CRISTINA PORTEIRO
¿Puede España cambiar de presidente sin ir a votar? Lo normal es que los ciudadanos acudamos a las urnas cada cuatro años a elegir quién queremos que nos represente, pero sí existe otro camino para apartar antes de tiempo a nuestros gobernantes si creemos que no lo están haciendo bien y hemos perdido la confianza en ellos. Esa vía es la moción de censura. Una herramienta que utilizó hace solo una semana el partido de extrema derecha Vox contra el presidente Pedro Sánchez (PSOE).

Mira este vídeo resumen de 2 minutos sobre la moción

¿En qué consiste?

Se trata de organizar una votación en el Congreso de los Diputados (formado por los políticos que elegimos en cada una de las elecciones generales y que controlan al Gobierno) para cambiar al presidente del Gobierno.

¿Quién la puede proponer?

Basta con que 35 de los 350 miembros del Congreso apoyen la iniciativa. Los ciudadanos no podemos pedirlo directamente.

¿Cuáles son las condiciones?

Para que la moción de censura prospere es necesario que haya un candidato a reemplazar al actual presidente. Ese candidato deberá exponer sus planes de gobierno al conjunto de los diputados y reunir el apoyo de la mayoría absoluta (esto supone sumar 176 votos en el caso de España, que tiene 350 parlamentarios).

¿Consiguió Vox su propósito?

No. El líder del partido, Santiago Abascal, no consiguió ni un solo voto de otras familias políticas. Se tuvo que conformar con los 52 de su partido. A pesar de los rumores de que algunos diputados del Partido Popular (PP) votarían a favor para echar a Sánchez, el resultado fue de 52 a favor y 298 en contra.

¿Por qué lo hizo?

En teoría, para acabar con un Gobierno al que comparan con el Isis (grupo terrorista islámico) y los «talibanes» (fundamentalistas islámicos). El grupo Vox sostiene que el de Pedro Sánchez es el peor Gobierno «de los últimos 80 años», una forma de decir que lo considera peor que los gobiernos del franquismo (dictadura que se extendió del 1939 hasta la muerte de Francisco Franco, en el 1975).

¿Por qué no se sumaron otros partidos?

Las posiciones extremistas de Vox generan un enorme rechazo entre las fuerzas progresistas, nacionalistas y la extrema izquierda. También en el PP, que acusa a Vox de intentar robarle votos.

Así quedaron las votaciones

Galicia se prepara para una moción en Ourense

Gonzalo Pérez Jácome el alcalde de Orense

En Galicia también podría haber pronto una moción de censura. PSOE, PP y BNG preparan un acuerdo para sustituir al alcalde de Ourense, Gonzalo Pérez Jácome, con el apoyo de exmiembros de su propio partido (Democracia Ourensana), descontentos con su polémica labor.

 

Sánchez contra Rajoy, la única moción (de 5) que tuvo éxito en España

Las mociones de censura no suceden todos los días. Desde que estamos en democracia (42 años) se presentaron cinco. De todas, solo una tuvo éxito. ¿Cuál? Pues la que presentó en el 2018 el actual presidente, Pedro Sánchez (PSOE), contra el anterior, Mariano Rajoy (PP). ¿Por qué lo hizo? Sánchez apuntó a los casos de corrupción en los que se vio envuelto el PP y ganó por solo dos votos.
No tuvo tanta suerte Felipe González (PSOE) en 1980. Su moción de censura contra el primer presidente de la democracia, Adolfo Suárez (UCD), no ganó. El mismo González fue a su vez el objetivo de otra moción siete años después (1987) presentada por Antonio Hernández Mancha (Alianza Popular, luego PP), quien también fracasó. Hubo que esperar al 2017 para la tercera moción de censura, la que presentó Pablo Iglesias (Podemos) contra Rajoy, y también falló. La de Vox, quinta y última, es la que menos apoyos ha recibido.

¿Y si una propuesta como esta sale adelante?

El presidente y todos sus ministros deben hacer las maletas y dejar el Gobierno de inmediato y el candidato propuesto en la moción de censura toma el poder. Para eso tendrá que jurar o prometer el cargo de presidente ante el rey de España (que es el jefe del Estado) y solo entonces podrá elegir al nuevo equipo de ministros. Ellos le ayudarán a gobernar y a cumplir con el programa político con el que se presentó. A cada ministro se le asignará una tarea y el nuevo presidente se trasladará al Palacio de la Moncloa, su residencia oficial.

Una opción legal ¿y legítima?

Vista del hemiciclo durante la intervención del líder de Vox, Santiago Abascal en la moción de censura de su partido al Gobierno. Foto: Mariscal EFE

Seguramente habrás escuchado en alguna ocasión el término «legítimo», o su antónimo: ilegítimo. Aunque el primero se suele usar para definir si algo es legal o no, en el mundo de la política este concepto tiene otro significado: algo es legítimo si es justo, razonable o ético. Por eso a la hora de juzgar si una moción de censura es legítima conviene aclarar desde qué punto de vista se habla: desde el legal o el político.

Desde la perspectiva legal, la moción de censura es totalmente legítima. El artículo 113 de la Constitución —la ley a partir de las que hacen todas las demás— permite cambiar el Gobierno. Pero es obligatorio dar algún motivo (por ejemplo: la pérdida de confianza en el presidente o una mala gestión de su gobierno) y presentar un candidato y un plan de gobierno alternativos. Es lo que se llama «moción de censura constructiva». En otros países también está permitida la «moción destructiva», que tiene como objetivo único tumbar al Gobierno, aunque no haya un plan para reemplazarlo.

El actual presidente, Pedro Sánchez, accedió al poder en el 2018 a través de una moción de censura como la de Vox, pero Sánchez sí consiguió el apoyo mayoritario del Congreso: fueron siete los partidos que votaron sí.
Los 350 escaños (asientos de diputados) que tiene el Congreso español están repartidos ahora mismo entre 10 familias políticas distintas. Aunque no comparten la ideología de sus rivales, en muchas ocasiones llegan a acuerdos para aprobar leyes, planes de gasto, para controlar al Gobierno y —como es el caso que estamos analizando—, para intentar sustituirlo por uno mejor.

En la moción del 2018, Pedro Sánchez consiguió echar a Mariano Rajoy gracias a los votos, entre otros, de partidos independentistas. Esta fue la razón por la que el PP, Ciudadanos y Vox llamaron a Sánchez «presidente ilegítimo» y «okupa de la Moncloa». Estos políticos explicaban que aunque la ley permitía la moción, Sánchez se apoyaba en partidos que quieren que su comunidad autónoma sea un Estado independiente a España, y por eso contar con ellos era una traición al Estado.

Entre la libertad de pensamiento y la lealtad al partido

Los 88 diputados del Partido Popular votaron en contra de la moción de censura, como había pedido su líder, Pablo Casado. Es habitual que respeten lo que se llama «disciplina de partido» (todos votan lo que decide el partido). No obstante, que los diputados sean leales al grupo político no significa que estén siempre de acuerdo con las decisiones que toma. Es el caso de Cayetana Álvarez de Toledo. La popular votó en contra de la moción de censura, pero criticó la estrategia de Casado de romper con Vox. ¿Crees que los diputados deberían tener más libertad para desmarcarse de los partidos?

Los insultos, causa o consecuencia de la crispación

Las buenas palabras y la cortesía —aún cuando existen discrepancias políticas—, son las mejores recetas para cultivar la tolerancia y un signo de salud democrática. Sin embargo, el debate de la moción de censura se caracterizó por el tono bronco y las palabras gruesas entre los portavoces de distintos partidos, desde el «mafia de criminales» que le dedicó Santiago Abascal (Vox) al Gobierno al «escoria fascista» del diputado del BNG, Néstor Rego, a la formación de extrema derecha. ¿Crees que la crispación política es un reflejo del clima social o es al revés?

PINCHA AQUÍ PARA IR A LAS ACTIVIDADES

ENTENDER

La difícil convivencia con los populismos

El líder del PP, Pablo Casado, hizo un discurso muy duro durante la moción y «rompió» con Vox, pero el PP necesita su apoyo para seguir gobernando en Madrid, Murcia y Andalucía. Vox, aunque tuvo que aguantar las críticas de Casado, ha asegurado que no tomará represalias, pero a la vez en Andalucía han dejado de negociar con el PP. El debate en el PP está abierto: ¿Habría que buscar aliados más estables?

En algunos países europeos, los partidos como el PP (democristianos, conservadores) y los similares al PSOE (socialdemócratas, progresistas) han desplegado un «cordón sanitario» a los partidos populistas de derecha, en el que incluyen a Vox. Este «cordón» significa que ninguno pacta con ellos para que no tengan nada de poder. ¿Crees que hacen bien?

El populismo es una corriente con se da tanto en la derecha como en la izquierda, y que trata de movilizar el voto con mensajes emocionales, en lugar de racionales. ¿Podemos vacunarnos contra sus efectos?

 

PROFUNDIZAR

Una moción de censura útil para cambiar el escenario político en España

¿Por qué siguió Vox adelante con la moción de censura si sabían que no tenía apoyos suficientes? Aunque este instrumento solo se debería utilizar para intentar cambiar el Gobierno, Vox lo usó con otro fin: intentar «retratar» al PP, el partido con el que compite por el voto más conservador. Esto quiere decir que si el PP votaba (como lo hizo) contra Abascal, Vox podría decir que el PP apoya al PSOE y a los separatistas (ya lo dijo, de hecho).

Los populares rompieron con Vox y votaron en contra porque consideraron la moción de censura una trampa contra ellos. Pero el partido está dividido: hay quienes piden más dureza contra Pedro Sánchez, y por tanto que votasen sí a Vox o al menos se abstuviesen (no votar, que es decir ‘no te apoyo pero tampoco te critico’); y quienes optan por cooperar y llegar a consensos con el PSOE. En su discurso, Casado avanzó hacia esta segunda vía. El líder del PP se presentó como un líder firme y serio que puede gobernar España (un estadista, se suele decir), que no se deja llevar por los gritos de furia y enfado de los populistas, que es moderado y una alternativa sensata al PSOE.

Este giro de timón puede traer cambios al escenario político. De entrada, Sánchez ha paralizado una reforma que quería aprobar sin el PP. A Casado no le molesta tanto ahora pactar con el PSOE como sus socios de gobierno (Unidas Podemos, también populista). ¿Crees que deberían aparcar sus rivalidades para lograr acuerdos?

Si PSOE y PP se acercan, Unidas Podemos será menos necesario para el PSOE y por tanto perderá influencia.

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies