Preocupados como estamos por la búsqueda de fuentes de energía no contaminantes, hoy tenemos una buena noticia: el proyecto FCH2RAIL, que desarrolla un tren híbrido, es decir, propulsado por hidrógeno, pero que también puede usar electricidad, completó su última fase de pruebas, realizadas en la línea ferroviaria convencional entre Ourense y Santiago.

Uno de los objetivos de estas pruebas era comprobar la autonomía y la fiabilidad del sistema híbrido de hidrógeno y baterías, así como del sistema de gestión de energía. «Al igual que en las fases previas, las pruebas se han desarrollado con normalidad, y el tren ha demostrado que puede ser una alternativa para la creación de un sistema de transporte ferroviario más limpio y sostenible», explican fuentes del ADIF.

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies