Es la palabra que mejor define los acuerdos que se firmaron en Egipto al final de cumbre climática del 2022, la COP27. Hay un premio de consolación poco definido para los países vulnerables que más sufren los efectos del cambio: la creación de un fondo que deben financiar los países que, como China y la India, más contaminan. Después de muchos años de discusión sobre este fondo, es un acuerdo importante.

La tensión de las negociaciones de reflejó en que algunos pretendieron eliminar el objetivo, fijado en el Acuerdo de París, en la COP21 (2015), de que el ascenso de la temperatura media global no superara un aumento de 1,5 grados este siglo, cuando ya se alcanzaron 1,2 y acaba de empezar. De Egipto no sale ningún avance sobre reducir el uso de los combustibles fósiles como el petróleo, el gas y el carbón que liberan los gases de efecto invernadero.

Así que las asociaciones ecologistas se mueven entre la satisfacción por el acuerdo del fondo para los países vulnerables y el lamento porque no se avanzó en el control del aumento climático.

 

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies