CRISTINA PORTEIRO

Para algunos son unos justicieros que luchan contra los poderosos, para otros son simples troles (provocadores) con ganas de divertirse, pero no hay duda de que los jóvenes usuarios del foro WallStreetBets, de Reddit (el equivalente estadounidense a Forocoches), hicieron historia la semana pasada. Armados con un móvil y un poco de dinero, sus miembros se lanzaron a la bolsa (mercado) para castigar a un grupo de gente influyente que se estaba enriqueciendo con la crisis de GameStop, una empresa que vende videojuegos físicos. La gamberrada hizo temblar a Wall Street.

¿Qué es Wall Street?

Es un mercado al que acuden las empresas más grandes de Estados Unidos para conseguir el dinero que necesitan para seguir creciendo. Ese dinero llega de particulares o de fondos de inversión, que son grupos de personas que ponen conjuntamente su dinero en distintas empresas a cambio de acciones (participaciones), con la esperanza de en el futuro, si las cosas van bien, poder venderlas por más dinero a otros interesados.

¿Por qué se rebeló el foro?

Los fondos de inversión suelen estar dominados por gente muy rica y sin escrúpulos. Utilizan artimañas para ganar dinero como las posiciones a corto: toman prestadas acciones de otros inversores, las venden (por ejemplo a 10 euros), esperan a que caiga su valor y las vuelven a comprar (por 3 euros) antes de devolverlas: así ganan 7 euros. Eso es lo que hicieron con las de GameStop. Esta forma de actuar molestó mucho a los usuarios del foro. Se organizaron para desbaratar la estrategia de estas grandes fortunas que actuaron así en el pasado, ocasionando crisis y dejando a gente sin trabajo, sin casa y con deudas.

¿Cómo los hundieron?

Los fondos habían apostado a que el valor de las acciones de GameStop (precio que se paga por participar en la empresa) caería, pero los usuarios del foro se pusieron de acuerdo a través del chat para hacer subir su precio «hasta la luna». Compraron muchísimas acciones desde sus smartphones y acordaron no venderlas bajo ningún concepto. Consiguieron que subiera su precio, así que quienes habían actuado en corto perdieron miles de millones de euros (vendieron las acciones pensando que podrían comprarlas después muy baratas, pero estas subieron de precio y tuvieron que comprarlas muy caras para poder devolverlas).

¿Qué consecuencias tuvo?

Los fondos perdieron tanto dinero que alguno tuvo que pedir prestado para cubrir el agujero. También dejó en evidencia las lagunas de este mercado, que es fácil de manipular, y del poder que puede tener una comunidad de Internet.

Elon Musk alentó la revuelta

Reuters 

¿Qué puede llevar al hombre más rico del mundo a celebrar la rebelión de estos foreros? La venganza. El propietario de Tesla y Space X guarda rencor a los ricos de Wall Street porque cuando echó a rodar sus empresas lo despreciaron y se rieron de él. «Me molieron a palos», dijo.

 

 

Contraataque: Los fondos usaron su influencia para frenar los pies a los rebeldes

Los grandes fondos de inversión (manejados por gente muy poderosa y rica) trataron de influir en las autoridades para que intervinieran y frenaran las pérdidas. Pero el mercado es libre, así que nadie lo puede manipular al antojo de unos pocos. ¿O sí?

Los fondos se infiltraron entonces en el foro para provocar confusión entre los usuarios y desviar su atención hacia otras acciones, según denunciaron en el chat. Robinhood, una aplicación para comprar y vender acciones, les restringió el acceso a las de empresas como GameStop. Esto desató la indignación de los rebeldes de WallStreetBets, que querían seguir comprando para agrandar las pérdidas de los fondos. La historia acabó con su retirada y pérdidas en ambos bandos. Robinhood tendrá que dar explicaciones ante el Congreso.

 

La broma puede salirles muy cara a los participantes más novatos

La repercusión del troleo de WallStreetBets atrajo a muchos novatos que ni siquiera sabían cómo comprar acciones de la empresa. Posiblemente muchos pierdan su dinero. ¿Por qué? Los primeros en participar en la broma compraron acciones de la empresa muy baratas (14 euros cada una) porque nadie las quería. A medida que aumentaba el número de personas interesadas en comprarlas, el precio subía. Por eso superó la semana pasada los 250 euros.

El problema llegará cuando den por terminado el troleo y se empiecen a vender las acciones, como ocurrió el lunes. Al caer la demanda, caerá el valor de la acción y su precio. Los últimos en deshacerse de ellas lo harán por un precio mucho más bajo que por el que la compraron. Si compras a 250 euros un producto y lo vendes a 50 euros, ¡habrás perdido 200 euros!

El poder de actuar en grupo

El trabajo anónimo en equipo puede ser positivo, pero también puede propiciar la manipulación en red para hostigar y acosar a la gente

Lo que hace a un grupo y a una sociedad más fuertes es que las personas que forman parte de ellos trabajen unidas y persigan unos objetivos comunes. Cuando esto ocurre, se pueden conseguir muchas cosas, desde cambiar leyes (despenalización del aborto) a concienciar al público sobre problemas que hay que resolver (el cambio climático es un claro ejemplo) o incluso para arropar a colectivos desprotegidos, como las personas a las que desahucian de sus casas por no poder pagarlas.

Además de los movimientos sociales a pie de calle, hay también movimientos en Internet donde la gente se mueve en masa. El individuo no es tan importante como el colectivo. Lo que pesa es la influencia del grupo. Para bien y para mal. Algunos foros españoles, como Forocoches, son capaces de sacar lo mejor y lo peor de sus usuarios. Desde movilizarlos para recaudar dinero y sufragar los costes médicos de una persona con necesidades especiales hasta revelar los datos personales de una mujer víctima de violencia machista, como fue la joven de la que abusó la Manada en Pamplona. Ese suceso fue muy polémico. En el foro —de mayoría masculina— se generó una enorme corriente de odio hacia ella como respuesta a las protestas feministas que pedían justicia y que decían «sí, te creemos», frente a quienes ponían en duda su relato. La indignación que generó la filtración del nombre y la dirección de la víctima obligó a los moderadores del foro a colaborar con la Justicia y dar los nombres de las 50 personas que habían intentado lincharla a través de las redes sociales.

Este caso no es una excepción. Aunque puede parecer justo recriminar a alguien un comportamiento intolerable —como maltratar un animal (el youtuber Peluchín lo hizo)—, cabe preguntarse si es correcto aprovechar el anonimato y la presión del grupo para hacer justicia.

Y tú, ¿has sufrido alguna vez el acoso de un grupo por Internet?

 

Los riesgos de aplaudir e idealizar a los Robin Hood

Detrás de este síndrome de Robin Hood que empuja a los miembros de un grupo a actuar como justicieros también puede haber intereses oscuros. De ahí la importancia de no dejarse arrastrar por las emociones o la simpatía que puedan despertar. Incluso miembros del foro WallStreetBets reconocen que cuanto más se romantifican sus «hazañas» y más eco mediático obtienen más se envalentonan.

¿Te has parado a pensar que quienes promovieron esta campaña contra Wall Street obtuvieron enormes beneficios gracias a la movilización del foro? ¿Y si su propósito es hacer dinero aunque los más novatos lo pierdan?

 

El lenguaje: sucio, machista, con memes y falto de empatía

Al igual que ocurre en otras plataformas, en Forocoches o 4Chan prolifera el lenguaje plagado de memes, sucio y machista. Los comentarios denigrantes hacia mujeres, inmigrantes y minorías se utilizan para hacer humor y no es raro encontrar insultos en cualquier hilo.

Se trata de comunidades donde se da rienda suelta a los instintos que en público se suelen reprimir. Reproducen dinámicas tóxicas que van desde la burla y humillación de otros usuarios hasta el acoso.

 

PINCHA AQUÍ PARA VER LAS ACTIVIDADES DE LA UNIDAD

 

ENTENDER

Rebelión como respuesta a los abusos del sistema

Además de disfrutar del protagonismo y de querer hacer dinero, no hay que olvidar que detrás de este movimiento liderado por gente joven hay otra motivación: rebelarse contra las élites que han abusado del sistema para enriquecerse a costa de los más pobres, y Wall Street es el ejemplo de élite.

  A diferencia de movimientos como Occupy Wall Street (de protesta contra bancos y fondos que provocaron la crisis del 2008) o el 15M en España (para denunciar los recortes públicos), WallStreetBets no se moviliza en la calle. Utiliza la tecnología y las mismas reglas de juego que los ricos para hacer dinero, pero a costa de estos y no de las empresas.

«Es una revuelta contra los pocos que tenían acceso a jugar con las cosas que las masas no tenían», resume su fundador, Rogozinski. De hecho, él fue expulsado del foro por publicar un libro donde desentraña su funcionamiento. No lo echaron por revelar secretos, sino por ganar dinero a su costa.

 

 

PROFUNDIZAR

La bolsa se ha convertido en una casa de apuestas: genera adicción al juego con cada clic en el móvil

Atención a este dato: el 60 % de las personas que utilizan Robinhood (una aplicación móvil para comprar y vender acciones) tienen entre 16 y 24 años. Es un público tan joven que, para atraerlos, la plataforma se publicita en TikTok, no en periódicos o televisiones. ¿No te parece raro?

Para Rogozinski, tiene todo el sentido: la bolsa «se ha convertido en un casino», en una casa de apuestas a la que se puede acceder con un clic. Hay jóvenes que tienen conocimientos financieros, otros solo participan por la adrenalina que les genera apostar. Se ha convertido en un juego que está generando adicción.

Una de las conductas más tóxicas que se dan en el foro tiene que ver con que sus miembros jalean a quienes toman las decisiones más arriesgadas, como invertir todos los ahorros en una empresa hundida. Estos ejemplos pueden conducir a la gente más irreflexiva a imitar esos comportamientos tan perjudiciales.

Tampoco hay que olvidar la responsabilidad pública. Las autoridades estadounidenses se benefician de las apuestas arriesgadas a corto plazo (comprar y vender acciones rápido) de estos jóvenes porque recaudan en impuestos mucho más (un 37 % de los beneficios) que de las inversiones a largo plazo en empresas (casi el 0 %).

La bolsa no es el único sector que genera adicción. Las casas de apuestas, los salones de juego o los videojuegos (con sus lotes sorpresa) también pueden enganchar de forma malsana.

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies