2. OBJETIVOS Y CONTENIDOS

La limitación de que los actuales planes de estudio no contemplen la obligatoriedad de estudiar latín ni siquiera durante un curso académico priva a la gran mayoría de los alumnos de un bagaje cultural sin duda útil en cualquier campo del saber. Además, probablemente son muchos los que se arredran ante la posibilidad de elegir una optativa que les resulta del todo desconocida y que, encima, no goza de muy buena fama. Así pues, el principal objetivo de ese e-studio es despertar simpatías. Además, las actividades propuestas se encaminan a:

-Iniciar a los alumnos en el conocimiento del latín, para que al menos entiendan en parte su influencia vigente tanto en el español como el gallego, que por otra parte derivan de aquella.

-Hacerles ver la influencia que aún hoy tiene el latín en la lengua que empleamos en muchas de las situaciones normales de habla, si bien no sean habituales. Esta presencia del latín se refleja en las numerosas locuciones latinas, en el empleo de cultismos y en muchos neologismos, aunque estos últimos no serán abundantes en los textos sugeridos para esta unidad didáctica. El conocimiento del latín facilita, pues, un empleo más adecuado y provechoso de nuestra lengua, sea el castellano o el gallego.

-Conocer algunos de los recursos que Internet pone a disposición de quienes estén interesados en aprender y practicar latín.

Otro de los objetivos es contestar el mito que se esconde tras la desafortunada expresión de que el latín es una lengua muerta:

-El latín es una lengua que no está muerta, sino que sigue siendo vehículo de expresión, y no solo, como cabría suponer, en la Iglesia. En esta institución no lo es de una manera cotidiana, pero sí perfectamente válida en situaciones formales, como actos solemnes y litúrgicos. Cabe valorar también que el latín fue lengua de transmisión de la cultura y de intercambio internacional (con un papel similar al que atribuimos hoy al inglés) durante siglos y hasta hace relativamente poco tiempo.

-Pero sería un error pensar que el latín tiene hoy límites institucionales o geográficos. Por último, veremos que hay iniciativas y foros que cultivan esta lengua como medio de expresión. El esfuerzo de algunas personas permite mantener su uso en multitud de formatos, lo cual sirve para borrar fronteras idiomáticas tan bien como con el inglés. ¿O por qué no incluso mejor?

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies