3. CONTENIDOS

1. Tipos distintos de movimientos de población

 Los movimientos de población de un lugar a otro constituyen la historia del mundo. Se han producido siempre y se seguirán produciendo. Pero esos movimientos de población no son iguales. Tienen distintos orígenes, motivaciones y características diferentes, se producen por causas diversas y provocan efectos variados. Las personas que se ven envueltas en estos procesos reciben también nombres diferentes que se pueden confundir cuando se habla de estos temas. Por eso conviene aclarar algunos de los conceptos que más se emplean.

Emigrantes 

Son personas que se ven obligadas a abandonar el lugar donde nacieron para buscar trabajo y recursos para vivir en otro lugar. La emigración puede darse dentro de un país, cuando las personas se trasladan desde una zona geográfica a otra. Muchos gallegos han emigrado a Madrid o Cataluña y castellanos al País Vasco. Pero la emigración más dolorosa es la que obliga a abandonar el propio país para irse a otro diferente. Durante mucho tiempo los gallegos emigramos a países de Latino América. La motivación que mueve a las personas a emigrar es la búsqueda de una vida mejor. Con frecuencia el objetivo es conseguir acumular ahorros para regresar al sitio del que se partió. Por eso a la emigración se va solo inicialmente, pero después hay quien regresa, pero también hay quien arrastra al resto de la familia al país en que reside y lo convierte en su nueva patria. El fenómeno de la emigración tiene un origen individual, aunque sean muchos los que emigren. La decisión la toman las personas de una en una. Los movimientos migratorios pueden verse desde dos puntos de vista: desde quienes se trasladan a otro país, es a lo que se llama propiamente emigración, o desde la sociedad que recibe a esas personas y ve el fenómeno como una inmigración. Los países que reciben inmigración quieren controlarla para que la llegada de nuevos habitantes no cause problemas en el seno de su propia sociedad. Por eso establecen fronteras y exigen requisitos a las personas que quieren entrar en el país para buscar medios de vida. Esto nos sitúa ante dos tipos diferentes de emigrantes: los que han sido admitidos legalmente en un país y por ello disponen de la documentación de identificación y los permisos de residencia y trabajo, y los que han entrado en el país de modo ilegal, filtrándose a través de las fronteras y carecen de documentación que les acredite como residentes y de permiso para trabajar. Estos son los llamados ilegales o “sin papeles”.

Fronteras

Los países establecen en sus límites geográficos barreras para controlar los movimientos de personas y mercancías. Eso son las fronteras que hay que pasar para trasladarse de un país a otro. Las naciones no permiten que los ciudadanos o las mercancías de otros países entren en su territorio sin cumplir ciertos requisitos. En el caso de las personas se necesitan pasaportes, visados,  permisos de residencia, permisos de trabajo, etc., etc. para ser controlados mientras permanezcan en el territorio, en el de las mercancías se exigen que paguen aranceles. Cuando las personas carecen de esa documentación se les impide la entrada, incluso empleando medios disuasorios violentos. En el caso de Europa la situación es diferente porque el Tratado de Schengen ha hecho desaparecer las fronteras interiores y solo quedan la fronteras exteriores, determinadas por sus costas y las fronteras con Rusia, Bielorrusia, Ucrania y los países de la antigua Yugoslavia.

Refugiados

Los refugiados  son grupos numerosos de personas que abandonan a la vez un territorio geográfico para huir de un peligro inminente contra su vida. Su motivación es la huida. Carecen de un destino concreto, de unos medios precisos para alcanzar un objetivo preestablecido. Llegan en grandes grupos a un territorio que no les esperaba, ni suele estar adecuadamente preparado para recibirlos. Pasan las fronteras prescindiendo de todos los requisitos y se establecen en comunidades de instalaciones precarias y provisionales para intentar buscar desde allí un destino personal. Así se constituyen los “campos de refugiados” que pueden llegar a tener cientos de miles de habitantes. Los refugiados suelen huir de las guerras y de las matanzas indiscriminadas que se producen en ellas y, muchas veces no quieren alejarse de sus lugares de origen porque albergan la esperanza de que el conflicto bélico termine y ellos puedan regresar sin peligro a sus hogares. Pero también entre los refugiados suele haber personas que preferirían ser acogidos en otros países en los que tuvieran más oportunidades para abrirse camino en la vida, pero con frecuencia no cuentan con más recursos que los que pueden llevar encima. Por eso entre ellos se producen grandes movimientos de población que buscan desesperadamente pasar de un país a otro. Pero los refugiados carecen de la documentación necesaria para cruzar fronteras y su éxodo se convierte en un camino difícil y peligroso. 

Exiliados

Son personas que abandonan voluntariamente su país por motivos políticos y fijan su residencia en otro. Con alguna frecuencia se trata de un segundo paso de carácter individual y personal que se da tras salir de la patria como refugiado. Después del trauma de ser un refugiado, se busca una solución estable y se toma la decisión de instalarse el algún lugar de un modo permanente. El exiliado es quien ha tomado ya la decisión de adaptar su vida a la nueva situación y se incorpora a la sociedad nueva que le acoge. Decide vivir en el exilio, pero no ya en un campo de refugiados, compartiendo la vida con sus compatriotas, sometidos a las mismas terribles circunstancias, sino en el seno de una sociedad nueva, compartiendo derechos y obligaciones con los ciudadanos del nuevo país que le haya acogido. El exiliado normaliza su vida lejos de la patria.

Asilo

Es un concepto que está muy relacionado con las personas que se han convertido en exiliados. Es la puerta de entrada a esa condición, porque para que alguien se convierta en exiliado es preciso que algún país le conceda el derecho de asilo que no es otra cosa que la autorización oficial para que se integre en la sociedad y se convierta en un ciudadano más. Eso se formaliza mediante la entrega de una documentación, cada país tiene la suya propia. Para conseguir el asilo debe existir una petición o solicitud por parte del exiliado y una aceptación por parte de las autoridades. Lo que es peculiar en el derecho de asilo es que la motivación por la que se pide y se concede es la necesidad de evitar una situación de peligro a la que estaría sometido el solicitante en su lugar de origen. Por eso, en el caso de los emigrantes no se aplica el derecho de asilo.

Desplazado

Se trata de situaciones muy semejantes a las de los refugiados. La única diferencia consiste en el hecho de que estas masas de personas se trasladan de una zona geográfica a otra sin salir de las fronteras del país. Se desplazan interiormente sin abandonarlo. También las causas que producen estos movimientos pueden ser algo diferentes. Cuando se tratan de causas bélicas, suelen ser conflictos entre etnias locales, pero otras veces estos desplazamientos se deben a catástrofes naturales, grandes sequías o inundaciones, malas cosechas, hambrunas, etc.

Expatriado

Este término puede aplicarse a cualquier persona que resida fuera de su patria o del país del que es oficialmente ciudadano, pero se suele circunscribir a aquellas personas que se establecen en otro país diferente del suyo por motivos personales y cuya decisión ha sido libremente tomada por ellos, sin que haya mediado ninguna presión exterior, ni necesidad. Hay actores, por ejemplo, que por conveniencias profesionales se trasladan para vivir en Los Angeles, o cooperantes y misioneros que se van a vivir a países subdesarrollados de África. Estas personas son técnicamente expatriados. Este tema incide de forma especial en España porque somos la nación europea preferida como destino de expatriación. Numerosos ciudadanos europeos, sobre todo ingleses y alemanes, en menor medida suecos, franceses o italianos han elegido para vivir su jubilación la costa Mediterránea, la Costa del Sol, las Islas Baleares o las Canarias. A todos estos ciudadanos se les aplica con toda corrección el concepto de expatriados. 

Apátrida

Son personas que han perdido su nacionalidad de origen, bien porque han sido expulsados de ella, bien porque han renunciado a ella de forma voluntaria, pero no han conseguido o no han querido solicitar ser acogidos en ningún otro país. Por este motivo no son ciudadanos de ninguna parte y carecen de la protección que cualquier estado otorga a sus nacionales.

 

2. Causas de los movimientos de población

La historia de la humanidad es una continua sucesión de movimientos de población. Invasiones, emigraciones, colonizaciones se han ido sucediendo unas a otras mientras la especie humana iba ocupando toda la superficie del planeta Tierra. Sin embargo, el hombre nace con una inclinación a permanecer en el lugar del que procede su familia, del que conoce sus costumbres, habla su legua, y participa de su cultura. En principio todos querríamos permanecer en el lugar donde se hunden nuestras raíces. Cuando abandonamos ese lugar es porque algo muy fuerte nos empuja. En los casos individuales suele ser realizar un trabajo, ejercer una profesión, pero en los casos de grandes movimientos colectivos existen otras circunstancias muy graves que empujan a las gentes fuera de su territorio natural. Algunas importantes podrían ser las siguientes:

Pobreza y falta de horizontes 

El subdesarrollo de muchos países provoca la pobreza endémica de sus habitantes y como consecuencia de ella, el hambre, la desnutrición, la carencia de atención sanitaria. Esta situación desesperada impide el desarrollo de cualquier esperanza de un futuro mejor. Por eso las personas se ven obligadas a buscar una salida en otras tierras e inician un éxodo incierto hacia otros mundos que los medios de comunicación les han revelado como la Tierra Prometida.

Guerras

En nuestro mundo existen muchas guerras locales que se desatan por causas históricas, económicas, religiosas, étnicas o políticas. En estos conflictos se combate de un modo encarnizado e irracional. No se respeta ninguna clase de norma internacional. Se ataca sin piedad a los civiles, niños, mujeres. Una parte importante de refugiados salen de sus casas huyendo de estos horrores.

Persecuciones étnicas, religiosas o de intolerancias sociales

A veces los motivos que impulsan a una población a abandonar su territorio son las persecuciones a la que está sometida por parte de otros grupos sociales de su propio país. Pueden ser motivos raciales, una raza que no tolera la convivencia con otra raza, o étnicos, tribus vecinas que se odian a muerte, o religiosos, creencias exclusivistas que condenan todas las demás creencias. Siempre intolerancia social, incapaz de mantener la convivencia con el que es diferente de uno  mismo.

Catástrofes naturales

También la furia desatada de los elementos puede ser causa de grandes movimientos migratorios. Por ejemplo, la desertización de algunos territorios obliga a huir a sus habitantes, o grandes erupciones volcánicas, terremotos desbastadores…

 

3. Organismos Internacionales que se ocupan de los refugiados-inmigrantes

ACNUR

La principal organización que se ocupa de los refugiados es la que depende de Naciones Unidas. El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) fue creado por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 14 de diciembre de 1950, como uno de los esfuerzos para brindar protección y asistencia a los refugiados. La función del ACNUR consiste en:

  • Proteger a los refugiados
  • Intervenir ante los gobiernos a favor de ellos
  • Buscar soluciones duraderas para que los refugiados vuelvan a iniciar sus vidas en un ambiente normal, ayudándolos a:

               Repatriarse a sus países de origen si las condiciones así lo permiten

               Integrarse en sus países de asilo

               Reasentarse en un tercer país

Esta agencia no solo es la organización de ayuda más eficaz, la que pone orden en las  colaboraciones que puedan llegar desde distintos sitios, sino que, además, es la fuente de información más eficiente sobre el tema.

Actualmente hay más de 22 millones de refugiados en el mundo, de los cuales la mayor parte son mujeres y niños, que han tenido que huir de sus países por la intolerancia y la violencia.

ONG especializadas

Las llamadas Organizaciones No Gubernamentales, ONGs son asociaciones civiles sin ánimo de lucro que se proponen fines humanitarios. Están constituidas por personas entregadas a una causa que se organizan de forma similar a las empresas, pero cuyo fin no es obtener un rendimiento económico, sino prestar servicios a grupos humanos que los necesitan por su falta de capacidad para producirlos ellos mismos. Las hay con objetivos muy diversos y trayectorias históricas ejemplares: Caritas, Cruz Roja, Médicos sin fronteras, Intermón, Amnistía Internacional, etc., etc. Hay muchas ONGs dedicadas a la ayuda a inmigrantes y refugiados. Algunas son de carácter local. Entre ellas os sugerimos algunos nombres por su especial dedicación a este tema: ACCEM, COMRADE (Comité de Defensa de los Refugiados e Inmigrantes en el Estado Español), CEAR (Comisión española de ayuda al refugiado), Rescate, Save the Children, MOAS  (Migrant offshore Aid Station).

 

4. Legislación Internacional

Declaración Universal de Derechos Humanos

La Declaración Universal de Derechos humanos es la base de toda la legislación internacional. De ella os seleccionamos los artículos que tienen alguna relación con el tema de los refugiados y los movimientos migratorios:

       “Artículo 2

       Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra              índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición.

       Además, no se hará distinción alguna fundada en la condición política, jurídica o internacional del país o territorio de cuya jurisdicción dependa una persona, tanto si se trata de                un país independiente, como de un territorio bajo administración fiduciaria, no autónomo o sometido a cualquier otra limitación de soberanía.

      Artículo 13

      1. Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado.

      2.Toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluso del propio, y a regresar a su país.

      Artículo 14

      1. En caso de persecución, toda persona tiene derecho a buscar asilo, y a disfrutar de él, en cualquier país.

      2. Este derecho no podrá ser invocado contra una acción judicial realmente originada por delitos comunes o por actos opuestos a los propósitos y principios de las Naciones Unidas.

      Artículo 15

     1. Toda persona tiene derecho a una nacionalidad.

     2. A nadie se privará arbitrariamente de su nacionalidad ni del derecho a cambiar de nacionalidad.”

 

5. Datos del problema en Europa

La crisis actual de refugiados tiene como escenario principal Turquía, sus costas, las islas griegas del Mar Egeo y Grecia con las naciones que hacen frontera con ella. Siria, Irak y Afganistan son los principales focos de salidas masivas de refugiados. Su itinerario les lleva a ganar las costas turcas frente a las islas griegas. En este punto del Mediterráneo las islas están bastante próximas y la esperanza de poder alcanzarlas en frágiles embarcaciones es grande. Las mafias de transportistas clandestinos sin escrúpulos hacen su agosto. La precariedad de las lanchas produce graves accidentes con gran número de ahogados.

El problema que se plantea en Europa es que en toda la zona Schengen no existen fronteras entre unos países y otros, las únicas fronteras son las establecidas por los países exteriores, aquellos que limitan con terceros o directamente con el mar. En el Mediterráneo las fronteras europeas exteriores están formadas por las costas de Grecia, Italia y España. Los refugiados de Oriente Medio están eligiendo por ahora como vía principal de entrada Grecia y en segundo lugar Italia. Pero una vez llegados a estos países no hay legalmente ninguna frontera que pueda retenerlos para pasar de un país europeo a otro.

800.000 solicitudes de asilo están pendientes de ser tramitadas en la Unión Europea.

Según datos de la Comisión Europea se pretendía desde enero recolocar 160.000 refugiados en el conjunto de países de la Unión en el plazo de dos años. Se aprobó un plan con un reparto de refugiados entre los países, pero está resultando muy difícil que estos lo acepten. Hasta ahora se han conseguido compromisos de colocar a 7.430 en 22 países. España había aceptado 200 plazas y ha recibido de hecho 18. Quien más plazas había aceptado era Francia con 1.700, de las cuales ha cubierto ya 499. El segundo país era Portugal con 1.642 plazas aceptadas y 196 cubiertas.

Sin embargo, en esta crisis la mayor parte de los refugiados son ilegales y se mueven sin papeles. De hecho los países a los que llega un mayor número de refugiados, aunque sea sin papeles, son Alemania, Austria y Suecia.

El número de refugiados que han salido de Siria en los últimos años se calcula en 4 millones.

De ellos solo el 6% se han dirigido a Europa.

En Turquía hay casi 2 millones.

En Líbano, 1,2 millones.

En Jordania 650.000.

La Unión Europea ha aprobado una ayuda a Turquía de 3.000 millones de Euros para el sostenimiento de los campos de refugiados en ese país.

Más de 4.000 personas se calcula que han fallecido ahogadas en naufragios desde el comienzo de la crisis, muchas de ellas, niños.

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies