La Ley Orgánica 4/2015, de 30 de marzo, de Protección de la Seguridad Ciudadana es conocida coloquialmente como ley mordaza. Estos días está en el candelero porque el Gobierno está a punto de cambiarla, pese a tener en contra a los sindicatos de los responsables de que los ciudadanos podamos sentirnos seguros (los cuerpos y cuerpos de seguridad del Estado) y a buena parte de la oposición. Se quejan de que la ley que impulsa el Gobierno dejará desprotegidos a los agentes y cuestionará su autoridad.

La mordaza es un «objeto que se pone en la boca para impedir hablar», según el Diccionario de la Real Academia Española. Los detractores de la ley que quiere cambiar el Gobierno entienden aquí hablar como expresarse, es decir, que se trata de una norma que limita la libertad de expresión, una de las fundamentales en un Estado de derecho. También se llama mordaza al instrumento que se coloca en la mandíbula de los caballos para controlarlos.

Para el sábado está anunciada una gran manifestación en Madrid para protestar contra la nueva ley que quiere promulgar el Gobierno. A ella acudirán más de una treintena de organizaciones, colectivos, sindicatos y plataformas de policías y guardias civiles.

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies