Ingeniero industrial de formación, David Pérez (Vigo, 1989) es desde hace dos años consultor de transformación en la consultora coruñesa Kelea.

—¿En qué consiste tu trabajo?

—La misión de mi empresa es »Hacer del mundo del trabajo un mundo mejor para las personas» y, en esa línea, un consultor de transformación ayuda a empresas que quieran cambiar su forma de trabajar, ya sea modificando sus procesos, su estrategia, usando nuevas tecnologías o incluso organizándose de manera menos tradicional y jerárquica. Como somos alguien externo a la empresa, eso nos permite verla de manera más global y encontrar con más facilidad áreas de mejora, desarrollando un plan para conseguirlo. Puede aplicarse a todos los sectores imaginables. Nosotros trabajamos con empresas de comercio, de banca, de desarrollo de software…

—Supongo que no era tu vocación cuando elegiste qué estudiar…

—Yo escogí estudiar Ingeniería Industrial Mecánica, al principio por algo tan simple como querer ser inventor por culpa de la serie Erase una vez…los inventores que veía de pequeño. Una vez dentro, me apasionaba saber cómo y por qué funcionan las cosas que usamos día a día.

—Luego hiciste un MBA (un máster especializado en administración y dirección de empresas). ¿Por qué?

—Porque estuve trabajando en el mundo de la automoción y me sorprendió cómo en la mayoría de las carreras apenas se nos enseña sobre el retorno económico de lo que hacemos. Tras un proyecto donde todo el equipo trabajó muy duro y se acabó perdiendo dinero, decidí que esa parte era importante y que debía buscar donde aprender más sobre ello. Y un MBA te da una visión transversal de prácticamente todos los departamentos de una empresa.

—Y te enganchó el tema de la dirección de equipos.

—Ya estaba enganchado desde los 18 por culpa del deporte. He sido entrenador de fútbol y de fútbol americano, masculino y femenino, de base y sénior, y siempre me ha encantado poder acompañar a la gente en el proceso de ser mejor en algo.

—¿Cómo llegaste a tu empresa?

—A raíz de las prácticas del máster. Las hice en Kelea y me quedé. Personalmente, recomiendo a cualquiera que acabe unos estudios que aproveche bien las prácticas que ofrecen las universidades. Empezar en el mundo laboral es muy difícil y las practicas te dan ese primer acercamiento, sin el que luego es mucho más difícil encontrar una oportunidad.

—A tu profesión se puede llegar desde muchos estudios distintos…

—Sí. Yo soy ingeniero industrial, pero tengo compañeros que vienen de otras ingenierías, como la informática, por ejemplo. Otros vienen de ADE, de estudios relacionados con los Recursos Humanos… Y en otras empresas del sector hay psicólogos e incluso filósofos, porque trabajamos en la gestión de personas.

—¿Por qué escoger a un ingeniero para el trabajo que tú realizas?

—La dureza de estudiar una ingeniería te da muchas habilidades, más allá de las asignaturas que te imparten: sales sabiendo aprender por tu cuenta de temas complejos, desarrollas una tolerancia a la frustración que luego te viene muy bien para no desanimarte cuando vienen mal dadas, y tienes conocimientos de muchas áreas distintas, cosas puedes aplicar a una gran cantidad de puestos de trabajo diferentes.

—Hablemos de expectativas laborales. ¿Qué es lo mejor y lo peor de tu trabajo?

—Si hablamos de salario, la horquilla es muy grande, depende del campo al que te dediques, los años de experiencia, si tienes gente a tu cargo… Pero actualmente hay áreas en las que con pocos años de experiencia se cobra muy por encima de la media. Entre las cosas que yo más agradezco de mi trabajo está la posibilidad de teletrabajar, y sobre todo tener una bolsa económica para formación: te puede financiar cursos, certificaciones oficiales, idiomas, y hasta másteres. En la cara más dura, que a veces la gente se resiste al cambio y les cuesta aceptar nuevas maneras de hacer las cosas. Lo peor es tener que luchar contra el ‘‘pero aquí siempre se ha hecho así’’.

—¿Es imprescindible seguir formándose?

—Para un consultor es clave querer aprender siempre sobre nuevos temas y estar actualizado en los que ya conoces. Si no sabes que algo existe o no lo dominas, difícilmente vas a poder ayudar a quien te contrata. En mi empresa es raro que alguien no saque dos o tres certificaciones al año. Yo ahora estoy haciendo un máster de Data Science y analítica de negocio, es algo que llevaba mucho tiempo llamándome la atención y que me parece que va a ser clave en el futuro.

—El inglés será clave…

—Podemos trabajar con empresas de cualquier parte, y no hablar ingles puede cerrarte muchas puertas. Además de toda la terminología en ese idioma que se maneja. Y las formaciones más potentes también suelen estar en inglés. Que controlas ese idioma se da por hecho, y ya hay quien pregunta por otras lenguas a mayores.

—¿Qué habilidades hay que tener para tu profesión?

—Es importantísimo comunicarte de forma efectiva, empatizar, ya que todo lo relacionado con las personas es complejo. Hay que saber dar y recibir feedback, escuchar y comprender, y saber responder. Todas las llamadas habilidades blandas, que acaban pesando tanto o más que los conocimientos técnicos. Y ser educado también es fundamental.

—¿Crees que trabajas en un sector de futuro?

—Se puede hacer consultoría sobre cualquier tema: financiero, informático… las posibilidades son infinitas. Mientras haya un cliente que necesite acompañamiento sobre un tema que no domine, siempre va a hacer falta alguien que le eche una mano y le ayude a mejorar.

—Alguna mejora organizativa te habrás llevado a tu vida personal…

—Utilizamos tantas herramientas de mejora continua y de innovación que al final todo se pega. Por ejemplo, profesionalmente uso mucho el sistema Kanban de gestión del trabajo, un sistema visual para ir colocando todas las tareas que tienes que hacer e irlas priorizando, pudiendo ver muy claramente cuánto has hecho y cuánto te queda por hacer. Pues eso mismo hicimos utilizando pósits de colores en una mudanza de mi hermana en la que íbamos muy justos de tiempo.

Pasión por enfrentarse a nuevos retos y desafíos

Ser consultor de transformación requiere de habilidades para resolver problemas y trabajar bajo presión. Esta es la descripción de conocimientos, habilidades e intereses que debe tener en cuenta un estudiante que se sienta atraído por el trabajo:

Conocimientos previos

Dominio de las matemáticas y conocimientos de economía y estadística.

Dominio del inglés (recomendado).

Conocimientos básicos de informática (recomendado).

 

Habilidades y aptitudes

Habilidad para resolver problemas.

Buenas aptitudes numéricas.

Eficiencia y capacidad para trabajar bajo presión.

Capacidad de abstracción, observación, análisis, síntesis y razonamiento lógico.

Curiosidad, imaginación, creatividad y capacidad de innovación.

Buena capacidad de organización y planificación.

Capacidad para la comprensión lectora en inglés.

Pensamiento metódico.

Concentración.

Facilidad para adaptarse a nuevas situaciones, métodos y tecnologías.

Grandes habilidades comunicativas y empatía.

Capacidad de liderazgo, motivación y de dirección de equipos multidisciplinares para la consecución de los objetivos marcados.

Predisposición a la interacción interpersonal y grupal y al trabajo en equipo.

Capacidad de negociación y persuasión.

Capacidad para gestionar de forma eficaz y eficiente tanto los recursos financieros y materiales como los humanos.

Capacidad de síntesis y redacción.

Espíritu emprendedor.

Facilidad para adaptarse a nuevas situaciones, métodos y tecnologías.

 

Intereses

Pasión por enfrentarse a nuevos retos y desafíos a diario.

Interés por los avances tecnológicos y la investigación.

Interés por el aprendizaje constante.

Predisposición a la interacción interpersonal y grupal.

 

Esta información ha sido realizada por el equipo de expertos de viaedu.es

 

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies