FRANCISCO CANOURA

Según el Diccionario de la Real Academia Española, evaluar es señalar el valor de algo, también es estimar, apreciar, calcular el valor de algo y por extensión también es estimar los conocimientos, aptitudes y rendimiento de los alumnos. La Lomloe dice que «la evaluación del alumnado será global, continua y formativa, y tendrá en cuenta el grado de desarrollo de las competencias clave y su progreso en el conjunto de los procesos de aprendizaje» (artículo 14). El profesorado, cuando llega el momento de evaluar, debemos tener claro y meridiano cuál va a ser la nota que le vamos a poner al alumnado: todo esto debe estar bien justificado a través de la valoración de los conocimientos, aptitudes y rendimiento.

Hasta aquí todo correcto, fácil y pasamos al siguiente trimestre o curso, pero el espíritu de la ley no concuerda con esta premisa. El nuevo modelo curricular promovido por la Lomloe está centrado en una enseñanza basada en competencias, con un eje vertebrador que será el perfil de salida del alumnado al término de la educación básica. Dicho perfil busca coherencia a la progresión del alumnado en su desempeño competencial, señalándonos las competencias clave que deben de desarrollar al término de la etapa educativa.

Por lo tanto estamos ante un nuevo, debemos entender la evaluación como una herramienta para el aprendizaje, con distintas formas de actuación y que está presente durante todo el proceso de enseñanza-aprendizaje. En consecuencia, la evaluación tiene que ser algo más allá de la obtención de una nota al final de un trimestre o curso.

Será un proceso continuo y planificado, basado en una comunicación entre profesorado y alumnado, que nos permita al profesorado analizar las evidencias de los aprendizajes, para poder finalmente emitir juicios de valor sobre el progreso del alumnado y de nuestra práctica docente.

La evaluación puede ser formativa o sumativa. La formativa nos proporciona información a profesores y alumnado sobre cómo mejorar el aprendizaje y la sumativa nos permite emitir juicios de valor sobre el rendimiento de nuestro alumnado o de nuestra programación.

Podemos evaluar de muchas formas, a través de:

Pruebas o exámenes. Es quizá lo más común dentro del proceso evaluativo. Las pruebas pueden ser objetivas o subjetivas, a través de respuestas afirmativas o negativas o bien aplicando conocimiento. Aquí, debemos matizar que los exámenes pueden englobar un tema o una situación de aprendizaje, por lo tanto estamos hablando de un proceso más amplio.

Observación. Evaluamos diariamente al alumnado por medio de la observación dentro del proceso de enseñanza-aprendizaje.

Portafolio (o porfolio). Especie de cuaderno de bitácora donde el alumnado recopila trabajos realizados. Nos permite evaluar a largo plazo.

Interacción (entrevistas). Intercambio de impresiones entre alumno y maestro. Nos sirve de información para evaluar su proceso de aprendizaje.

Tres fases: diagnóstico, análisis del proceso y aprendizaje final

Hay tres tipos de evaluación que se corresponderían en el tiempo, en un curso escolar con distintos momentos: en la primera evaluación sería la inicial o diagnóstica, como primera toma de contacto al inicio. La formativa se correspondería con las evaluaciones trimestrales y por último la sumativa se correspondería con la evaluación final.

Diagnóstico

¿Qué sabe el alumnado? Comenzaríamos con una evaluación inicial o diagnóstica, que nos sirve antes de comenzar a explicar un contenido, una unidad didáctica y también una situación de aprendizaje, para constatar el conocimiento previo del alumnado y también su situación competencial.

Partiendo del conocimiento previo del alumnado, podemos empezar a desarrollar el aprendizaje significativo, que según el teórico estadounidense Ausubel, es el que asocia el conocimiento nuevo al ya aprendido, por ejemplo de cursos pasados. Es el modo de reajustar y reconstruir el aprendizaje. Es un momento importante dentro del proceso evaluativo del alumnado, pues nos ayuda al profesorado a no dar por hechos conocimientos supuestamente aprendidos durante cursos pasados. Se puede realizar de muchas formas, mediante test, cuestionarios, pruebas o actividades, lo importante es la información que nos proporcionará.

Formativa

Ir ajustando el proceso. Seguidamente pasamos a la evaluación formativa, dentro del proceso de enseñanza-aprendizaje, nos permite ver en tiempo real lo aprendido por parte del alumnado. Al ser una evaluación en tiempo corto, también nos facilita adecuar lo aprendido y lo no aprendido, es una forma de ajustar los conocimientos que deben materializar nuestros alumnos y así mejorar sus rendimiento académico. Como ya partimos de un evaluación inicial o diagnóstica, podemos constatar si las estrategias de aprendizaje utilizadas son las más adecuadas y así poder avanzar en el conocimiento, o por si al contrario debemos cambiar de estrategia o frenar un poco en esa transmisión. Tendremos que adaptarnos a los tiempos de aprendizaje de nuestro alumnado, pues no todos aprenden al mismo ritmo, de este modo estaremos atendiendo a la diversidad.

Sumativa

Una visión a largo plazo. Finalmente nos centramos en la evaluación sumativa, esta es la que nos permite evaluar un proceso de aprendizaje, en este caso a largo plazo. Se puede decir que se pretende, como objetivo final, que el alumnado consiga aprobar una situación de aprendizaje, una materia, un curso. De todos modos, este no debería ser el único objetivo, sino conseguir que nuestro alumnado mejore en todo el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Con esta evaluación constataremos si los objetivos planteados a comienzo del curso, han sido superados por el alumnado. También nos permitirá, corroborar si nuestra programación y nuestras estrategias de aprendizaje han alcanzado los objetivos fijados. Se trata pues de recopilar no solo datos cuantitativos, sino también datos cualitativos.

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies