Fernando Pariente.

Gonzalo Torrente Ballester es, junto a Cela, la aportación más importante de Galicia a la narrativa hispánica del siglo XX. Había nacido en Ferrol, en el barrio de Serantes (entonces ayuntamiento), y allí fue enterrado tras una vida intensa que se desarrolló en diversas ciudades y naciones. Vivió en España, en Estados Unidos, en Alemania, en Ferrol en distintas etapas, en Oviedo, en Vigo, en Santiago, en Madrid, en Pontevedra y finalmente en Salamanca, su ciudad de adopción, en la que pasó los 25 años últimos de su vida. Todo este peregrinaje lo realizó con su extensa familia, once hijos, cuatro de su primera mujer, fallecida en 1958, y siete de su segunda, con la que se casó en 1960. Todo su tiempo lo consumieron dos actividades que constituían su doble vocación: la docencia en distintos institutos, universidades norteamericanas y otras instituciones docentes, y la escritura, como autor de novelas, obras de teatro, ensayos, crítica, etc. Es muy difícil encontrar otro autor tan fecundo y de tanta calidad, siendo, al mismo tiempo, un profesor tan querido por sus alumnos. Los del IES Torres Villarroel de Salamanca le regalaron, como homenaje de despedida, la primera parte del Quijote, manuscrita por ellos mismos.