JESÚS GARRIDO

Un estudio de NBC News (National Broadcasting Corporation) y Challenge Success es uno de los primeros en arrojar luz sobre las diferencias entre los estudiantes que están en línea, solos y en casa, y los que están en las aulas, con el profesor y los compañeros a su lado.

El profesor Erin Einhorn estudió las diferencias y los problemas que les surgen a los que tienen que trabajar solos, por más que puedan pedir ayuda, porque no es siempre fácil que pueda atenderlos el profesor dada la cantidad de inquietudes y dificultades que surgen y que a veces son pequeños detalles, pero que entorpecen la marcha del estudio.

1. ¿Inactividad? Es estresante preocuparse de no contraer el coronavirus en la escuela, decía Sean, quien tiene problemas de salud como epilepsia y una abuela que vive con su familia. Pero las clases a distancia lo desgastan. «Cuando estoy en casa, completamente alejado, es más como una sensación de inactividad», dice.

«Por lo general, me siento angustiado y cansado y ya no quiero tener nada que ver con la escuela», añade.

2. ¿Aprenden menos? No hay duda de que la pandemia está siendo dura para los niños, más cuando las escuelas están cerradas . Múltiples estudios han descubierto que los estudiantes, especialmente aquellos con discapacidades y de familias de bajos ingresos, están aprendiendo menos de lo que deberían.

¿Qué opinas?

3. ¿En línea y contacto semanal? Pero un nuevo estudio de NBC News y Challenge Success, una organización sin fines de lucro afiliada a la Escuela de Educación de Graduados de Stanford, es uno de los primeros en arrojar luz sobre las diferencias entre los estudiantes cuyas clases han sido exclusivamente en línea y aquellos que han podido asistir al colegio, por ejemplo, un día a la semana.

¿Cómo lo ves?

4. NBC: «Kids under presure». Durante una semana, NBC Nightly News y el programa Today ofrecieron información sobre el estudio de NBC Kids Under Pressure, que examina el impacto de la pandemia en los niños.

¿Se nota la diferencia no solo en lo que aprenden o no y en su actitud y confianza en sí mismos para el estudio?

5. ¿Ayuda de adultos? Los alumnos que solo pueden estudiar en casa también eran un poco menos propensos a decir que tenían un adulto al que podían acudir con un problema personal y un poco más propensos a preocuparse por las calificaciones que sus compañeros que estaban en el aula. Y los que estudiaban en casa hicieron más tareas, dedicándoles un promedio de 90 minutos adicionales por semana, según el estudio.

«Pero les llevó muchísimo más tiempo y quedan más agotados», concluye.

6. ¿Difícil conexión? «Es más difícil para los niños sentirse conectados. Es más difícil para los maestros, para los adultos en la escuela, conectarse, y ese es un elemento fundamental. Para que los niños aprendan, necesitan sentirse seguros y conectados. Todo lo demás depende de eso, se dice en el reportaje.

¿Qué decimos los profesores y cómo nos sentimos cuando ellos preguntan desde lejos y no solo en metros de distancia?

7. Ayuda después de clase. Si bien es difícil comparar el trabajo de sus alumnos, Salhoobi dice que sus estudiantes en persona a veces se quedan después de la clase para recibir ayuda adicional que los estudiantes a distancia rara vez piden. Los estudiantes en línea parecen más reacios a levantar la mano y, a menudo, parecen cansados.

«Creo que ir a la escuela y vestirse hace que los niños se sientan más como si tuvieran un propósito formal en la vida. En cambio la casa no es un colegio, no tiene ambiente». ¿Influye?

8. Situación familiar. «Siento pena por nuestros alumnos en esta situación de covid», añade, y señala que muchos de sus 1.100 estudiantes de secundaria tienen responsabilidades en el hogar, como cuidar a los hermanos menores además de sus tareas escolares. Tres cuartas partes provienen de familias que el estado considera económicamente desfavorecidas. Algunos tienen padres que han perdido el trabajo.

¿Se puede suplir esa ayuda de algún modo a lo largo de un tiempo?

9. La magia del aula. «Hay un poco de magia que puede suceder en un aula», dice O’Sullivan. «No hay nada como la compenetración y la energía de los niños trabajando entre ellos, el tipo de conversación fluida y el intercambio de ideas que obviamente está presente en persona».

¿Falta ambiente y sobran muchas veces mandatos (¡estudia!, ¡estudia!, les exigen)? ¿Sería necesario hablar y llegar a un acuerdo con los padres o hermanos mayores? ¡Difícil, dicen!

10. Tiempo de trabajo. El estudio de NBC News y Challenge Success encontró que los estudiantes ya mayores que solo atienden las clases por Internet en Yonkers declaraban hacer un promedio de 31 minutos más de tarea el fin de semana y 70 minutos más durante la semana que sus compañeros que iban a clase en el programa híbrido. «Son las 10 en punto y la veo en el ordenador», dice Tanya González, la madre de Tanya.

MÁS PREPARACIÓN

En conclusión, lo que nos dice este estudio es que seguir las clases solo por Internet es mucho más lento y necesita una preparación expresa en técnicas de trabajo individual. ¿No hay programas específicos para ellos, sobre todo para los medianos y más pequeños, que los enseñen a trabajar solos?

¿Qué opinamos?

churepe@telefonica.net

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies