Esta sección de la web del Programa Prensa-Escuela se despide hasta el próximo curso. Y dice hasta luego con una foto para que este verano, sobre todo si te acercas al mar, pero también si no lo haces, cuides de la Tierra allá donde vayas. Según un nuevo estudio liderado por el Instituto de Ciencias del Mar (ICM-CSIC) y la Universidad de Cádiz, se puede detectar con claridad la basura marina desde el espacio. Hasta ahora, la cantidad de basura, fundamentalmente, plásticos, en la superficie del mar rara vez era tan alta como para generar una señal detectable desde el espacio. Sin embargo, mediante el uso de superordenadores y algoritmos avanzados de búsqueda, los satélites son una herramienta eficaz.
Los resultados revelan grandes agregaciones de basura y desechos dentro de estructuras flotantes, científicamente conocidas como regueros, que pueden llegar a tener varios kilómetros de longitud. A pesar de que los sensores del satélite no fueron diseñados específicamente para detectar basura, su capacidad para localizar plástico permitió elaborar un mapa de las zonas más contaminadas del Mediterráneo.
Los resultados indican que la cantidad de plástico flotante en el Mediterráneo podría abarcar una superficie de aproximadamente 95 kilómetros cuadrados durante el período 2015-2021, lo que equivale a unos 7.500 campos de fútbol.

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies