3. ACTIVIDADES

3.1. ANÁLISIS DE LA NOTICIA

Para tomar contacto con el latín y las demás actividades de este e-studio, comenzamos por leer atentamente la noticia elegida y señalar en ella, subrayándolos o marcándolos en negrita:

a) Cultismos o latinismos propios de la jerga eclesiástica (se trata de palabras cuyo significado en español (y en gallego, en italiano, francés, etcétera) es prácticamente el mismo que en latín): Constitución apostólica, cónclave, cardenales, congregación general, sede vacante, camarlengo, purpurados, anverso, católica, cónclave, colegio (cardenalicio), decano, litúrgicas, pontificias, espíritu, protodiácono, electo, concilio, vicario.

b) Locuciones latinas: motu proprio, in extremis, habemus papam.

c) Expresiones en latín (sentencias o fórmulas será lo que encontremos): Universi Dominici gregis, Extra omnes, Annuntio Vobis Gaudium Magnum Habemus Papam, Lumen gentium.

A continuación las marcamos en los textos de las noticias, pero queda una tarea por realizar: buscar el significado de estas expresiones, para la mayoría de las cuales será suficiente con el Diccionario de la RAE en línea.

NOTICIA 1

El papa Benedicto XVI estudia la posibilidad de publicar un «Motu Proprio» para precisar algunos puntos de la Constitución Apostólica y poder adelantar el cónclave, tal y como ha confirmado hoy el portavoz vaticano, Federico Lombardi en rueda de prensa.

El documento de iniciativa papal para modificar cuestiones del Gobierno de la Iglesia podría permitir a los cardenales el adelanto del cónclave.

Según la Constitución «Universi Dominici gregis» el cónclave debe comenzar después de 15 o 20 días de producirse la vacante de la Silla de Pedro por muerte o por la renuncia del Pontífice.

En los últimos días varios cardenales han expresado su voluntad de anticipar el inicio del cónclave, dado que Benedicto XVI anunció su renuncia el día 11 de febrero y esa será efectiva el día 28 a las ocho de la tarde.

El eventual anticipo del cónclave, gracias a la intervención «in extremis» del papa Ratzinger, podrá ser establecido por los cardenales reunidos en congregación general al inicio de la llamada «Sede Vacante», es decir, el periodo que empieza cuando el papa renuncie y el camarlengo, cardenal Tarcisio Bertone, se hace cargo del gobierno temporal de la Iglesia.

Se espera que 117 cardenales electores participen en los trabajos del cónclave en la Capilla Sixtina hasta que la «fumata» blanca anuncie el «habemus papam», es decir, que los purpurados han elegido al sucesor de Benedicto XVI.

NOTICIA 2

Anillo del Pescador: El anillo del Pescador es un anillo de oro macizo que llevan todos los papas con su nombre grabado en latín y que en la antigüedad servía para sellar documentos. Tras la muerte o la renuncia de un papa, el Vaticano raya el anverso del anillo, que sirve como sello, para impedir falsificaciones.

Camarlengo: Administrador de la propiedad y las rentas del Vaticano y, hasta la elección del nuevo papa, máximo responsable de la Iglesia católica. Actualmente esa función está a cargo del cardenal italiano Tarcisio Bertone.

Capilla Sixtina: Capilla donde se lleva a cabo el cónclave. Está situada dentro del palacio apostólico del Vaticano, conocida en el mundo entero por los magníficos frescos de Miguel Ángel.

Colegio Cardenalicio: el Colegio Cardenalicio (o «sagrado colegio») reúne a todos los cardenales de la Iglesia católica, incluidos los mayores de 80 años que no tienen derecho a voto en el cónclave. El decano actual del colegio es el italiano Angelo Sodano.

Cónclave: la palabra «cónclave» viene del latín cum clavis, que significa «bajo llave». Es la reunión de los cardenales de todo el mundo (en este caso 115 de 51 países distintos). En 1970, Pablo VI fijó a 80 años la edad límite de los cardenales para votar. El cónclave se reúne en un plazo de entre 15 y 20 días tras la renuncia o la muerte del papa pero puede adelantarse si todos los cardenales están ya en Roma.

Constitución Apostólica: En 1996 Juan Pablo II promulgó la Constitución Apostólica Universi Dominici Gregis que detalla el proceso de elección del nuevo papa, desde la «sede vacante» (el momento en que el Vaticano se queda sin papa) hasta la proclamación de su sucesor. El 25 de febrero Benedicto XVI promulgó un decreto (motu proprio) que permite adelantar la fecha del cónclave.

«Extra omnes»: Expresión latina que significa «¡Todos fuera!», pronunciada en voz alta por el maestro de ceremonias litúrgicas pontificias para invitar a todos los que no participan en el cónclave a retirarse de la Capilla Sixtina.

Espíritu Santo: Según la teología católica es el tercer elemento de la Trinidad (con Dios y su hijo Jesucristo) y el verdadero «elector» invisible del cónclave. Los cardenales lo invocan al entrar en procesión en el escenario de la votación.

Fumata blanca, fumata negra: Durante el cónclave se vota dos veces por la mañana y dos veces por la tarde. Tras cada votación, las papeletas se queman en una estufa instalada dentro de la Capilla Sixtina y que tiene salida al exterior. Si no se alcanza un acuerdo, se usa otra estufa con productos químicos (en la antigüedad era paja húmeda) para que el humo sea negro. Si el resultado es positivo, se queman las papeletas, lo que provoca el humo blanco que anuncia la elección del nuevo papa. En ese momento las campanas de la Basílica de San Pedro y de toda Roma empiezan a redoblar.

Juramento: Los 115 cardenales electores prestan juramento de guardar secreto sobre todo lo que ocurre en el cónclave, al igual que las 90 personas que tienen a su servicio a lo largo de toda esta reunión a puerta cerrada que dura hasta que un nombre obtenga una mayoría dos tercios de los votos (77).

«Habemus papam»: «Annuntio vobis gaudium magnum: Habemus papam» («Les anuncio con gran alegría: ¡Tenemos Papa!»). Es la fórmula con la que el cardenal protodiácono anuncia al mundo la elección del nuevo papa.

Lágrimas: Justo después de aceptar el cargo, el papa electo se aísla en una habitación contigua a la Capilla Sixtina, la «Sala de las Lágrimas», para dar rienda suelta a sus emociones ante la magnitud de la misión que le espera.

Papa: El papa, obispo de Roma y sucesor de San Pedro, «es el principio y fundamento perpetuo y visible de unidad, tanto de los obispos como de la muchedumbre de los fieles», según el Lumen Gentium, uno de los principales textos del Concilio Vaticano II. «Papa» viene del griego y significa «padre». Entre otros, el líder de la Iglesia católica ostenta el título de Santo Padre, Vicario de Cristo, Sucesor de Pedro, Obispo de Roma y Primado de Italia.

Papables: Los papables (papabili en italiano) son los cardenales de los que se cree tienen posibilidad de ser papas.

Protodiácono: Es el encargado de anunciar públicamente el nombre del nuevo papa. Actualmente es el francés Jean-Louis Tauran.

Sede vacante: El periodo llamado de «sede vacante», es decir de trono vacante, empieza con la muerte o la renuncia de un papa. Todos los jefes de los dicasterios (los «ministerios») de la Curia Romana, el gobierno de la Iglesia, dejan su cargo. La «sede vacante» termina con la elección del nuevo papa.

3.2. DE QUÉ VA EL LATÍN

En Internet podemos encontrar varios cursos y gramáticas de latín.

– El curso de Aula Fácil tiene una introducción muy didáctica. Es la lección 3.ª, Introducción al estudio del latín. Se puede complementar con la lección siguiente, sobre las declinaciones, donde se explica lo que quizá resulte más sorprendente para quienes lo ignoran todo sobre esta lengua. Y la lección 24.ª, con las conjugaciones, permitirá comparar el sistema latino con el español.

– Hay uno muy conciso, más un prontuario que otra cosa.

En esta web se puede consultar una gramática muy bien estructurada y con unas tablas fáciles de leer.

¿Y qué se puede hacer con uno de estos cursos en el aula? Obviamente, no se trata de seguirlo desde el principio hasta el final, pero sí nos van a servir para un juego que ayude a conocer al menos las dos primeras declinaciones. Un juego que admite variantes, según la edad de los alumnos, en el que se trata de que interactúen con sustantivos latinos y españoles.

– Dibujamos doce carteles con una palabra latina de la primera y de la segunda declinación, cada uno en un caso (nominativo, vocativo, acusativo, genitivo, dativo y ablativo, en singular y en plural), por ejemplo Collega, Nautarum, Aquam, Amici, Oculis, Populi, etcétera. Elíjanse unos pocos sustantivos de cada declinación.

– Otros doce carteles tendrán cada uno la indicación de un caso (nominativo singular, genitivo plural, etcétera) o una frase muy breve en castellano (por ejemplo: «Llega el marinero», «Un regalo de mi amigo», «Dame agua», «Niño, ven») en la que esté muy clara su función.

– Se hacen con estos carteles equipos que pueden repartírselos de dos formas: o bien uno solo lleva los del primer grupo y otro los del segundo, y después se los intercambian, o bien ambos equipos se reparten carteles de ambos grupos a partes iguales.

– El juego consiste en que un miembro de un equipo saque una frase y otro del otro equipo le conteste con la palabra latina adecuada.

El objetivo del juego se cumple cuando los alumnos han memorizado los casos y son capaces de relacionarlos con las funciones sintácticas básicas. Sugerimos una lista muy breve de sustantivos de la primera y la segunda declinación (solo masculinos enus):

– agricola, aqua, collega, epistula, ianua, incola, laetitia, natura, nauta, pecunia, regina, silva, tabula, via, vita

– amicus, annus, barbarus, cibus, equus, inimicus, locus, ludus, murus, numerus, oculus, populus, reus, somnus, ventus

También se puede ampliar el juego con el verbo sum y unos pocos verbos de la primera y la segunda conjugaciones:

– secare, adiuvare, dare

– movere, videre, tenere

3.3. LECTURA PARA LA PRESENTACIÓN O PARA EL DEBATE

Esta entrevista explica la vigencia del latín en nuestro hablar cotidiano en forma tanto de locuciones como de sentencias y aforismos. Se puede descargar de la web de Fundéu (la Fundación del Español Urgente), se titula <Hablamos latín todos los días> y quien responde es Antonio Cascón, profesor de latín de la Universidad Autónoma de Madrid. Contiene una buena colección de expresiones de uso más o menos corriente, pero también es ágil y bienhumorada, lo que la hace idónea para presentar el tema o para sugerir un debate. Puede leerseaquí.

3.4. EL LATÍN EN LA PRENSA

El artículo O latín, unha lingua moi viva, del profesor Óscar Sánchez Vidal, es una propuesta de actividad pensada para las clases de Latín, aunque extrapolable a las de Lengua Española o Lingua Galega). Puede descargarse el artículo, publicado en Eduga. Revista Galega do Ensino (n.50, año 2007), desde aquí.

Una presentación explica por qué surge la actividad y a continuación se detalla cómo desarrollarla. Se trata de una práctica para realizar durante un tiempo largo (un trimestre, por ejemplo), que obliga a los alumnos a leer el periódico para encontrar expresiones latinas y descubrir significado.

La actividad supone primero rastrear tanto locuciones latinas como latinismos, que irán engrosando una tabla que las ordena alfabéticamente. En la columna segunda de esta tabla se da un significado literal de esa locución, latinismo o expresión. Una tercera columna recoge el ejemplo tal y como aparece empleado en la prensa y explica su sentido contextual y cómo usar tal expresión.

3.5. GUIÓN PARA LA RADIO O LA TELE

En el IES Laguna de Tollón (Sevilla) tienen una emisora de radio escolar, en la que participan los alumnos, claro. ¿Y qué hacen con ella? Pues emiten, entre otros, un programa que titulan El latín, lo creamos o no, sigue vivo. Extraemos uno de los párrafos del comienzo: «¿Qué alumno de motu propio (por propia iniciativa) no ha participado al menos en una actividad, no se ha aprendido un tema ad litteram (al pie de la letra), no ha escuchado continuamente en clase o en los medios de comunicación las locuciones adverbiales a priori (con anterioridad) o a posteriori (con posterioridad), o bien ex professo (a propósito), no ha provocado un pequeño jaleo mientras el profesor explicaba en clase?. ¿Quién no ha estado en una asamblea en donde era necesario que hubiera quórum para que la decisión adoptada tuviera validez?».

Aquí puede leerse el programa completo.

– Puede servir de modelo para que los alumnos redacten un guion radiofónico como el que acaban de leer.

– Se pueden aprovechar los datos obtenidos de la actividad anterior (El latín en la prensa).

– Pero hay que premiar, además de la correcta interpretación de las expresiones, la originalidad del guion.

3.6. LA PRUEBA DEFINITIVA

Para los alumnos de latín, páginas de actualidad en latín. (Para los que aún no hayan estudiado, la visita serviría como constatación de que el latín sigue tan vivo como hace dos mil años).

– Vamos a Varsovia. Sin miedo a que no nos entiendan esos polacos, gracias a nuestra soltura en el uso de la lengua de la Urbe:el periódico Ephemerisestá escrito todo él en latín. En la cabecera, dos máximas: «Varsoviae nata per rete divulgata ad omnia scitu digna spectans» (Nacido en Varsovia, divulgado por la red, referido a todas las cosas dignas de saberse) y «Homo sum humani nihil a me alienum puto» (soy un hombre, y no considero que se me sea ajeno nada relativo al hombre). Última noticia que hemos leído: «De impetu tromocratico in urbe capite Afghana» (Violencia terrorista en la capital afghana).

– Habrá quien quiera llegar más lejos. Pues no hay problema. En la página de la Radio 1 de la Yle (la televisión pública finlandesa) hay un menú Tiede(que significa ciencia) dentro del cual una entrada Nuntii latini (noticias en latín) contiene lo que ahí pone o, como dicen ellos, «conspectus rerum internationalium hebdomadalis» (una mirada semanal a las cosas internacionales). Puedes acceder directamente desde aquípara enterarte mejor, por ejemplo, de cómo fue «Oclahoma procella afflicta», es decir, golpeada por la tormenta (el tornado).

– Y, para quienes el mundo no sea lo suficientemente vasto, todo el cúmulo de conocimientos de la humanidad se hallan reunidos en la Vicipaedia Latina, o sea, la Wikipedia escrita en latín. Prueba a escribir una palabra y verás que cualquier tema tiene su lugar en ella. ¿Quién habló del esperanto? ¿O del inglés? ¿O ni siquiera del español? El latín es una opción perfectamente válida como lengua internacional. Nosotros hemos probado con Quaerere (buscar) «gripe» y, claro, como no es latín, la Vicipaedia, que es bien lista, nos sugiere «Nonne dicere voluisti: grippa» (¿acaso quisiste decir grippa?). Prueba con neurona, hadrón, Picasso o Airbus. Y, si no obtienes el resultado esperado, siempre puedes ir a la Wikipedia en español o en gallego y, desde el artículo hallado, por ejemplo, Gizeh, buscar el enlace a la lengua latina.

– Vale, vale. Ya sabemos que algunos han logrado profundizar hasta tal punto en el conocimiento de la lengua de Roma que casi leen de corrido estas páginas de los puntos anteriores. Pero seguro que alguna vez necesitarán que alguien les eche una manita. Para eso está el diccionario de latín de Didacterion. Muy sencillo de consultar y de funcionamiento rápido. Desde esta página, pincha en Latín para acceder a él.

– Otros vamos a mostrarnos más humildes y reconoceremos que, sobre todo para actualizar el léxico de esta lengua que no está nada muerta, necesitamos un diccionario de latín moderno, es decir, que ponga nombre augusto o cesáreo a tantas cosas que no existían hace dos mil años. Pues, en efecto, en latín moderno hay helicopteri, telephonii, ocularia, viae vehiculariae, caloriferi, phonocapsellae, programmata para ordinatra, monitorii. Una opción es bajarse en PDF el Diccionario auxiliar español-latino para el uso moderno del latín, de José Juan del Col. Y, si se domina el italiano, también se puede consultar el Parvum Verborum Novatorum Lexicum.

,

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies