Tema: Luna
Destinatarios: Primaria y Secundaria
Asignatura: Ciencias de la Naturaleza, Biología y Geología, Cultura científica
Autor: Bibiana García Visos

Introducción

Como un flexo natural, la Luna nos alumbra por las noches y nos sorprende «encendida» en el cielo diurno. Casi siempre que miramos al firmamento ahí está, vigilante. Su presencia ha sugerido poemas, películas, libros, canciones… y hasta un baile, el popular Moonwalk de Michael Jackson. Más allá de inspirarnos, también se cuela en nuestro día a día con su influencia sobre las mareas. Al observarla nos surgen múltiples preguntas: ¿por qué siempre nos mira con la misma cara?, ¿qué hay en el lado que no vemos?, ¿por qué tiene fases?, ¿cómo se formó? En los últimos meses, nuestra compañera de viaje alrededor del Sol además ha sido noticia, destacando que en julio de 2019 se cumplió medio siglo desde que el astronauta estadounidense Neil Armstrong puso un pie en su superficie, en nombre de toda la humanidad.

Noticias

10/07/2019
Así llegamos a la Luna: El día en el que la humanidad dio el salto

11/10/2019
La llegada a la Luna se planeó en español

09/01/2020
El primer eclipse penumbral de luna del 2020

Además de estas noticias, el año pasado la Administración Espacial Nacional China (CNSA, por sus siglas en inglés) volvió a hacer historia al lograr aterrizar en la cara oculta de la Luna, con su expedición Chang’e 4. Un hito tecnológico que nos permitió corroborar que ese lado es muy distinto del que vemos: mientras el visible muestra mares de basalto y pocos cráteres, el escondido está lleno de oquedades y su composición mineral es diferente. Además de estudiar la superficie, la misión china también incluye experimentos científicos, como monitorizar el crecimiento y respiración de plantas e insectos en condiciones de poca gravedad (la Luna tiene una capacidad de atracción seis veces menor que la de la Tierra).

Más recientemente, hemos podido leer sobre el proyecto de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) de colocar una estación espacial permanente en la órbita lunar. La llamada Deep Space Gateway será una especie de «parada de autobús» desde la que se podrá descender a la superficie lunar o seguir en una misión espacial más lejana. Los astronautas podrán permanecer allí hasta noventa días, realizando pruebas sobre misiones humanas de larga duración. Un paso más hacia el objetivo de llegar a Marte.

Contenido

Aquí encontrarás varios vídeos que tratan las grandes cuestiones sobre la Luna.

En la página de la NASA dedicada a la Luna hay abundante información y recursos sobre nuestro satélite

Radio Televisión Española hizo un especial interactivo sobre los 50 años de la llegada a la Luna, donde puedes descubrir todo sobre ese hito histórico.

Origen de la Luna

La idea más aceptada sobre el origen de la Luna es la hipótesis del gran impacto, que defiende que nuestro satélite se formó hace 4.500 millones de años debido a la colisión de un cuerpo astronómico del tamaño de Marte (llamado Thea) con la Tierra.

Aunque esta hipótesis es la más extendida, hay otras. Por ejemplo, la de la captura, que afirma que la Luna se habría formado cuando un fragmento de otro planeta, por ejemplo Venus, se desprendió y fue capturado por la atracción gravitacional de la Tierra. Aquí puedes consultar más teorías sobre la formación de nuestro satélite, y organizar una clase de debate en la que, por grupos, los alumnos deban defender una de las hipótesis.

La cara visible

Cuando miramos hacia la Luna siempre vemos la misma cara, por eso hablamos de su lado visible y de su lado oculto (en la imagen a izquierda y derecha, respectivamente). Esto ocurre porque la Luna tarda lo mismo en rotar una vez sobre sí misma que en dar una vuelta alrededor de la Tierra. No es un movimiento fácil de imaginar, pero el resultado es que siempre apunta hacia nosotros la misma cara lunar, como es posible entender en esta animación.

Para profundizar en la morfología de nuestro satélite es interesante hacer una descripción de las dos caras de la Luna y enumerar las diferencias que se observan entre ambas. Además aquí es posible comparar su aspecto con el de los otros satélites del Sistema Solar (en total hay cuarenta), y verificar si se parece a alguno.

Fases lunares

No todas las noches vemos la Luna de la misma manera. Las fases lunares son los cambios de la porción visible del satélite que observamos desde la Tierra, debido a las distintas posiciones de la Luna respecto a la Tierra y al Sol. El ciclo completo, denominado lunación, pasa por luna llena, luna menguante, luna nueva (cuando no se ve) y luna creciente, para llegar de nuevo a llena. Este ciclo dura 29,53 días. En este interactivo hay una recreación de cómo se producen las distintas fases lunares.

Un actividad al aire libre es salir e intentar reconocer la fase en la que se encuentra la Luna. Para esto hay un viejo truco que dice que «la luna es mentirosa», porque cuando presenta forma de «C» no está creciendo, sino menguando. Por el contrario, cuando parece una «D» no decrece, está creciente. Una actividad que ayuda a entender las distintas fases es reproducirlas sobre una caja de luz o una ventana, usando cartulina negra.

Eclipse de Luna

Un eclipse lunar se produce cuando la Tierra se interpone entre el Sol y la Luna, tapándola con su sombra. La puede ocultar por completo o solo parcialmente. En el caso de un eclipse total, al contrario de lo que ocurre en los de Sol, la Luna no desaparece cuando se alcanza el máximo. Lo que sucede entonces es que la Luna se torna rojiza, lo que se conoce popularmente como luna de sangre. Esto es debido a que la capa que recubre la Tierra filtra la luz que le llega desde el Sol, dejando pasar solo los tonos rojizos, que alcanzan el satélite. El color que adopte la Luna dependerá de las condiciones de la atmósfera en ese momento. Si la coloración es más bien oscura significa que hay mucha contaminación, mientras que si es clara, indica poca. En esta página marcan cuándo tendrán lugar los próximos eclipses de Luna, para intentar observarlos.

Superluna

En ocasiones nos parece ver una Luna más grande y brillante en el firmamento, lo que denominamos superluna. Este fenómeno tiene lugar porque su órbita alrededor de la Tierra no es exactamente circular, sino elíptica. Así, la distancia entre la Tierra y su satélite varía desde el punto más cercano, llamado perigeo, hasta el más lejano, el apogeo. Cuando la Luna se observa en fase llena, totalmente iluminada por el Sol, y además coincide con su posición en perigeo, puede percibirse hasta un 14% más grande y un 30% más brillante, que cuando sucede lo mismo pero en apogeo. Las lunas llenas cercanas al perigeo y al apogeo reciben los nombres de superlunas y microlunas, respectivamente. Así de diferentes las vemos desde la Tierra.

Las mareas

Hay muchos mitos sobre la Luna que no tienen ninguna base científica, como que actúa en el crecimiento del pelo o en el día en que las mujeres dan a luz. Aquí puedes revisar algunas de esas leyendas. Lo que sí hace la Luna es influir en las mareas. La atracción que la Luna y, en menor medida, el Sol ejercen sobre la Tierra mueve el agua de los océanos, lo que provoca las mareas. En las fases creciente y menguante de la Luna las mareas son más pequeñas y reciben el nombre de mareas muertas. Por el contrario, cuando hay Luna nueva o llena, que es cuando el Sol, la Luna y la Tierra se alinean (cuando la gravedad de la Luna y del Sol tiran en la misma dirección), las mareas son mayores, se llaman mareas vivas. En este interactivo puedes ver cómo se suceden las mareas.

Llegada a la Luna

La misión Apollo 11 de la NASA puso los primeros astronautas sobre la superficie de la Luna el 21 de julio de 1969. Desde entonces, solo cinco misiones más han llevado a otros: las del Apollo 12 (1969), 14 (1971), 15 (1971), 16 (1972) y 17 (1972). En total, doce hombres han pisado el satélite de la Tierra, tras un largo viaje espacial de entre cuatro y cinco días. Fueron Neil Armstrong, Buzz Aldrin, Pete Conrad, Alan Bean, Alan Shepard, Edgar Mitchell, David Scott, Jim Irwin, John Young, Charlie Duke, Harrison Schmitt y Eugene Cernan. Conoce más de ellos en esta lista.  Gracias a las descripciones que estos astronautas han hecho en entrevistas y declaraciones podemos saber de primera mano lo que se siente sobre la superficie lunar. Aldrin asegura que nuestro satélite parece estar cubierto de polvo de talco gris. Aquí en la Tierra podemos intentar reproducir esa arena lunar mezclando harina, aceite y purpurina. Para fabricarla puedes seguir estos pasos.

Desde diciembre de 1972 ningún ser humano ha vuelto a la Luna, aunque con la expedición china Chang’e 4 parece que volvemos a estar más cerca. ¿Quién será la próxima persona en alcanzarla? ¿Quizás tú?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies