Fernando Pariente.

El Plan Marshall fue propuesto por el secretario de Estado de EE UU George Marshall, de ahí su nombre, en una famosa conferencia que se celebró en la Universidad de Harvard el 5 de junio de 1947. La guerra mundial había dejado un terrible panorama de destrucción en Europa. Los países se enfrentaban a graves dificultades financieras y laborales para hacer frente a la reconstrucción. La propuesta consistía en que Europa organizase la reconstrucción y los Estados Unidos aportarían la financiación, que se concretó en más de trece mil millones de dólares. La inyección del Plan Marshall supuso una reactivación de toda la economía mundial, positiva no sólo para los estados europeos, sino también para la propia economía norteamericana. España, gobernada por la dictadura franquista, quedó al margen de este plan revitalizador y se vio aislada y reducida a sus propios recursos. Algunos años más tarde, normalizadas nuestras relaciones con Estados Unidos, recibimos las migajas que quedaban del plan y Berlanga ridiculizó esta situación en una de sus películas más famosas, Bienvenido Mr. Marshall.