No hubo que esperar poco tiempo para que los jefes del Ministerio de Transportes les explicaran a los responsables de la Xunta de Galicia y de la Junta de Castilla y León por qué el 6 de julio se cayó el viaducto de O Castro, Pedrafita, que estaban reparando. Un viaducto que fue inaugurado el 30 de julio del 2001. Total, para que nos dijeran que fue por un cúmulo de motivos desafortunados: el óxido de los hierros que dan solidez al hormigón, unas reparacciones que se estaban efectuando mal y un hormigón deteriorado, que ya se suponían sin necesidad de estudios tan profundos.

Encima, la solución provisional adoptada por el ministerio —ignorando las sugerencias de los responsable autonómicos afectados— no funciona bien, porque los camiones tienen que superar una pendiente del 12 % y a veces se quedan atascados, por lo que al final deberán seguir atravesando el centro de Pedrafita. ¡Y a ver qué pasa cuando llegue el invierno y usar esta solución se prohíba para todos!

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies