Fernando Pariente.

El Consejo Superior de Investigación Científicas tuvo su origen en la Junta para Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas creada por el Ministerio de Instrucción Pública en 1907. Este organismo, nacido en el espíritu de la Institución Libre de Enseñanza, se propuso abrir España, por fin, a la investigación científica impulsada por el que fue su director, Santiago Ramón y Cajal. Todo cambió con la guerra civil de 1936. La apertura ideológica de la Junta no congeniaba con los ideales de la dictadura y una ley del 24 de noviembre de 1939 creó el nuevo Consejo Superior de Investigaciones Científicas y le transfirió todas las competencias, edificios y equipamientos de la antigua entidad. Inicialmente la institución estuvo sometida a una tutela ideológica que impedía el normal desarrollo de la investigación. Pero, a pesar de este lastre, el CSIC se fue afianzando, sobrevivió al franquismo, recuperó su antiguo espíritu de libertad y sigue siendo hoy el mejor instrumento del que disponen nuestros científicos para hacer su trabajo.

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies