El senegalés Gana Fall, un compatriota suyo y un joven de A Coruña no dudaron en lanzarse a rescatar a un hombre que, arrastrado por la corriente, no era capaz de salir del agua en la playa de Riazor. «Era peligroso. Tenía que entrar, pero no sabía si podríamos salir. Hay que hacer lo que se pueda para ayudar», declaró ayer en Radio Voz. Estaba enterado de la tragedia del Orzán en la que perdieron la vida tres policías tratando de salvar al estudiante eslovaco Tomas Velicky. Gana Fall llegó a A Coruña hace tres años y conoce bien el mar porque en su país trabajó como marinero. Observó la cadencia de las olas para buscar el mejor momento de lanzarse a salvar a un hombre corpulento y originario de Colombia se adentró en las aguas de Riazor, en una zona peligrosa cuando hay resaca.
«Gente buena la hay en todos los sitios», dijo Gana Fall.

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies