Prácticamente 9 de cada 10 colegios concertados en España (el 87%) cobran una cuota base a las familias al mes, y en el 77% de los casos es obligatoria. Esto es lo que dice un informe realizado por la consultora Garlic B2B para las asociaciones de Padres y Madres del Alumnado (Ceapa) y la Asociación de Colegios Privados e Independientes (Cicae), y que recoge Europa Press. El trabajo se hizo en siete comunidades autónomas, entre ellas Galicia, donde los investigadores contactaron con 31 colegios haciéndose pasar por una familia interesada en la matrícula. Los resultados se pueden consultar en línea.

En el caso de Galicia la tasa promedio mensual que se pide a las familias es 32,5 euros, la más baja de las siete comunidades investigadas. Según el informe, se produce un descenso con respecto al estudio anterior (de 58 y 72 euros en el curso pasado y el anterior) que dos de los colegios que cobraban las cuotas más altas en el estudio del año pasado, Las Acacias y Montecastelo (225 euros cada uno), no han querido facilitar información debido a la no disponibilidad de plazas en ambos centros.

El estudio analiza a nivel estatal las cuotas que 338 centros en siete comunidades autónomas. La cuota promedio más alta es la de Cataluña, con 202 euros mensuales, seguido Madrid (133,25 euros) y País Vasco (84,07 euros). En Andalucía, la Comunidad Valenciana, Galicia y Aragón las tarifas están por debajo de los 80 euros de media.

El informe también recalca la disparidad existente con respecto a los precios entre unos colegios y otros, habiendo centros que directamente no cobran nada y otros que llegan a los 930 euros al mes, como es el caso del colegio St. Pauls, en Cataluña. De hecho, en esta comunidad es donde más se acentúa la distancia entre la mayor y la menor cuota (930 de máximo, 62 euros mínima), seguido de la Comunidad Valenciana (270 euros la que más, 10 euros la menor cuota).

Según los resultados de estas simulaciones, un 45% de los centros no hizo entrega de ningún tipo de información sobre los precios y los colegios no siempre indicaban claramente los precios y conceptos por los que pagan las cuotas, por ejemplo. Solo un 43% de los centros consultados facilita los precios. Además, un 73% de los colegios no mencionaba el carácter no lucrativo de los cobros.

Por comunidades autónomas, el estudio revela que todos los colegios de Madrid analizados cobraban cuota. Esta cuota base promedio es de 133,25 euros y es superior al promedio del año pasado (109,26 euros). El 77% de los centros cobra cuota por encima de los 100 euros y de los que cobran menos de 100 euros, tan solo 4 cobran menos de 50 euros al mes. El colegio Casvi Boadilla es el que más cobra (210,60 euros) y el que menos el Stella Maris FESD (38 euros).

También todos los centros vascos visitados aseguraban cobrar cuota a las familias. La cuota base promedio en esta comunidad es de 84 euros, llegando hasta el máximo de 177,10 euros mensuales que cobra el colegio Deutsche Schule frente al mínimo de San José Ikastechea, de 15 euros al mes.

En Aragón, el 89% de los colegios visitados cobran la cuota base a las familias, cuyo promedio alcanza los 36 euros, con dos colegios que lideran los máximos, con 95 euros mensuales del Antonio Machado y 100 euros del Ánfora Internacional.

En Comunidad Valenciana, el porcentaje de colegios que aseguraron cobrar a las familias fue del 61%. En esta región, la cuota base promedio es de 78,51 euros, donde el máximo se eleva a 270 euros mensuales, que cobra el colegio Gençana, frente al mínimo de La Barcina, de 10 euros al mes.

Y es en Andalucía, donde hay un mayor porcentaje de colegios concertados que no cobran nada a las familias (27 colegios de una muestra de 54). Según los datos del informe, el 49% de los colegios visitados cobran a las familias una cuota por matricular a sus hijos, que es de 46,20 euros de media. El máximo se eleva a 117 euros mensuales que cobra el colegio Maravillas.

Diferentes denominaciones

El estudio también destaca que los centros visitados ofrecen diferentes denominaciones a las cuotas base. Así, un 32% lo denomina simplemente cuota y un 31% lo denomina actividades complementarias, mientras que un 30% lo llama aportación y sólo un 5% lo califica como «proyecto del centro» o cuestiones similares.

También detecta el informe discriminación de los alumnos en el 15% de los casos, cuando el impago implica que el estudiante no asista a las actividades. Este tipo de prácticas de exclusión son más elevadas en la Comunidad de Madrid (33%) y en la Comunidad Valenciana (28%). En estos casos, las familias tendrían que hacerse cargo del niño en las horas en las que se organizan las actividades o quedan en otros espacios del colegio con o sin supervisión.

Doble vía de financiación

«Un año más, se constata que una parte importante de los colegios concertados cobra cuotas elevadas a las familias, sobre todo por enseñanzas obligatorias», afirma Elena Cid, directora general de Cicae, que denuncia la «gran opacidad» de estos en la financiación, así como que se trata de prácticas irregulares. «Hay centros que se están aprovechando con esta doble vía de financiación, se están lucrando», advierte Cid, que pide rendición de cuentas a estos centros si reciben subvención pública.

Por su parte, la presidenta de Ceapa, Leticia Cardenal, pide que la escuela concertada sea «subsidaria» de la pública, y denuncia también que los colegios concertados se dediquen a «hacer negocio». En este sentido, advierte de que no se pueden ofrecer actividades complementarias dentro del horario lectivo. 

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies