6. EVALUACIÓN

La evaluación debe hacerse en función de los cinco objetivos propuestos. Así pues, es el profesor el que tendrá que preguntarse si se ha logrado:

6.1. Estimular la imaginación. O sea, valorar la originalidad de los trabajos finales presentados.

6.2. ¿Los alumnos tienen espíritu científico o de criptozoólogo? En ningún caso hay que reaccionar negativamente si es este último el caso: la imaginación debe cotizar al alza. Todo lo más dejar caer la duda de la no demostración del hecho (la existencia irrefutable del monstruo).

6.3. Proyectar en el papel. Los dibujos no son buenos o malos. ¿Son interesantes porque se ha puesto en ellos el alma o el alumno ha hecho el primer garabato que se le pasó por la cabeza porque no le interesa el tema?

6.4. Reflexión. ¿Se logró que el alumno piense que, monstruo o no, es un animal y que tiene derecho a la vida, o no?

6.5. ¿Sabe el alumno situar Vigo? ¿Conoce algo de la batalla de Rande? ¿Coloca a las Cíes en un mapa? ¿Sabe qué es el Parque Nacional das Illas Atlánticas?

6.6. ¿Qué alumnos se han fijado en que en el artículo referente a Galicia apunta a posibles depredadores de tesoros marinos? ¿Es el mar un territorio libre para que cualquiera saque de él lo que desee?

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies