3. CONTENIDOS

La mosca de la fruta, Drosophila melanogaster, es un pequeño insecto de unos 3 milímetros de largo que crece en la fruta madura. También es uno de los organismos más valiosos en la investigación biológica, en particular en genética y biología del desarrollo. Drosophila se ha utilizado como organismo modelo durante más de un siglo, e incluso hoy en día miles de científicos trabajan en múltiples y diversos aspectos de la mosca de la fruta. La mosca adulta tiene el cuerpo parte negro y parte marrón, ojos rojos y, como otros insectos, está formado por cabeza, tórax y abdomen. Debido a su tamaño pequeño, es necesario usar una lupa o un microscopio para observar estos detalles.

¿Por qué trabajar con Drosophila en el aula?

Como muchos otros insectos, Drosophila melanogaster atraviesa una metamorfosis completa en un período de tiempo muy breve. Su ciclo vital comienza cuando la hembra pone hasta unos 500 huevos en la piel de la fruta madura o de otros alimentos. Una vez transcurridas 24 horas desde la puesta, emerge una pequeña larva que se alimenta de la fruta durante alrededor de tres días. Durante estos tres días, pasa por tres etapas que se denominan estadios. Al finalizar la etapa larvaria pasa por una etapa de pupa durante cuatro días más y emerge como adulto. 

La mosca de la fruta es un organismo sencillo de manejar y además, tras tantos años de investigación, se conoce muy bien su biología. Es de pequeño tamaño, con un ciclo de vida de unas dos semanas, de mantenimiento asequible y produce una descendencia muy numerosa. También surgen numerosas mutaciones en sus genes y su genoma completo ya ha sido secuenciado. Como es difícil observar la mosca de la fruta en estado normal, ya que es muy pequeña y se mueve mucho, funciona muy bien anestesiarla y observarla con lupa o microscopio. 

Ciclo de vida

La mosca Drosophila  pasa por las fases de huevo, larva, pupa y, finalmente, insecto adulto. La duración de su ciclo de vida depende de varios factores ambientales, tales como la temperatura y la humedad. A una temperatura de 25ºC y una humedad relativa del 60%, el ciclo de D. melanogaster desde huevo a adulto es de unos 10 días, mientras que a 20ºC son necesarios 15 días para ello.

El huevo de Drosophila mide sobre medio milímetro de largo. Después de la fertilización es necesario un día para que el embrión se desarrolle y se transforme en una larva con aspecto de gusano.

La larva se alimenta y crece continuamente, mudando los días 1, 2 y 4 tras la eclosión del huevo (primer, segundo y tercer estadio). Después de dos días en el tercer estadio larvario, muda una vez más y se convierte en una pupa que ya no puede moverse.

La pupa transforma completamente su cuerpo a lo largo de cuatro días, formándose un adulto con alas que surge de la envuelta cuando la metamorfosis está completa. Una vez que el adulto emerge de la pupa, las alas se extienden y se secan, el abdomen se hace más redondeado y el color del cuerpo se hace más oscuro. El adulto es fértil después de doce horas de surgir de la pupa.  

Nota: Los tiempos se refieren a una temperatura de cría de 25ºC; a 18ºC el tiempo de desarrollo es el doble de largo.

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies