Fernando Pariente.

En la noche del 13 de enero de 1610 Galileo Galilei descubrió una cuarta estrella próxima al planeta Júpiter y se dio cuenta de que las cuatro giraban en torno a él. Todo esto pudo verlo gracias a un nuevo aparato que acababa de construir. El telescopio fue el instrumento definitivo para aportar pruebas de la exactitud de sus teorías sobre el movimiento de la Tierra y de los demás cuerpos celestes. El descubrimiento más importante lo realizó la noche del 7 de enero al contemplar con su artefacto por primera vez tres pequeñas estrellas cerca del planeta Júpiter. Durante varias noches observó lo que pasaba con ellas y la del día 13 descubrió que no eran tres, sino cuatro y que se movían alrededor del planeta: eran sus satélites. De esta manera pudo demostrar que los cuerpos celestes no giran todos alrededor de la Tierra. Las teorías aristotélicas quedaban refutadas por los hechos.

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies