3. CONTENIDOS

 

Mareas rojas

Las aguas de las costas de Galicia son, de forma natural, ricas en fitoplancton, un conjunto de algas microscópicas que son el principal alimento para muchos animales marinos, especialmente moluscos bivalvos como mejillones, berberechos, almejas o vieiras. De ahí que esta comunidad sea una gran productora de estos mariscos. De hecho, España se sitúa en el segundo puesto mundial de producción de este mejillón, por detrás de China, gracias a las más de 3.300 bateas de las rías gallegas.

En ocasiones la producción de fitoplancton puede ser mayor de lo habitual y provocar lo que se conoce como una marea roja, aunque los científicos prefieren utilizar el término de bloom o proliferación de algas nocivas. El color del que tiñen el agua estas microalgas, que no tiene que por qué ser precisamente rojo, varía entre los anaranjados, marrones y tonos rojizos, y se deben a los pigmentos fotosintéticos que poseen.  El problema de las mareas rojas proviene de las toxinas que producen algunas especies de microalgas; estas sustancias nocivas se acumulan en los moluscos y pueden trasmitirse hasta los humanos.

El desarrollo de un bloom de algas se debe a la interacción de procesos climáticos y oceanográficos. Al llegar la primavera, las condiciones meteorológicas favorecen la aparición de vientos que alejan las aguas superficiales de la costa; esto hace que las masas de aguas más profundas y frías asciendan a la superficie, arrastrando con ellas gran cantidad de nutrientes desde el fondo. Este aporte extra de nutrientes dispara la producción de fitoplancton. 

 

Bivalvos filtradores

La proliferación de algas nocivas tiene especial impacto sobre los cultivos de moluscos bivalvos: en bateas, sobre todo los de mejillones, y enterrados en la arena los de almejas, berberechos, navajas… Se alimentan filtrando el agua del mar con sus branquias, extrayendo pequeñas partículas de materia orgánica y microorganismos del plancton, entre los que se pueden encontrar las algas de una marea roja. Las toxinas de estas microalgas se acumulan en el cuerpo de los moluscos, y pueden llegar hasta los humanos al ser consumidos.

 

Biotoxinas

Se han descrito hasta 5.000 especies de fitoplancton en todo el mundo, pero sólo 6 de ellas han causado algún episodio de contaminación en Galicia por biotoxinas. 

Una clasificación simplificada, según los efectos que inducen en las personas que las ingieren es la siguiente:

– Las toxinas lipofílicas, un grupo en el que se encuentra la toxina diarreica, DSP (Diarrhetic Shellfish Poison), la de mayor incidencia en Galicia. Provoca patologías del tracto digestivo, como diarrea, vómitos y dolor abdominal,  y la producen especies de dinoflagelados, de los géneros Prorocentrum y Dinophysis.

– La toxina amnésica, ASP (Amnesic Shellfish Poison) afecta a las zonas cerebrales relacionadas con la memoria. Su presencia está asociada a las algas diatomeas del género Pseudo-nitzschia.

– La toxina  paralizante, PSP (Paralytic Shellfish Poison) ataca al sistema nervioso central y puede provocar parálisis. Es producida por dinoflagelados del género Alexandrium, Gymnodinium y Pyrodinium.

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies