ANA ABELENDA

Es fascinante la capacidad creativa y manual de muchos padres, especialmente madres, que se lucen como halloqueens a mi alrededor. Alucino con las bellas artes de algunas que han hecho esculturas de terror imponentes, poniendo en sus manos el sudor de su tiempo, cuarto y mitad de ese amor total que solo se siente por los hijos. Sé que algunas madres se lo curran como yo, por amor, sí, sí, pero, más que por amor al arte de la manualidad, por no avergonzar a sus hijos, por no darles calabazas en ese modo equipo que se impone, con luces y sombras y algún truco, en la comunidad escolar. Será una forma fácil de escaqueo, pero, viendo lo poco que dan de sí mis manos en psicomotricidad fina, prefiero echar el resto en otras cosas. No en la cocina, no en el cole… ¡Me pregunto en qué! La duda es un motor… ¿o ir al ralentí cuesta abajo en estos ritmos cotidianos de fórmula uno? Una amiga solía decirme que mis dedos de uñas mordidas parecían palos los palos de un tambor, y yo tan happy, dándole tralla a las teclas, ponponponpón. Tengo que aporrear cada letra dedo a dedo. Yo con los dedos, como Belén Gopegui, pienso mejor. Sin mi tambor dactilar no pienso, no soy yo…

Con estos palos de tambor que sienten más que razonan compuse mi primera nota terrorífica de amor (llamarle carta é moito, ¡aquel mensaje en tarjeta pautada era la semilla de un tuit!) al estilo Bécquer. Quise escribir un poema y el resultado fue una leyenda de terror. Por romántica me dieron en BUP mis primeras calabazas. Una chica podía ponerse cualquier cosa, ¡pero un soneto no!

El primer amor se olvida mejor que las primeras calabazas. En ellas pienso mientras mi hija adolescente ve El resplandor. Es pequeña para entrar en el hotel Overlook. Pero consigue salir…

Yo sigo huyendo de Jack Torrance, y de Bécquer. Ojalá ella huya así del reguetón…

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies