ANTONIO SANDOVAL

Incluso si vives en el centro de cualquiera de nuestras ciudades, seguro que, en tus paseos de ida o regreso de tu centro escolar, pasas cerca de algún espacio verde, por pequeño que sea. Si no es así, quizá lo hagas cuando vas a hacer deporte, o a ver a alguien de la familia, o quedar con tu pandilla…

Por otro lado, quizá vives en algún lugar rodeado de vegetación, y te basta con asomarte a la ventana para ver decenas de árboles, o una amplia campiña, o… Todo esto viene a que es más que probable que en uno, varios, o muchos rincones de cualquiera de esos lugares haya crecido este húmedo otoño más de una seta. ¿Las has visto? Si no es así, prueba a buscar alguna.

Gente de sombrero

Las más fáciles de encontrar, claro está, son las de gran sombrero, como las de la fotografía. Por cierto: intenta identificarlas. Hazte para ello con una guía de setas y hongos en la biblioteca de tu centro escolar, o con la ayuda del departamento de ciencias, e incluso de alguno de los más habituales buscadores de imágenes en internet. A continuación, prueba a identificar también las que encuentres en tus paseos. Si vives en la ciudad, serán de aspecto mucho más discreto.

Pero sin arrancarlas, ni tocarlas: total, ¡se trata solo de saber su nombre! Seguro que sabes muy bien que en esta época del año son muchas las personas aficionadas a estos frutos que buscan las que para ellas son las más sabrosas, pero se limitan a observar aquellas otras que son bien conocidas por su toxicidad, que en ocasiones llega a ser letal. No se trata de tenerles pánico, sino respetuosa curiosidad científica.

¿Sabías, por ejemplo, que hay una seta que se llama Lengua de buey? ¿Y que a otra le han puesto el extravagante nombre de Pedo de lobo? Investiga por qué. Ninguna de ellas luce sombrero. Tampoco la que se conoce como Dedos del diablo, y cuyo aspecto e historia te sorprenderá en cuanto te pongas a saber más acerca de ella. De aspecto y olor inquietantes, y oriunda de muy lejos, se sospecha que su presencia en este continente tiene que ver con una guerra…

Asociaciones micológicas

En cualquier caso, si te apetece saber más acerca de las especies comunes donde vives y en sus alrededores, puedes probar a apuntarte a algunos de los cursos de identificación que en estas fechas organiza cualquiera de las diferentes asociaciones micológicas que hay en Galicia. ¡También proponer a tu centro escolar que invite a alguna de ellas a dar una charla en vuestro salón de actos!

La micología, por supuesto, es la rama de la ciencia que se dedica al estudio de los hongos. Y que abarca mucho más que las setas. La palabra griega mykes significaba hongo. ¿Conoces, ya que estamos, la diferencia entre hongo y seta? ¿Y serías capaz de acertar, de paso, cuántas especies de hongos calcula la ciencia que existen en este planeta? Una de las descubiertas más recientemente fue encontrada en la isla de Cortegada, en el Parque Nacional das Illas Atlánticas de Galicia… Que es, por cierto, todo un paraíso para estos organismos.

Para saber más: Federación Galega de Micoloxía


asandovalrey@gmail.com es escritor y divulgador.

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies