Fernando Pariente.

La encefalopatía espongiforme es una enfermedad incurable, pero muy poco frecuente, que produce el deterioro irreversible de las células cerebrales hasta provocar la muerte. Su incidencia es tan escasa que se han hecho muy pocos estudios sobre ella y carece de un tratamiento específico. Sólo suele detectarse cuando se lleva a cabo una autopsia después de fallecido el enfermo. Se transmite por la ingestión de carne de vacuno afectado previamente por el mismo mal, de ahí el nombre de enfermedad de las vacas locas. En 1996 se registraron en Gran Bretaña algunos casos que desataron en toda Europa una ola de pánico. La mayor parte de los países tomaron medidas radicales, decretando el exterminio de todas las reses que hubiesen estado en riesgo de ser contagiadas e impidiendo los traslados de ganado. Se declaró, además, la cuarentena sobre las Islas Británicas, impidiendo la exportación de toda la carne producida en las tierras de su Graciosa Majestad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies