tengas nunca», argumenta el director general de Derechos de los Animales, Sergio Antonio García Torres, responsable de la nueva Ley de protección de los derechos y el bienestar de los animales: «Tocaba que tuviésemos una ley general que hiciese un poco de marco común». Es por esto que el Gobierno de España ha elaborado esta norma que busca mejorar las condiciones de vida de los animales, aunque no todos estén incluidos en ella: «Es una ley que tiene muchísimas carencias porque excluye a la gran mayoría de animales», se lamenta Yolanda Morales, portavoz del Partido Animalista (PACMA).

Esta legislación también tiene como objetivo concienciar a la población acerca de la gravedad del problema, para lo cual la herramienta más importante es la «educación», ya que «vivimos en una sociedad o en un sistema que está basado en muchos aspectos en la explotación animal», tal y como explica la portavoz de PACMA.

Diversas formas de crueldad

Hay diferentes actividades en la cultura española que están vistas como una tradición, pero que, como relata Yolanda Morales, están basadas en el maltrato a los animales utilizados: «Hay muchísimos espectáculos en los que todavía se utilizan animales; hablamos desde los espectáculos taurinos hasta los circos con animales silvestres, que dejarán de ser ya una realidad». Los animales usados en este tipo de entretenimiento sufren de todas las maneras posibles: «Durante todo el proceso que hay desde que un toro sale de la dehesa y llega a la plaza para ser toreado ya hay un sufrimiento, el animal ya está fuera de su hábitat natural». El animal «finalmente es sometido a una ridiculización y tortura hasta que se le quita la vida al final del espectáculo», condena la portavoz de PACMA. Sin embargo, los espectáculos taurinos «no están en esta ley porque no teníamos mayoría para poder incluirlos, pero esperemos que esto ocurra muy pronto», declara Sergio García.

También forman parte de este maltrato los zoológicos, en los que «los animales están siendo extraídos de sus entornos naturales para que estén confinados en espacios menores o mayores, pero totalmente fuera de su entorno natural», argumenta la responsable de prensa del Partido Animalista.

Cabe destacar también que otra de las más importantes formas de explotación animal son los perros de caza. Estos tampoco están incluidos dentro de la nueva ley: «Si los cazadores no quieren que estos animales entren dentro de la ley, es porque saben que corren una serie de riesgos más relevantes que los caseros», explica Morales.

Además de esto, hay que añadir el problema de las especies invasoras. En ocasiones, estas se introducen a través del comercio de mascotas porque «es un negocio que mueve bastante dinero en todo el mundo», según cuenta Pilar Castro. «Una de las más importantes vías de entrada, en este caso de especies acuáticas, son las aguas de lastre de los barcos», pero también, explica la investigadora, «el comercio de plantas ornamentales y las vías de transporte involuntarias».

Por otra parte, sigue habiendo una importante industria peletera, no solo en España, sino también en el resto del mundo, pero Yolanda Morales cree que “a día de hoy hay muchísimas alternativas para vestirnos sin utilizar animales. Tenemos mil alternativas totalmente sintéticas para vestirnos que pueden resultar económicas”.

Estas tendencias estéticas también afectan a los propios animales domésticos, como, por ejemplo, los perros a los que se les corta la cola. Sin embargo, la lucha contra este tipo de actividades ya ha comenzado: «Actualmente no se pueden cortar rabos u orejas por motivos estéticos, solo se pueden cortar por motivos veterinarios», confirma la portavoz de PACMA, que en el caso de los gatos también «se permite hacer un corte muy ligero en la punta de la oreja para identificarlos como gatos esterilizados».

Por último, en ámbitos científicos también existe un uso cuestionable de los animales para la experimentación. En este sentido, Morales afirma que «hoy en día hay muchísimas alternativas que permiten evitar el uso de los animales para experimentación; de hecho, el 90 % de los estudios en campos como la farmacología demuestran que lo que se da al experimentar con animales no se suele dar igual con los humanos».

Un maltrato con consecuencias

Por todas estas razones se ha generado mucha polémica acerca de qué se debe hacer respecto al maltrato o abandono animal. Mientras que unos miran por el bien de los animales, otros miran por su propio bien o, mejor dicho, el de sus carteras: «Las administraciones y las grandes empresas se guían siempre por donde vaya el dinero; va enlazado. Una gran empresa no va a ser más ética si eso no le aporta una buena imagen o mayores beneficios», argumenta Yolanda Morales. La mayoría de la población prefiere un cambio, pero es muy difícil convencer a la gente que realmente tiene el poder. Por otro lado, las especies invasoras están destruyendo cada vez más rápido los ecosistemas. Un ejemplo que todo el mundo conoce es el de las avispas asiáticas o velutinas, que desde el primer momento de su aparición empezaron a causar problemas y hoy en día aún están descontroladas. Aunque no siempre empiezan siendo tan evidentemente peligrosas, algunas especies exóticas que se introducen en el ecosistema y parecen positivas, como el eucalipto o la mimosa, terminan siendo invasoras, pues incrementan el riesgo de incendios, tal y como argumenta Pilar Castro: «No es lo mismo que ese rayo o esa cerilla caigan en un bosque donde no hay mucha hojarasca acumulada, o donde esa hojarasca tenga una alta humedad, frente a que caigan, por ejemplo, en un eucaliptal». Pero las plantas no son las únicas especies exóticas que pueden causar problemas; también hay innumerables especies marinas que entran mayoritariamente por medio de las aguas de lastre: «En España, algunas de las más problemáticas son, por ejemplo, el mejillón cebra que está en el río Ebro», afirma la investigadora madrileña. Animales como estos dañan el equilibrio del ecosistema y reducen la concentración de oxígeno y alimento en el agua. Debido al revuelo que está causando este problema, muchos partidos políticos se están pronunciando a favor o en contra de la nueva ley de bienestar animal, aunque «no se ha alcanzado la mayoría parlamentaria» en asuntos como los toros o los perros de caza, tal y como afirma Sergio García.

Mientras tanto, el Partido Animalista propone mejorarla bastante. Ellos plantean incluir en la ley a los animales de trabajo como perros de caza o animales de granja que han sido excluidos: «Nosotros entendemos que estos perros son exactamente de las mismas razas que los que están con nosotros en las casas, por lo que tienen las mismas necesidades», propone Yolanda Morales con respecto a los perros de caza.

Por otra parte, además, al abandonar, descuidar o provocar indirectamente la muerte de un animal podemos desequilibrar el ecosistema de una zona; por ejemplo, como pasó en la Edad Media al eliminar a los gatos negros por superstición, la población de ratas aumentó desproporcionadamente y trajeron la peste negra que mató a media Europa.

Corrida de toros en la plaza de las Ventas en Madrid. / PACMA – CEDIDA

Es urgente una solución al maltrato

A pesar de no haber conseguido recoger dentro de su protección a todos los animales, la nueva ley ha logrado mejoras notables en algunos aspectos, como en el uso de animales para espectáculos como el circo: «Los animales silvestres está demostrado que sufren mucho en el circo, sobre todo en el momento en el que están entrenando y los están amaestrando para que puedan hacer estas actividades que van a efectuar en los espectáculos», afirma Sergio García. Además, el director general responsable de esta ley confirma que «ya no se podrán usar animales silvestres como elefantes o tigres, pero sí que podrán usarse animales domésticos. En este caso podemos estar hablando, pues, de un caballo que realice alguna actividad de equitación o alguna cuestión así. Estos, sí que se podrán utilizar».

Pero si la ley no pudo proteger a todos los animales, deberíamos hacerlo nosotros, comenzando sin demora. Según García, «necesitamos concienciación social, porque la gente no es consciente del problema que causa cuando se aburre de su mascota y la suelta en el campo pensando que ahí va a vivir feliz», comenta el director general.

En suma, aunque parece que se ha avanzado mucho desde el siglo pasado, se sigue excluyendo de la nueva ley de bienestar animal a animales de trabajo y se siguen introduciendo especies invasoras que ponen en peligro el ecosistema: «Lo que queremos con esta nueva ley es que la gente conozca, antes de tener un animal, lo que supone tener un animal, para poder evitar situaciones como que puedan llegar a abandonarlo en algún momento en una gasolinera o en algún otro sitio», afirma Sergio García.

En cuanto a las especies invasoras, Pilar Castro argumenta que «si tenemos una red más amplia de guardabosques o personal similar en el campo sería más fácil detectar esos pequeños brotes de especies, aunque en España es complicado, porque la burocracia ralentiza mucho». Según esta investigadora, en nuestro país «leyes ya tenemos, lo que hay que hacer es cumplirlas».

 

Reportaje realizado con la colaboración de

Uxía Fariña Pedreño

Daniel Fernández González

Helia Fernández Leis

Carlota Martín Cortada

Antón Nieto Avello

Julia Núñez Paz

Teba Oreiro Otero

Natalia Teixeira Míguez

Daniel Valcarce Pérez

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies