CARMEN VÁZQUEZ DE PRADA

Comenzamos esta sección con mucho entusiasmo por compartir con vosotros la filosofía y la importancia de conocer y desarrollar nuestras fortalezas de carácter. ¿Qué son? ¿A qué nos referimos cuando hablamos de fortalezas de carácter? ¿Para qué nos sirven? ¿Cómo nos pueden ayudar para solucionar conflictos o problemas del día a día en la escuela? ¿Y si todos nos relacionamos teniendo en cuenta nuestras fortalezas, en lugar de ver y buscar debilidades?

Las fortalezas de carácter son cualidades positivas que poseemos todos y que se componen de una colección de rasgos y características personales. Han sido identificadas y definidas por la psicología positiva, una rama de la psicología que se enfoca en el estudio de la felicidad, el bienestar y el florecimiento humano. Durante muchos años, la psicología ha investigado sobre todo lo que no funciona bien en el ser humano: las psicopatologías, para buscar métodos y herramientas para ayudar a los pacientes a sentirse mejor.

Desde finales del siglo pasado, dos prestigiosos investigadores americanos, Christopher Peterson y Martin Seligman (principalmente), llevan a cabo una exhaustiva investigación sobre lo que sí funciona bien en las personas, desarrollando esta clasificación de 24 fortalezas basada en 6 virtudes humanas. Y lo más importante, una vez que las hemos identificado, resulta más sencillo poder mejorarlas para desarrollar todo nuestro potencial.

Virtud 1: Sabiduría

Las fortalezas que tienen que ver con la inteligencia cognitiva y creativa y la satisfacción en adquirir conocimientos:

  • Creatividad. Es pensar en nuevas formas de hacer las cosas.
  • Curiosidad. Desear experimentar y conocer cosas nuevas.
  • Apertura mental y juicio crítico. Examinar las cosas desde todos los ángulos; busca visiones alternativas.
  • Amor por el aprendizaje. Dominar nuevos temas, habilidades y campos de investigación.
  • Perspectiva. Visión amplia de las posibilidades.

 

Virtud 2: Coraje

Son fortalezas emocionales que nos permiten lograr metas a pesar de cualquier oposición, ya sea interna o externa.

  • Honestidad/Integridad. Decir la verdad; ser auténtico y genuino.
  • Valentía/Coraje. Enfrenta miedos, confronta la adversidad.
  • Perseverancia. Esforzarse en terminar las cosas una vez que se comienzan, a pesar de los obstáculos.
  • Ánimo/energía. Acercarse a todas las cosas de la vida con energía y entusiasmo.

 

Virtud 3: Humanidad 

Está formada por fortalezas interpersonales que implican cuidar, ayudar y tener facilidad para las relaciones sociales y la amistad.

  • Bondad. Comportarse con generosidad, queriendo ayudar, hacer favores y buenas obras.
  • Amor. Valoración de las relaciones cercanas con los demás. Necesidad de dar y recibir afecto.
  • Inteligencia social.  Ser consciente de los motivos y sentimientos de otras personas.

 

Virtud 4: Justicia 

Es una virtud amplia que aglutina el concepto de interacción entre individuo y sociedad. El objetivo de la justicia es determinar de forma objetiva los derechos y responsabilidades morales hacia los demás.

  • Equidad. Oportunidades iguales para todos.
  • Liderazgo. Influir, organizar, promover actividades y conectar a las personas que buscan un objetivo común.
  • Trabajo en equipo. Trabajar bien con otros como grupo o equipo.

 

Virtud 5: Templanza-moderación

Fortalezas que protegen contra los excesos de la vida.

  • Perdón. Da una segunda oportunidad cuando el otro se equivoca.
  • Humildad. No presume. Dejar que los éxitos y logros de uno se mantengan solos.
  • Prudencia. Considera pros y contras de una situación.
  • Autorregulación. No se deja llevar por los impulsos.

Virtud 6: Trascendencia 

Fortalezas de carácter que tienden a forjar conexiones con el universo o las religiones que brindan significado, propósito y comprensión.

  • Apreciación de la belleza. Notar y apreciar la belleza y la excelencia en todo
  • Gratitud. Estar agradecido por las cosas buenas; tomarse el tiempo para expresar gracias
  • Optimismo/Esperanza. Es esperar lo mejor, trabajando para que esto suceda, creer que las cosas buenas son posibles.
  • Sentido del humor. Hacer que otras personas sonrían o rían; encuentra motivos de juego y diversión.
  • Espiritualidad. Tener una creencia sólida acerca de un propósito y un significado más elevados de la vida.
Una vez presentadas las fortalezas de carácter, te invitamos a hacer este ejercicio: De este listado, ¿cuáles creo que yo que son mis 5 fortalezas de carácter, aquellas 5 fortalezas que conforman mi personalidad?.

 

 

¿Cómo y para qué las puedo desarrollar?

Siendo consciente de ellas en mi día a día… en un conflicto interpersonal, o en una conversación con un amigo o profesor. Cuando me comporto de acuerdo a esa fortaleza, me encuentro bien, siento mayor satisfacción / felicidad.

Las investigaciones muestran que comprender y aplicar nuestras fortalezas nos puede ayudar a:

  • Mejorar la confianza en nosotros mismos (autoestima)
  • Aumentar nuestros niveles de satisfacción (felicidad)
  • Fortalecer nuestras relaciones (amistad)
  • Gestionar y solucionar problemas (menos conflictos)
  • Lograr nuestros objetivos y metas (objetivos)
  • Construir significado y propósito (significado)
  • Mejorar nuestro rendimiento académico y laboral (mejores resultados)

Carmen Vázquez de Prada. Socia de Catemo Educación.

 

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies