Fernando Pariente

El asesinato del presidente John Kennedy se convirtió en uno de los sucesos más confusos de la historia de Estados Unidos. El presidente fue asesinado en Dallas el 22 de noviembre de 1963, según la investigación oficial, por un solo tirador, Lee Harvey Oswald, que fue detenido aquella misma tarde. Oswald permaneció en la comisaría de la policía local de Dallas hasta la mañana del 24 de noviembre en que iba a ser trasladado a la cárcel del condado. Entonces ocurrió lo inconcebible, Jack Ruby se acercó al preso revólver en mano y le descerrajó un único tiro mortal. Así desapareció el único acusado del asesinato del presidente sin poder aclarar nada. Un tribunal sentenció a muerte a Ruby en esta fecha de 1964, aunque la pena no se ejecutaría nunca porque enfermó de cáncer en la cárcel y falleció antes de que se pudiera cumplir la condena.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies