Fernando Pariente.

Alfonso X, hijo de Fernando III el Santo, había nacido en Toledo en 1221, y con el tiempo llegó a ser rey durante 32 años, un larguísimo período y máxime en aquellos tiempos. Comenzó reanudando la guerra contra los musulmanes y llegó hasta Cádiz. Intentó ser titular del Sacro Imperio Romano Germánico, pero jamás llegó a ser emperador. Su mandato estuvo lleno de conflictos internos, si bien a la historia pasó por ser considerado un sabio. Posee una extensa obra literaria, jurídica, histórica y científica (tenía un gran interés en la astronomía), en donde destacan las Cantigas de Santa María. También en el plano político tuvo más luces que sombras: la economía se desarrolló durante su reinado, gracias sobre todo a que concedió numerosas ferias por toda la geografía. Un cráter de la Luna lleva el nombre de Alphonsus en su honor.