La noticia del día

  • Quién
  • Qué
  • Dónde

Hermann Hesse y Thomas Mann, una sólida amistad entre «el ermitaño y el hombre de mundo» La amplia correspondencia entre ambos autores alemanes muestra su temprano rechazo al nazismo y es un fiel reflejo de aquel convulso tiempo, ya desde la época de entreguerras

Hermann Hesse y Thomas Mann, una sólida amistad entre «el ermitaño y el hombre de mundo» La amplia correspondencia entre ambos autores alemanes muestra su temprano rechazo al nazismo y es un fiel reflejo de aquel convulso tiempo, ya desde la época de entreguerras

Hermann Hesse y Thomas Mann, en febrero de 1932, retratados en Chantarella, cerca de la localidad suiza de Saint Moritz | DEUSTCHES LITERATURARCHIV

H. J. PORTO | REDACCIÓN / LA VOZ | 04/12/2019

«El verano pasado, un joven de Königsberg me llegó a enviar un ejemplar carbonizado de Los Buddenbrook, arguyendo que yo había dicho algo en contra de Hitler. Añadió asimismo (la carta era anónima) que quería obligarme a consumar la tarea destructiva. Sin embargo no lo hice, y he guardado cuidadosamente los restos negruzcos para que algún día testimonien del estado espiritual del pueblo alemán». Esto escribía en diciembre de 1932 Thomas Mann en una carta enviada a su colega Hermann Hesse. Son dos grandes de la literatura alemana y europea. Y mantuvieron una estrecha amistad en un momento, además, en que su país -y el mundo- pasaba por horas muy convulsas.

Son Herman Hesse (Calw, Selva Negra, Alemania, 1877-Montagnola, Tesino, Suiza, 1962) y Thomas Mann (Lubeca, Alemania, 1875-Zúrich, Suiza, 1955), que dejaron testimonio de esta relación en una correspondencia que -como aquel ejemplar renegrido de Los Buddenbrook- es fiel reflejo del tiempo de plomo que les tocó vivir, los años de entreguerras, el nazismo, el exilio, el Tercer Reich y, ya después, la posguerra. El sello Stirner acaba de recuperar y actualizar la traducción que Juan José del Solar hizo de estas cartas para el editor Mario Muchnik en 1977, siguiendo el trabajo de investigación de Volker Michels y Anni Carlsson, que han ido añadiendo desde entonces algunas cartas inéditas y nuevas anotaciones.

Actividades

1. En las páginas de Cultura encontrarás esta noticia (y también haciendo click aquí).

2. En los años de esos dos escritores no existía internet ni teléfonos móviles, así que la manera más normal de comunicarse cuando se estaba lejos era escribir una carta. ¿Tú sabes redactar una? ¿Qué elementos tienen que figurar en ella? ¿Cómo se saluda y se despide?

3. Dicen que las palabras las lleva el viento, pero que lo escrito, escrito queda. ¿Prefieres hablar o escribir? ¿Hay veces que entendiste mal una cosa, algo que te dijo el profesor o un compañero?

4. El contar algo de padres a hijos es lo que se llama tradición oral. Con seguridad sabes cosas por tradición oral, sin recurrir a libros. ¿Te acuerdas de alguna?

5. Y es miércoles, así que ahí tienes, en el centro del periódico, La Voz de la Escuela, con ocho páginas pensadas para profesores y alumnos.

6. Vamos a destacar las dos centrales, sobre qué ves si ahora levantas la mirada al cielo (interesantes fotos).

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies