Los Garrido eran una institución en Negreira cuando en los 70 fui allí a dirigir un colegio. Lejos estaba yo de saber que con el tiempo trabajaría codo con codo con uno de ellos, Fernando, durante nada menos que 38 años. El pasado en Negreira despertó una corriente de simpatía mutua que se fortaleció con el tiempo.

Fernando Garrido estudió Derecho en la Universidad compostelana. Mientras en el plano familiar se casaba con una nicrariense, con quien tendría dos hijos, también se asentaba en el colegio coruñés Santa María del Mar, donde fue uno de los grandes pilares del nacimiento de un centro moderno. Su vida profesional la desarrolló hasta ayer con la compañía de su hermano Jesús, el popular Chucho, jesuita, exdirector de ese centro y renovador de la pedagogía gallega, a la que sigue proponiendo cambios y experiencias nuevas.

El tándem Garrido se lanzó a insuflar nuevos aires en las aulas. Para ello crearon Padres y Maestros, una entidad que mantuvo numerosos contactos -algunos de gran altura, como Le Monde The New York Times– para buscar la dimensión internacional que le faltaba a la enseñanza en España. Y A Coruña se puso en vanguardia utilizando para ello el programa Prensa-Escuela, dependiente primero de Padres y Maestros, y desde 1982, siguiendo la iniciativa del presidente de La Voz de Galicia, Santiago Rey Fernández-Latorre, convirtiéndolo en un proyecto del periódico para llegar a todos los gallegos.

Las gestiones de Fernando -austero, tranquilo, reflexivo y, sobre todo, muy humano- hicieron que el suplemento La Voz de la Escuela, de este diario, que él coordinó, apareciese también en medios de toda España. Cuando La Voz de Galicia creó su máster en Medios de Comunicación fue a Fernando a quien llamó para estructurarlo y dirigirlo. Ahí, durante 12 años, tuve el placer de trabajar con él como jefe de estudios. No tuvimos más discusiones que las que todos los años manteníamos mientras veíamos el final de cada etapa de la Vuelta a España, amantes ambos del ciclismo. El máster fue un éxito.

Los años, los achaques, la vida en suma, lo fueron menguando físicamente, pero todavía hace una semana me llamaba para preparar materiales con vistas a su publicación. La pedagogía de hoy, decía, no es la de ayer, y hay que buscar nuevos incentivos para que los chicos aprendan.

Fernando Garrido Suárez falleció tranquila y cristianamente -era un católico devoto- en la madrugada del lunes en el Chuac.

 

Un profesional ejemplar

Fernando Garrido se nos ha ido discretamente. Cerró la puerta sin estridencias, con el sosiego propio de quien ha cumplido con creces su tarea, sin levantar la voz, retirándose de escena con la mesura y las maneras que le eran propias.

Su actividad profesional se desarrolló, principalmente, en el campo de la educación. Estaba predestinado a ello desde su nacimiento en el seno de una familia numerosa formada por un maestro de aquellos que eran el alma de sus pueblos hace muchos años. Fernando fue el octavo de diez hermanos y Negreira la villa de su nacimiento. Estudió Derecho en Santiago, pero eso fue puramente circunstancial porque nada más terminar la carrera, alentado por su hermano, el jesuita Jesús Garrido, se incorporó al equipo del colegio Santa María del Mar que estaba iniciando uno de los proyectos educativos más renovadores de la España de la época. Su participación en aquel proyecto fue fundamental, pero no como profesor, que nunca lo fue, sino como gestor, organizador y promotor de acciones educativas de formación y promoción de los educadores. Del caldo de cultivo del centro nació el Movimiento Pedagógico Padres y Maestros y de ahí surgió la revista educativa del mismo nombre, la producción de diversos recursos didácticos y la organización de muchos cursos de formación del profesorado.

En uno de los congresos de profesores organizados por Padres y Maestros se desarrolló la idea de promover la utilización de los periódicos como recurso de aprendizaje en las aulas escolares. Esta idea se concretó creando una serie de suplementos denominados Prensa Didáctica y con el tiempo se convirtió en el suplemento La Voz de la Escuela, que publica semanalmente La Voz de Galicia. Fernando se incorporó a la Voz de Galicia y el suplemento La Voz de la Escuela se viene publicando desde 1982. Después se articularía todo el ambicioso proyecto de Prensa-Escuela que promueve hoy La Voz.

Gran capacidad organizativa

Quiero destacar de mi experiencia de trabajo con él su capacidad para desarrollar proyectos nuevos e innovadores. Su habilidad se acentuaba en los aspectos organizativos y prácticos. Su nombre no firmaba artículos, ni pronunciaba conferencias, pero a él se debía toda la organización, la animación, la promoción, el contacto con el exterior. Su trabajo no se percibía mucho desde fuera, pero era fundamental para los trabajadores desde dentro. Este sistema se convirtió en su proceder habitual durante su vida profesional. Se especializó cada vez más en ser promotor de los fundamentos necesarios para que los proyectos funcionasen bien, en estar al quite para aportar lo que sería necesario en un futuro próximo, en ser solucionador de problemas y estímulo constante de los equipos humanos que trabajaban con él.

Acompaño a toda su familia en el dolor por su perdida.

 

 

 

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies